En mi mundo

Acostumbro a madrugar y desayuno temprano. Devoro mis copos disueltos en agua que me llenan de energía para continuar con mi rutina: paseos en círculos, con los ojos bien abiertos entre la fresca vegetación. Cleo no tardará mucho en aparecer. Es lo que tiene mi pecera, que siempre te encuentras.
Escrito por Mª Jesús Rodríguez

27 comentarios :

  1. Muy bueno, María Jesús. Que originalidad y eso, es lo que más me gusta de los relatos: la originalidad y en este relato a ti te sobra.
    Un besote.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pablo. Yo también apuesto por la originalidad, me gusta dar vida a seres inanimados o a animales y dejarlos que libremente expresen sus pensamientos. Rarezas mías…
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Coincido con Pablo (¿Cómo no coincidir con él si siempre es el primero en comentar? ¡Jajajaja!) en la originalidad de tu microrrelato. Un mundo tan reducido, y húmedo, donde también cabe, además de la rutina, el amor entre Cleo y ¿? Me he quedado con las ganas de saber el nombre de nuestro protagonista con escamas.

    Va mi "Me gusta", María Jesús, y mi enhorabuena por tu narración.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reducido, sí, pero todo un mundo en una pecera, y mejor aún si además en ella está el amigo o el compañero de tu vida. A algunos les hace falta poco para ser feliz. En cuanto al nombre del protagonista podría ser Wanda, o Sebastián, por ejemplo. Te dejo elegir. ;)
      Gracias, José Antonio, por tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Mundo refrescante entre tanto calorcito. Muy requetebueno y sorprendente, MJ.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ha llegado muy a tiempo este frescor de pecera doméstica. Al menos, mientras se lee, se refrescan las ideas. Je, je, je.
      Gracias, Patricia. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Opino igual que el resto de compis, muy original. Y me lleva a la siguiente reflexión: en el fondo todos vivimos en nuestro mundo, cada uno en su pecera.
    Un saludo Maria Jesús, felicidades por tu micro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Raquel, todos vivimos en nuestro pequeño mundo (como aquel famoso grupo folk), en el que algunos tienen más que de sobra para vivir y otros saltan por encima de la superficie, en busca de algo nuevo, diferente, más interesante…
      Gracias por tus palabras, Raquel. Un saludo.

      Eliminar
  5. Una vida sin sobresaltos, con la manutención asegurada, así como la compañía, con la consciencia de que se mueve en círculos, sin la falsa creencia que tenemos los vanidosos humanos, de pensar que vamos a alguna parte, que somos importantes y llegaremos lejos.
    Un saludo, María Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy, Ángel, me he quedado 'pasmá'. Yo que me creía importante, que caminaba hacia alguna parte y que llegaría lejos… ¡¡Puf!!, ahora me he venido abajo, totalmente. Voy a meditar un rato sobre la biología acuática, a ver si me consuelo. Je, je, je. ;)
      Un abrazo, Ángel.

      Eliminar
  6. Salvador Pérez Salas15/7/15 23:09

    Los ritinarios paseos en círculo llevaron mis pensamientos hacia otra parte. Ese giro... el que le das a tu relato... es muy valioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Hacia alguna mente enferma, quizás? Porque lo pensé mientras lo escribía…
      Gracias por tu valoración, Salvador.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Comida servida, compañía y una vida de contemplación, eso sí que es un mundo sin preocupaciones. Felicidades Mª Jesús, creo que nos has despistado a todos. Muy bueno. Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, para un pez es ideal. Yo, en su lugar, me aburriría mogollón y me dedicaría a dar saltitos por encima de la superficie hasta salirme de la pecera. ¡Ya ves tú qué lista! ;)
    Muchas gracias, Matrioska.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Querida Ma Jesús, tan original como refrescante el relato que nos traes este mes.
    Yo me lo he llevado a otro terreno, al de esas vidas pequeñas en este mundo grande. Vidas circulares, tímidas y conformistas que no se atreven a salir de su zona de confort y que por miedo a arriesgar se quedan con lo poquito, aunque seguro, que tienen y conocen.
    Como siempre, encantada de leerte, amiga, un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué sencillo y acertado análisis has hecho, Malu: la tranquilidad de permanecer en ese mundo seguro, fácil y aburrido, en el que nadar apaciblemente, sin sobresaltos ni preocupaciones. Sin más riesgos que el de perder de vista momentáneamente al compañero, para volverlo a encontrar dos aleteos más allá.
      Muchas gracias, Malu, por tu comentario.
      Va otro beso grande para ti.

      Eliminar
  10. Tengo a Juan Luis Guerra resonando en mi cabeza ;) Original y divertido micro. Enhorabuena, María Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa melodía de fondo, Fina, para esta escena. Y si encima le pones la letra…, lo más. Pura poesía.
      Gracias por tu burbujeante aportación. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Es lo bueno de la rutina, que envuelve nuestro mundo de certidumbres y sabes que, aunque te pierdas, tarde o temprano te encontrarás.
    Y a volver a empezar. Como yo con tus relatos, que no me canso de pasearlos.
    Un abrazo, María Jesús.

    ResponderEliminar
  12. Eso me pasa a mí también, que he hecho de esta página una fantástica rutina de la que no hay manera de salir. No sé si nado en círculos o en línea recta, pero avanzo... y respiro.;)
    Encantada con tus comentarios, Margarita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. En el fondo todos vivimos en una pecera. Algunos se creen superiores porque su pecera es cuadrada. ¡Ingenuos!. Lo peor del todo es cuando de repente te meten en tu pecera a un "oscar" (pez grande, de reconocida violencia y voracidad). Entonces sólo te queda... aprender a rezar.
    Me ha gustado tu relato. Vaya mi me gusta y mi abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo les llamo pirañas. Hay pocos de esa especie, pero hacen mucho daño.
      Gracias, Isidro, por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  14. Coincido con Isidro en que a fin de cuentas todos vivimos encerrados. Y ciertamente con qué poco nos conformamos si no conocemos nada más allá del mundo que se nos muestra. Dices "Es lo que tiene mi pecera" sin especificar si es malo o bueno. Me parece estupendo. El calificativo dependerá de cada uno y sus circunstancias.
    Muy bueno, María Jesús. Enhorabuena y un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un tanteo al conformismo de cada uno, a lo que cada uno disfruta, acepta o ansía en su pequeño universo. Una refrescante reflexión de verano, sin muchas más pretensiones.
      Gracias, Enrique, por tus buenos deseos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. La monotonía circular que describes nos hace pensar que se puede ser feliz en nuestro universo particular, pero también que por muchas vueltas que demos siempre volvemos al punto de partida. Cincuenta palabras con las que me llevas a indagar en estas reflexiones. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así llegamos a analizar la monotonía y la perfección del círculo, como símbolo de la naturaleza… los planetas, los soles, los átomos, las células, los electrones… Uf, ¡me planto!, demasiado calor para filosofar…
      Gracias, Salvador, por tu aportación. Un saludo.

      Eliminar
  16. Antes de que todo se decida, decirte que me encantó, y que te deseo mucha suerte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!