Cactus

La crítica de su madre había calado profundo: "Sos como un cactus, nadie desea tocarte". Una semana después, comenzó a sentirse lento y con cierta preferencia por estar al sol, cosas que atribuyó al frío y al estrés. Finalmente, cuando se estaba afeitando, la máquina se le atoró de espinas.
Escrito por Noelia Antonietta

23 comentarios :

  1. ¡Vaya tarjeta de presentación, Noelia! Un tanto espinosa, eso sí, pero de una exquisitez literaria sobresaliente.
    Bienvenida a este grupo y que nos sigas regalando historias de esta calidad e imaginación.
    Va mi "Me gusta" y un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó, Noelia. Puede ver esa metamorfosis bien clara cuando la máquina se le atoró de espinas. A veces nos convertimos en lo que otros dicen que somos porque creemos más en sus palabras que en las propias.
    Muy imaginativo y original.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Sandra. Gracias por leer y comentar. Un placer.

      Eliminar
  3. Bienvenida, Noelia. Vaya estreno que nos regalas: una historia llena de imaginación y magia. Vaya transformación. Siempre digo que las madres revienten algo de brujas (buenas) porque siempre llevan razón.
    Me ha gustado mucho esta espinosa historia.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gustara, Pablo. Gracias por el comentario y mucho gusto.

      Eliminar
  4. A veces se empeñan en repetirnos y repetirnos cómo somos con tal insistencia que nos acabamos creyendo aquello en que tanto insisten. Unas veces bueno, otras malo, pero el cartel lo arrastramos toda la vida. Algo así le pasó a tu protagonista, que se convirtió en un ser "intocable".
    Me ha encantado, Noelia. Bienvenida y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así mismo lo creo, Ma José, tal cual lo decís. Gracias por tu comentario y por leer. Un placer.

      Eliminar
  5. Si a mí me cuentan la historia de Pigmalión así de bien hace años, "otro gallo hubiera cantado".
    Me gusta ese contraste entre sus movimientos lentos y fríos y la rapidez de la transformación.
    Me gusta. Me gusta mucho, Noelia.
    Un saludo y bienvenida.

    ResponderEliminar
  6. ¡A una madre nunca se le contradice! Ja, ja. Esta es una historia que tiene múltiples lecturas, en el seno familiar se cultiva lo mejor y lo peor del ser humano. Aunque, generalmente, tengan la mejor de las intenciones, las palabras de nuestros seres queridos nos marcan para bien o para mal.
    Muy buen relato, felicitaciones.
    Vicente

    ResponderEliminar
  7. Quizá siempre fue un cactus, sólo tuvo que oírlo una vez para darse cuenta y comportarse como tal. O tal vez debería buscar opinión en otro entorno, parece que al lado de su madre nunca se convertirá en un roble o un sauce.
    Precioso relato. Saludos, Noelia.

    ResponderEliminar
  8. Una de dos, o la madre no ha hecho sino poner en claro al protagonista su auténtica naturaleza, o, de forma adrede o inconsciente, ha sembrado una semilla que sólo puede conducir a la pérdida de autoestima de su retoño. Un texto que aunque parezca lleno de aristas, resulta acogedor para el lector.
    Bienvenida y un saludo

    ResponderEliminar
  9. Tanta repetición tenía que tener efecto, era un chico obediente

    ResponderEliminar
  10. Antonio B.5/9/15 10:35

    Buena metáfora sobre la influencia de los padres en los hijos. Me ha gustado mucho el desarrollo de la historia, la aparición de esos extraños síntomas y la resolución del final con un comienzo, el de la evidente transformación.

    Un gran estreno, Noelia. Este cactus es de los que florecen.

    ResponderEliminar
  11. Notincgas5/9/15 11:22

    Y todo eso que se ahorrará en bebidas.
    Ahora, en serio. Buen relato, Noelia, tanto si lo tomas en su sentido literal, como en el plano más metafórico de la relaciones tóxicas.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  12. Maravilloso estreno con un perfecto relato que nada tiene que envidiar ni al propio Kafka. Bienvenida al club y que sigas con esta calidad aunque nos eleves el listón.
    Un abrazo y un me gusta.

    ResponderEliminar
  13. Bienvenida, Noelia. Me gustan esa madre clarividente y la transformación progresiva de tu protagonista. Quizá la maquinilla, aunque atorada, pueda hacer desaparecer esas espinas y volver su piel más suave, apta para ser tocada de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, gente, he leído cada comentario. No sé bien la dinámica de la página, pero ya voy a integrarme bien. Agradecida de sus enriquecedores comentarios y bienvenidas. Un abrazo a todos, ¡los estaré leyendo!

    ResponderEliminar
  15. Gran relato, NoeliaA. Las relaciones humanas suelen ser traumáticas, sobre todo dentro del núcleo familiar, donde tarde o temprano acabamos diciendo nuestro verdadero parecer. Ciertamente es importante la opinión ajena, aunque quizá no debiera influirnos tanto.
    Bienvenida a 50.

    ResponderEliminar
  16. Buena transformación y buena moraleja.
    Y como soy optimista, espero como Asun que se revierta el proceso.
    Saludos
    Carme.

    ResponderEliminar
  17. Nadie como una madre para saber cómo somos en realidad. Excelente estreno, Noelia. Me ha gustado mucho tu historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Las críticas hechas con saña, y probablemente injustas, suelen provocar reacciones traumáticas, más si cabe, si proceden de una madre. Me ha gustado mucho el fondo y la forma, Noelia, felicidades y bienvenida. Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. "Tanto va el cántaro a la fuente que termina rompiéndose"

    Cuánto daño podemos hacer a los niños ahondando en sus errores y no valorando sus aciertos.
    Me ha encantado tu fabuloso micro/reflexión. ¡Felicidades!
    Saludos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!