Tutela oportuna

Mala suerte, no pudo ser. Lo teníamos todo preparado para aquella cena que iba a ser memorable, pero las circunstancias trastocaron nuestros planes. Los funcionarios de Servicios Sociales se presentaron a media tarde y se lo llevaron. Ya no fue lo mismo, tuvimos que conformarnos con tomar solo la guarnición.
Escrito por Rafa Olivares - Web

38 comentarios :

  1. Menos mal que llegaron los de Servicios Sociales. Lo que no sé es cómo la Guardia Civil no se llevó también a esos padres antropófagos.
    Humor negro del bueno, del que dice sin decir. Cuánto sabes, Rafa.
    Igual hasta publico el comentario antes que el gran Pablo, no sé, no sé.
    Un abrazo (esta vez te lo digo yo y con toda razón): ¡Maestro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los piropos de los amigos son menos piropos pero más amigos. No sé si me explico. Pero que gracias, Ángel, que tus comentarios siempre animan.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Más que oportuna la tutela, pobre criatura en manos de esos progenitores caníbales.
    Un beso Rafa.
    Malu.
    Pd. Yo por una vez también he comentado antes que Pablo ... jajaja ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si el niño estaba como para comérselo ya es una atenuante.´
      Gracias, Malu.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Rafa, vaya imaginación para presentarnos siempre una historia diferente con una trama normal en apariencia y un final sorprendente teñido de humor.
    Un saludo.
    Pablo.

    P.D. estoy perdiendo facultades: en el anterior relato se me adelantó Belén y ahora Ángel y Malu.
    Tendré que adelantar el reloj ; )
    Saludos a ambos también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, Pablo... que te me duermes en los laureles! jejeje!

      Eliminar
    2. Ya nos hacías pensar que estabas de vacaciones.
      Gracias, Pablo.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Vacaciones en Agosto pero desde el móvil seguiré al pie del cañón ;-)

      Eliminar
  4. Me queda una duda, Rafael: La guarnición ¿en qué consistía?
    Va mi "Me gusta" porque este relato, de humor negro y cierto toque siniestro, es de los que... me gustan de verdad.
    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al gato ya no se le ha vuelto a ver desde esa tarde.
      Celebro que te haya gustado, José Antonio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Un 50 con un valor de 100. Buenas letras y buen humor. Tus historias siempre originales y tus finales sorprendentes. Vamos como para comerte enterito con guarnición incluida..jajajja...
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los niños están más tiernos y sabrosos, yo solo pretendo deleitar escribiendo.
      Gracias por tus comentarios, Mº Belén.
      Un beso.

      Eliminar
  6. ¡Muy bueno! me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  7. Padrino, como siempre, espero ávido tu mensual relato.
    Padrino, como siempre, degusto tu original y humorístico relato.
    Padrino, como siempre, envío un abrazo y un me gusta.
    ¡Eres grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahijado, si supieras que fuiste tú en la pila de bautismo quien me inspiraste este cuento. Y es que estabas para comerte! jajajaja
      Abrazo, Isidro.

      Eliminar
  8. Genial ese toque de humor negro, me tiene totalmente enganchada porque no es nada fácil lograrlo sin caer en lo facilón. Ole, maestro Olivares. Un abrazo y felicidades por este relatazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Belén. Parece que ahora está siendo denostado el humor negro, pero más por esas "gracietas tuiteras" que tienen más de negro que de humor. Genial encontrar lectores que lo saben paladear.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Menos mal que aquellos funcionarios no se quedaron a degustar un poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ve que como ya presumían que iba a escasear la materia prima, no les invitaron a quedarse.
      Gracias, Ricardo.

      Eliminar
  10. Rafa, original y terrorífico relato, que nos deja una sonrisa nerviosa y la desazón de saber que estos caníbales, seguro, no pasarán hambre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no les faltaría algo que llevarse a la boca. Se ve que no eran muy exigentes en el menú.
      Gracias, Salvador.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Perpleja y fascinada me dejas con tus historias. Y siempre una sonrisa final.
    Haces que parezca fácil.
    ¡Enhorabuena!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es fácil con lectores tan agradecidos como tú.
      Gracias, Margarita.
      Un beso.

      Eliminar
  12. ¡Ahhh, me río y lloro al mismo tiempo! Y además me acuerdo de los niños envueltos. No sé si allá existe esa comida, pero en Argentina, sí y siempre me pregunté por qué le habían puesto ese nombre. Creo que encontré la respuesta en tus protagonistas, que al final se quedaron con las ganas, pero seguro que el nombre se lo pusieron ellos. Muy divertido. Y aterrador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no había oído lo de niños envueltos. Quizás en un rollito de hojaldre pueden quedar muy bien.
      Gracias, Sandra.
      Un beso.

      Eliminar
  13. Notincgas8/7/15 8:11

    Ya se sabe, cuando son pequeños, los niños están para comérselos, y cuando son mayores, te arrepientes de no habérselo comido.
    Y luego estos de servicios sociales, que ni comen ni dejan comer.
    ¡País! que diría Forges.
    Saludos, Rafa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos se van a arrepentir de no haber adelantado en un día la cena.
      Gracias, Carles.
      Abrazo.

      Eliminar
  14. Original y sorprendente y hasta divertido, si cabe. Cosa nada fácil.
    ¡Enhorabuena, Rafa!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tanto adjetivo positivo, Mª Jesús.
      Un beso.

      Eliminar
  15. ¡Qué barbaridad, presentarse sin previo aviso! Muy bueno el micro, Rafa, consigues descolocar, al final no sabes si echarte a reír o a gritar. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué forma de fastidiar una cena familiar ¿verdad?
      Gracias Matrioska.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Me ha encantado, Rafa. Soy nueva en esta página, y me he detenido en tu micro, muy original y con su puntito de morbosidad, presentada de forma muy apetitosa. Como el manjar que esos padres se quedaron sin degustar...
    Esto me ha llevado a leer tus micros ya publicados, que no desmerecen en nada a este. Me encanta "Putijobs".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Bienvenida, Asunción. Por aquí anda gente que escribe muy bien y los demás intentamos seguirles los pasos. Verás como te enganchas.
    Un honor que hayas repasado "mi obra".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Hay que escribir muy seriamente para que estas cosas poco serias tengan gracia, y tú lo consigues siempre sobradamente. Desde luego que es una alegría leerte. Enhorabuena y un abrazo, Rafa.
    Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Enrique. Solo se intenta y a veces sale.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. “Cuando servicios sociales se llevó a su hijo, Hannibal Lecter no pudo cenar”.

    Rafa, admiro tu capacidad para crear historias tan singulares, pura imaginación. Te dejo un me gusta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho Lecter suelto. Gracias, Beto, por tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!