Ojos abiertos

Siempre he padecido de insomnio. Sobre todo desde hace quince años. Es terrible esta sensación de soledad con la oscuridad como única compañera. Vueltas y vueltas en la cama hasta que te acostumbras, hasta que te quedas quieto mirando hacia un punto oscuro. Ahora miro la tapa de mi ataúd.
Escrito por Salvador Pérez Salas - Twitter

13 comentarios :

  1. Salvador, muy bueno. Me pregunto su esos quince años de soledad los lleva pasando bajo tierra, o el acabar bajo tierra fue una consecuencia de su soledad. Yo me inclino por lo primero, aunque veo estas dos interpretaciones.
    Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. El insomnio conlleva falta de sueño y de sueños, aunque peor todavía es ese sueño eterno del que tu sufrido protagonista es consciente, esa inmovilidad de la que no puede escapar.
    Un relato que busca transmitir frustración y agobio y lo consigue de una manera hábil y muy certera.
    Un abrazo, Salvador

    ResponderEliminar
  3. Dan ganas de cerrarte los ojos y que al fin puedas descansar en paz.
    Como dirías tú, me gustaaaaaaaaa. Y como diría yo, me gusta, me gusta mucho.
    Un abrazo, Salvador.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, Salvador.
    He de decirte que uno de mis relatos de horror favoritos es «El entierro prematuro» del maestro Edgar Allan Poe y tu historia me ha traído de nuevo ese saborcillo macabro-cataléptico que descubrí por vez primera hace ya muchos ayeres. Felicidades.
    Como dicen por ahí: «tú te salvas, Salvador».

    ResponderEliminar
  5. Qué malo es el insomnio, sobre todo el insomnio tan profundo como el que padece tu protagonista. Habrá que ver el lado bueno, al menos ya ha dejado de dar vueltas. Un micro angustioso, Salvador, y también un tantito siniestro. :) Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Uff, lo primero que he hecho es cerrar y abrir los ojos unas cuantas veces.
    Has conseguido transmitirnos esa sensación de angustia y agobio del protagonista.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  7. Antonio B.3/8/15 11:37

    Un original enfoque del insomnio, Salvador. A veces se hacen eternas las noches en las que no se puede conciliar el sueño, sensación de eternidad que has reflejado con cierta ironía en tu relato.

    Muy chulo. Salvador.

    ResponderEliminar
  8. ¡Buen microrrelato, Salvador! Me has dejado completamente despierto. E inquieto. Desde ahora veré el insomnio con otros ojos. ¡Completamente abiertos!
    Va mi "Me gusta" y mi enhorabuena por estas espléndidas cincuenta palabras (más su título de dos).
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Terrorífica perspectiva que solo puede aliviar la creencia de que es una pesadilla. Muy bueno, Salvador. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué cosas! Nunca se me hubiera ocurrido eso de quedarme quieta y mirar hacia un punto oscuro… Pero no, mejor sigo con mis propios remedios, por si acaso, oye. ¡¡¡Genial!!! Me ha encantado, Salvador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Todos tenemos delante la tapa del ataúd. Solo que podemos mirar hacia otro lado, tener momentos de distracción. Por suerte tu protagonista aún tiene los ojos abiertos. Así que en cualquier momento él también, sin duda, podrá distenderse un poco.
    Un saludo, Salvador. Me ha gustado mucho tu relato.

    ResponderEliminar
  12. Gran relato Salvador, el final preciso y de los que dan un giro total a la historia, me ha gustado mucho.
    Un gran saludo para tí.

    ResponderEliminar
  13. Todos miedos hacia la muerte, sobre todo aquellos que nos asaltan cuando niños, condensados en un solo instante. Muy bueno, Salvador.
    Un abrazo.
    Enrique.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!