Alta costura

Era un hombre con los sueños rotos, como sus zapatos. Por los agujeros de su viejo hatillo se le escaparon la alegría y las risas que antaño poblaron sus días.

En su viaje a ninguna parte ha encontrado una zurcidora ocasional, decidida a remendarle el alma con pedacitos de cielo.
Escrito por M. Carme Marí - Web

35 comentarios :

  1. Es verdad que hay personas capaces de devolvernos al camino rumbo a la felicidad, Carme, o remendarnos el alma, como tú lo mencionas. Muy bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si encuentramos esa persona que nos da pedacitos de cielo, ¡la hemos de cuidar! - así se querrá quedar con nosotros.
      Me alegro que te guste.
      Otro abrazo de vuelta.
      Carme.

      Eliminar
    2. Encuentramos no, encontramos :-)

      Eliminar
  2. ¡Qué bien escogidas las palabras y expresiones, para construir un bellísimo y triste relato! Me gusta mucho, Carme. Espero que tu zurcidora no ande muy lejos, por si algún día a mi también se me rompen los sueños.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose por tus elogios.
      El relato es triste en su inicio, pero ahora nuestro protagonista sin buscarlo ha tropezado con alguien que se va a encargar de devolverle las alegrías.
      Las/los zurcidores creo que andan por todas partes, pero se ha de mirar bien para reconocerlos y no dejarlos pasar sin intentar que se queden a nuestro lado.
      Saludos cargados de "buenos remiendos" :-)
      Carme.

      Eliminar
  3. Creo que a esa zurcidora ocasional no le va a faltar nunca trabajo, hasta yo he tomado nota de sus datos, no descarto que un día pueda llegar a necesitar sus milagrosos servicios para algún remiendo de alta costura.
    Un saludo, Carme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque yo pensaba en una zurcidora concreta para este protagonista (una pareja), leyendo vuestros comentarios ahora pienso que también es verdad que a veces hay personas que sin ser la pareja, te dan todo su corazón y soporte, y te ayudan mucho en algunos momentos.
      Gracias por mostrarme esta otra lectura de mis palabras.
      Va de vuelta un saludo de altos zurcidos.
      Carme.

      Eliminar
  4. Qué bueno que a pesar de todos esos agujeros en su vida y pertenencias el protagonista, ocasionalmente, encuentra quien pueda coserlos, siempre hay esperanza. Una historia triste pero parece que tendrá final feliz, dejo un me gusta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Beto, esta historia tiene final feliz :-) - le van a florecer nuevos sueños y sentirá grandes alegrías.
      Celebro que te guste.
      Gracias!
      Carme.

      Eliminar
  5. Has tejido una hermosa historia, Carme. Me gustó mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra, me dejas bordado un bonito comentario.
      Muchas gracias!
      Besos.
      Carme..

      Eliminar
  6. Precioso relato lleno de divinas metáforas, M. Carme.
    La historia no puede ser más tierna y estar mejor contada. Me ha encantado toda esa magia que envuelve al micro.
    Un besote.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pablo. Me gusta que te llegue ternura y magia con el relato, yo con vuestros comentarios recibo pedacitos de alegría y de sonrisas de todos vosotros.
      Un beso.
      Carme.

      Eliminar
  7. Siempre es una suerte que en momentos de bajón puedas encontrarte con personas que te ayuden a remediarlos. Y si son modistas finas, mejor que mejor...
    Va mi "Me gusta", Carme, y con el clic un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que todos podemos ser modistas de alta costura en algunas ocasiones.
      Gracias por el "me gusta" José Antonio.
      Un abrazo.
      Carme.

      Eliminar
  8. Preciosa metáfora de una vida sin ilusión, suerte que siempre hay alguien dispuesto a hacerle un zurcido. Espero que en este caso los remiendos consigan contener las risas y las alegrías de tu personaje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida a veces da muchas vueltas, en algunos casos podemos coger aguja e hilo nosotros mismos, pero en otros nos va bien algo de ayuda.
      Muchas gracias por comentar!
      Carme.

      Eliminar
  9. Dicen que siempre hay un roto para un descosido y ese parece ser el caso de tu protagonista. Por muchos sietes que te haga la vida, aunque tus harapos se caigan a trozos, no se puede nunca desestimar a una buena modista de alta costura que, con paciencia, arregle el desaguisado. Precioso y trabajado relato, Carme. Felicidades. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matrioska por este comentario tan bien cosido!
      (si es que a veces vuestros comentarios son otro micro más!!)
      Encantada de recibir tus letras.
      Carme.

      Eliminar
  10. Bellísima historia que nos anima a creer que, por mucho que perdamos a lo largo de nuestro periplo, siempre encontraremos algo o a alguien que nos aliente a seguir adelante. Me ha encantado, M. Carme.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que realmente la esperanza es lo último que se pierde... y además, en ese caso, alguien de alrededor nos tiene que ayudar a encontrarla de nuevo.
      Celebro que te guste Fina.
      Un abrazo.
      Carme.

      Eliminar
  11. Una ternura de 50. Una esperanza para aquellos corazones que quedaron rotos y descosidos. Una prosa casi versada para contar de manera especial una historia de amor con un final con aroma a cielo.
    Un beso M. Carme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Belén, qué bonitas palabras me dejas!
      "Prosa casi versada" me dices siendo tú una artista de la prosa lírica... Muchas gracias!
      Me encanta el aroma a cielo.
      Un beso.
      Carme.

      Eliminar
  12. Notincgas17/9/15 20:54

    Encantador relato, Carme. Me ha gustado mucho que los sueños rotos se remienden con pedacitos de cielo.
    Felicidades y un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los pedacitos de cielo se usan en ocasiones especiales, como sueños rotos o ilusiones perdidas. Esperemos no necesitar recurrir a ellos.
      Muchas gracias!
      Carme.

      Eliminar
  13. Enormemente poético y con final reconfortante. Me gustan mucho las apuestas por la ternura, más cuando son tan bellas como la tuya.
    Saludos, M. Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, con un comentario así me quedo sin palabras para contestar...
      Encantada de que te haya gustado y muy agradecida.
      Carme.

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Gracias, Carmen, celebro que te guste.
      Un abrazo.
      Carme.

      Eliminar
  15. Siempre hay un roto para un descosido. Un micro esperanzador.
    Me ha gustado; mucho.
    Un abrazo, Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rosy .
      Esperemos siempre tener quien nos haga un remiendo.
      Otro abrazo de vuelta.
      Carme.

      Eliminar
  16. Qué bonito ... encontrar una zurcidora ocasional, decidida a remendar el alma con pedacitos de cielo. Reivindico más zurcidor@s oficiales que remienden almas por el mundo.
    Me ha encantado M. Carme. Te felicito y te mando un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta pensar que de tenemos "zurcidor@s" a nuestro alrededor, y a veces nos hace falta mirar con otros ojos para verlo (y valorarlo).
    Muchas gracias Malu.
    Carme.

    - Estoy encantada con los comentarios que recibo de buenos relatistas, con estupendos relatos publicados, que se paran en mi entrada. De verdad, estoy muy agradecida.

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado tu prosa, M. Carme. Y el juego que da el título con esa "alta costura que estás en los cielos". Y los zapatos rotos por los que se desvanecen las ganas de caminar y la princesa de un cuento. Y la bella sonrisa de la zurcidora de sueños. Y...
    Y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de leer que te gusta, Margarita. Es cierto que hay un aire dulce en todo el micro, porque aunque los "rotos y agujeros" no sean bonitos, el final feliz les pone buena cara :-)
      Muchas gracias por tu comentario!
      Carme.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!