La merienda

Cuando Caperucita vio al Lobo le pareció galante, atractivo, seductor y romántico. Se enamoró de él perdidamente. El lobo encontró en Caperucita una joven tierna, sensible, apetitosa y guapa. Su corazón de fiera quedó prendado en los ojos infinitamente azules de la muchacha. El amor duró tan solo un beso.
Escrito por Nicolás Puente

11 comentarios :

  1. ¡Ouch! ¡Se la merendó! Me encantó tu versión de Caperucita, Nicolás. Me ha hecho reír y entristecerme al mismo tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Nicolás, mantienes la tensión en el relato y cuando parece que va a cambiar el cuento ¡zas! Besazo y merienda juntas. Ya, al decirnos que le parecía apetitosa auguraba el lobo que es lobo.
    Un abrazo y un me gusta.
    Pablo

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué planchazo me he llevado! Estaba convencida de que el amor iba a triunfar y en la última frase me encuentro que es tan efímero como un beso, ¡juas! A pesar del chasco, o tal vez gracias a él, me ha gustado.
    Un saludo, Nicolás.

    ResponderEliminar
  4. Un corazón de fiera más una joven apetitosa da lugar a un solo beso y una merienda perfecta.
    Ya veo que en estos tiempos no cambia mucho el cuento.
    Un beso Nicolás.
    Malu.

    ResponderEliminar
  5. Si es que lo inevitable es eso, inevitable. Al final, pese a ese amago de corregir una historia tan sabida en algo bien diferente, esa relación amorosa tenía que terminar como tenía que terminar... ¡en un único beso y en una merienda!
    Buen microrrelato, Nicolás. Va mi "Me gusta" y muchos saludos.

    ResponderEliminar
  6. Un cuento que no es tal cuento, por desgracia.
    Eso sí, me han encantado esos adjetivos perfectamente escogidos con los que nos vas anunciando a bombo y platillo cuál va a ser el final, aunque nos neguemos a verlo.
    Un saludo, Nicolás

    ResponderEliminar
  7. Es que el amor a primera vista está muy sobrevalorado, jajaja. Muy bueno, Nicolás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tierna y apetitosa. Pobre Lobo, si es que el instinto es el instinto y… ¡No se puede ir provocando! Simpático giro le has dado al cuento. Me ha gustado tu versión, Nicolás. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Si es que somos unos románticos que esperamos finales felices... Pero luego aparece un "final negro" y nos pone una sonrisa aún mayor ;-)
    Carme.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo28/8/15 9:26

    Gracias por vuestros amables y generosos comentarios. Nicolás

    ResponderEliminar
  11. Paco Jones2/12/20 9:31

    Me ha gustado que cambie la historia por un mlmento pero cuando te das cuenta de un beso se acaba la historia.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!