Reivindicación laboral

El reloj, cansado de trabajar todos los días a todas horas, decidió descansar un minuto de cada cinco. El relojero protestó, pero tuvo que adaptarse. Creó una esfera de reloj con una rayita menos entre cada número. Acordaron revisión quinquenal de condiciones laborales, no cambiaría la esfera más a menudo.
Escrito por M. Carme Marí - Web

4 comentarios :

  1. bienvenida.
    Tu relato me parece, además de imaginativo, realmente muy bueno.
    Enhorabuena. Me ha encantado.
    Un saludo Pablo

    ResponderEliminar
  2. Notincgas24/6/15 19:25

    Una huelga de manecillas caídas....Pobre relojero, la que le espera. Tiempo al tiempo.
    Muy original, Carme.
    Bienvenida!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la bienvenida Pablo.
    Celebro que te guste.
    La verdad es que entiendo al pobre reloj...siempre en movimiento, sin parar. Seguro que los relojes que no negocian minutos de descanso están deseando que se les acaben las pilas :-)

    ResponderEliminar
  4. Ay, Notincgas, si los relojes hicieran todos huelga...!
    Muchas gracias por el comentario y la bienvenida.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!