El final

Una vieja dama espera cortésmente en la penumbra de la alcoba. Sobre la mesilla enmohecen, inútiles ya, medicinas y remedios. No hay llanto ni bisbiseos de beatas. Al alba esparce su olor dulzón y, tomando con su mano descarnada la del moribundo, la Parca abre la ventana del último suspiro.
Escrito por Belén Sáenz - Web

39 comentarios :

  1. Belén: creo que sería imposible contar mejor el final. No le falta un detalle. Me ha parecido MAGNÍFICO.
    Un bedote de los fuertes.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu visita y tu comentario, Pablo, y un beso grande para ti también.

      Eliminar
    2. Obviamente lo que te quería enviar un besote. No un bedote, jajaja.

      Eliminar
    3. Sí, te había entendido bien. Besote para ti también.

      Eliminar
  2. Un 50 palabras de una gran belleza. Con que delicadeza hablas de la dama de la muerte, de ese aroma dulzón y del último suspiro, casi no da miedo morirse.
    Me encanta de verdad pura poesía.
    un beso enorme Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, tocaya. Me da mucha alegría que hayas visto algo de poesía siendo tan grande como tú eres en ese campo. Muchos besos para ti.

      Eliminar
  3. Entre las virtudes de doña Parca se destacan la paciencia y la cortesía, sabe mantenerse al margen hasta que es su turno. En este magnífico microrrelato, nos muestre lo inevitable de su compañía, muy bueno. Dejo un me gusta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beto. Me alegro de que te haya gustado y gracias por tu opinión. No siempre es fácil llegar al lector con un tema que no solemos querer afrontar. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Qué bien se te da la fotografía, Belén. Un tema eterni contado con maestría.
    Bssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis. Sí que es un tema recurrente y delicado al que quería dar una visión de paz para restarle dureza.

      Eliminar
  5. Notincgas5/7/15 10:46

    Siguiendo el hilo de Luis, quiero resaltar el hecho de que hayas escogido un tema tan usual como el de la muerte y le hayas dado una visión original, en el sentido de única y distinta; y a estas alturas de la película, eso no es nada fácil, así que, enhorabuena.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Notincgas. La muerte suele ser cruel y dolorosa, pero también hay ocasiones en el que es un punto final que forma parte de nuestra condición y es un paso necesario. Un abrazo.

      Eliminar
  6. El final ineludible contado sin dramatismos, pues de nada sirven, de hecho, se hace hincapié en la ausencia de llantos y bisbiseos. Dos personajes, no hacen falta más, uno de ellos sabe aguardar con paciencia para cumplir su cometido. El paso de una etapa a otra de una forma natural como la noche y el día. Un lenguaje sencillo pero muy cuidado, que por momentos coquetea con la poesía.
    Obvio decir que me ha gustado, como no puede ser menos si se trata de un texto de una gran narradora a la que leo con placer.
    Un abrazo veraniego, Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De un hábil poeta como tú me halaga que aprecies mi intención de coqueteo con el lenguaje lírico, ya sabes cuánto os admiro a los que lo lográis y expresáis sentimientos tan potentes. Muchas gracias y besos veraniegos para ti también, Ángel.

      Eliminar
  7. Con los cinco sentidos, tu relato se disfruta con los cinco sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades y un abrazo

      Eliminar
    2. Mil gracias, Paloma. Tu opinión me ha llenado de alegría y me encanta que te haya gustado, gran poeta y relatista. Un gran abrazo.

      Eliminar
  8. Un final elegante, cuidadoso; no es la imagen que tengo de La Parca, así que te agradezco que me la hayas dado.
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luisa. A veces también ella se porta como una dama y es de justicia reconocerle el mérito. Un abrazo

      Eliminar
  9. Unir belleza y muerte no es fácil, pero tú lo consigues con solvencia dibujando una escena en la que no se puede decir más con tan poco.
    Enhorabuena Belén, siempre es una gozada leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida, maestro. Me alegro de que te haya gustado a pesar del tema fúnebre. Un abrazo.

      Eliminar
  10. Precioso y preciso relato con la soledad, la Parca y el estoicismo del enfermo que afronta su final. A menudo, ante lo bello o lo perfecto me quedo sin palabras.

    ResponderEliminar
  11. Por no se descortés, al menos te envío un sincero abrazo y mi "me gusta"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Isidro. Un honor tu comentario tan amable, hacía mucho que no tenía noticias tuyas. Un gran abrazo.

      Eliminar
  12. Final del trayecto y la muerte como nueva compañía. Precioso relato, Belén. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Salvador. Es un comentario que me ha gustado mucho, muy buena interpretación. Un abrazo.

      Eliminar
  13. ¡Magnífico! Si digo más, lo estropeo. Coincido con todo lo dicho anteriormente, por eso no añado más.
    Te mando un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Malu. Un beso grande para ti también.

      Eliminar
  14. Una imagen gótica, que fácilmente podría ser pintada debido a tus palabras, pero además que cobra un lugar físico y temporal. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me gusta lo de la imagen gótica, Ricardo. Gracias por la visita.

      Eliminar
  15. Tony Montes7/7/15 11:48

    Magnifico Belen. Me parece un micro lleno de cariño y elegancia. Enhorabuena y gracias por compartirlo con nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerlo y comentar. Un abrazo, Tony.

      Eliminar
  16. Tras leer una historia contada de manera tan elegante y delicada resulta imposible temer a la muerte. Espero recordarla siempre. Gracias, Belén.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Antonio B.7/7/15 17:40

    Un delicado trato a dama tan inmisericorde, aunque consigues llenar de nobleza a tan delicado momento.
    De alguna manera, se siente el lívido aliento al abrir la puerta a la penumbra.
    Buen relato, Belén. Me ha gustado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio. Me ha gustado mucho tu opinión. Gracias por compartirla.

      Eliminar
  18. Preciosa narración, Belén. Ojalá la parca me lleve así cuando me toque, con deferencia y sin prisas ni dramas. Me ha encantado la sensibilidad que imprimes en el micro. Felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Matrioska, te agradezco la sensibilidad de tu comentario y tu visita. Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Relato de altísimo nivel literario. Enhorabuena, Belén. Me encantado.
    Un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!