Hay cosas que el dinero no puede comprar

No eran ricos, ni vivían en una mansión. Lo del yate, los caballos; mentira. Tampoco celebraba sus cumpleaños con suntuosas fiestas.

Hacían vida sencilla. Cenaban, charlaban, veían televisión.

Sus compañeras la envidiaban... por las sobremesas, las veladas en el salón, porque sus padres, después, se iban a la cama juntos.
Escrito por Rosy Val - Web

40 comentarios :

  1. Hola, Rosy Val.
    Muy bonito relato. Hoy en día, las cosas «sencillas» de la vida son, con justa razón, las más envidiables.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a veces se nos olvida.
      Gracias, Vicente, por tu lectura.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Y, a veces, nos damos cuenta demasiado tarde. Precioso relato, Rosy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo malo Patricia, no poder retroceder...
      Gracias por leerme.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. ¿Y dices que no se puede comprar, Rosy? Porque yo te ofrezco mi imperio por una historia así.
    Esa vida sencilla de la que hablas debe de ser muy complicada, si no, no generaría tantas envidias.
    ¡Qué fácil lo has contado! Precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo me gusta que me comentes!
      Gracias, Margarita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Rosy, que bien cuentas una cuerda normal en familia que es envidiada por otras que parecen deconsteuida.
    En cincuenta palabras toda una declaración de intenciones.
    Me gusta.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No faltas a la cita...
      Un beso, Pablo.

      Eliminar
    2. Joder, parezco beodo. Quería decir que bien cuentas una vida normal en familia que es envidiada por otras que parecen deconstruida. Más o menos era eso. Parece que lo escribí después de tomarme una botella de ron.
      Besote.
      Pablo

      Eliminar
    3. Jajaja Pablo, no oíste nunca aquel que cantaba... "si bebes no leas ni comentes?" ;-)
      Y no te preocupes, hombre, que entendí perfectamente lo que querías decirme.
      Otro beso, si cabe, más grande.

      Eliminar
  5. Muy bueno, Rosy. Me ha traído a la cabeza esos anuncios sobre loterías que tanto me exasperan y que quizá hagan tanto o más daño a la sociedad que los de bebidas alcohólicas y tabaco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, suscribo totalmente tu comentario. Un abrazo.

      Eliminar
    2. Que razón tienes, querido Enrique. Esos anuncios manipulan y distorsionan la realidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. La seguridad que da una familia unida no tiene precio. Muy buen relato, Rosy, sobre esas cosas que apuntalan la felicidad, que, como tú reflejas, no se puede contar ni acumular, solo se percibe y se vive. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta conseguirla, pero con respeto y cariño, es más fácil.
      Gracias, Salvador, por comentarme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Muy buen relato, Rosy.
    Nada que añadir a lo que nos cuentas tan bien.
    Enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Gabriel!
      Un beso para ti por seguir mis palabras.

      Eliminar
  8. Perdón si me repito, pero me ha parecido sencillo y entrañable a la vez. Lo que mas felicidad genera en una familia es la calidez de su relación, las risas compartidas, la complicidad. Y creo que es lo mas importante a la hora de educar a los hijos y crear las bases de su personalidad. Enhorabuena, Rosy.
    Estoy de acuerdo con Enrique, yo también detesto los anuncios de loterías, quinielas y similares, que reflejan una felicidad superflua únicamente centradas en lo material.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario también es entrañable y lleno de sensibilidad, seguro que no me equivoco si añado que, como su autora.
      Gracias, Asun.
      Un beso.

      Eliminar

  9. Y una de esas cosas que el dinero no puede comprar es el tiempo. Ese tiempo que regalamos a quienes nos importan. Me ha encantado tu historia, Rosy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito eso que dices, Fina, dedicarles tiempo, uno de los mejores regalos que podemos hacer a los que queremos.
      Gracias, Fina.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  10. Ciertamente, hay cosas que nunca se podrán comprar por mucho dinero que se tenga, pero eso es algo que no mucha gente entiende hasta que ya es demasiado tarde. Muy bien contado, Rosy. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Matrioska, sin duda el título de mi micro, título sencillo y nada rebuscado, vamos, que no tuve que pensarlo mucho, expresa de sobra lo que pretendía.
      Un beso.

      Eliminar
  11. !Que buen relato a partir del desarrollo del título.
    Me ha gustado por la construcción de las frases, el desarrollo y el desenlace.
    !Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado, mi premio son tus palabras.
      ¡Gracias!
      Un saludo

      Eliminar
  12. Notincgas25/8/15 8:58

    Este relato, Rosy, es como una moneda. En una cara, tenemos la idea reflejada en el título de que el dinero no puede comprarlo todo. En el reverso, tenemos las carencias de las compañeras de la protagonista. Un título alternativo para esta cara "b", bien podría haber sido aquel de "Pobres niñas ricas".
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Notincgas, "Pobres niñas ricas" le queda que ni pintado, incluso a la cara A.
      Un abrazo y gracias por acercarte a mis palabras.

      Eliminar
  13. Querida Rosy, ¡cuánta miga tiene este relato!
    Totalmente de acuerdo con el título, el dinero solo aporta bienes materiales.
    Lo que no tengo muy claro después de leer el primer párrafo, es si la protagonista es consciente de la riqueza que posee. Entiendo que miente a sus compañeras (yate, caballos; mentira) para que piensen que tiene mucho dinero, siendo así como ellas y sus familias.
    El mensaje de este micro es bien conocidos por todos, pero tampoco sé si somos conscientes de ello.
    Un beso fuerte, un me gusta muy grante y un deseo, ojalá todos supiéramos valorar esas pequeñas cosas del día a día que son las que verdaderamente aportan felicidad.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Malu, creo que no, ella no es consciente de su suerte, por eso se inventa una riqueza que no tiene, quizá ella también envidie lo que sus "selectas" compañeras poseen...
      Gracias por tu hermoso comentario, por dedicarme tu tiempo.
      Un besote.

      Eliminar
  14. Antonio B.25/8/15 13:07

    En las cosas impagables es donde merodea la felicidad. Por contra, el dinero suele ser el nido de la soledad, la que resulta más voraz, hueca y destructiva; la que se siente en compañía.

    Todo eso rezuma de tu relato perfectamente estructurado, Rosy.

    Me ha gustado. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, me has recordado aquello que dice... "Era un hombre tan pobre, que solo tenía dinero"
      Me encantan tus conclusiones.
      ¡Gracias!
      Saludos

      Eliminar
  15. Que simple y que bonito, Rosy. Me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joaquín, más que un micro es una reflexión, sencilla y simple, como la vida de mis protagonistas.
      Te agradezco tus palabras.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. Me ha encantado Rosy. Sencillo pero sincero. Difícil y ciertamente envidiable.
    Un abrazo Rosy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá mi protagonista ahora no sé de cuenta, cuando se es joven esas cosas no se valoran, pero lo hará, no me cabe ninguna duda.
      Gracias, Isidro.
      Un abrazo, también sincero.

      Eliminar
  17. ¡Cuán complicado puede ser llevar una vida sencilla! Por eso se entiende perfectamente la envidia de sus compañeras. Parece mentira, pero cuesta más una cálida sobremesa que una fiesta de lujo.
    Me ha gustado, Rosy.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. En las familias de ahora me aventuro a decir que pocas sobremesas y veladas existen...
    estamos todos tan ocupados que no sacamos tiempo para eso.
    Gracias, Sandra, un beso.

    ResponderEliminar
  19. Siempre es posible buscar un tiempo en común para las familia, amiga Rosy. Y la reunión en torno a una mesa, con una buena conversación en la que se dialoga con los hijos, pareja, amigos es un momento estupendo para ello. Una simple paella dominguera se convierte en un manjar. Un ultimo consejo, la tele apagada, por supuesto (en mi comedor me negué a poner una).
    Esto parece un consultorio de psicología, jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Me encanta lo que dices, Asun.
    Y si no se puede hacer durante la semana, porque los padres trabajan, deberían poder disfrutar de todo eso ¡que menos! los fines de semana.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Sencilla historia la tuya, Rosy, pero con trasfondo social. Me recuerda aquello de que no es feliz quien más tiene, sino quien menos necesita. Y tu familia tiene lo necesario para ser feliz. Lo demás, superfluo.
    Va mi "Me gusta" y mi enhorabuena por tu relato, perfectamente narrado y con tu estilo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!