Cita a ciegas

—Cuando me veas, espero no decepcionarte —había escrito ella, temerosa, antes de la cita a ciegas.

—Eso es imposible, más que eso, impensable —respondió él, tajante.

Tras una espera infructuosa en el punto de encuentro, al retirarse cada uno por su lado, quiso la suerte que sus bastones se entrechocaran.
Escrito por Ángel Saiz Mora
Elegido mejor relato de 2015

79 comentarios :

  1. Que ternura de 50. Y es que el amor siempre se ha dicho que es ciego, en este caso de manera literal, pero también que el destino junta a quienes deben y merecen estar juntos.
    una preciosa historia que te encanta leer e imaginar.
    Eres estupendo con las letras siempre.
    Un super beso Ángel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se diría que nos movemos un poco a ciegas, faltos de un plano que nos marque el camino, pero al final la vida sabe conducirnos por donde debemos, igual que se las arregla para ponernos delante a quien necesitamos.
      Mil gracias, Mª Belén. Para estupendas, tus letras.
      Un abrazo XL

      Eliminar
    2. La ceguera del XXI ya no es la de los ojos estrictamente. Estamos ciegos de todo, en primer plano el espíritu y eso sí que es atemorizante.
      Excelente relato, como todos los tuyos.
      MIR

      Eliminar
    3. Sí que es cierto que el materialismo y otras distracciones tienen relegado todo lo que se relaciona con el espíritu y esas cosas que dan sabor a la vida aunque no puedan tocarse: la ilusión, las ganas de luchar, el amor. Quizá vendría bien que probásemos a estar una temporada con los ojos tapados, puede que así viéramos las cosas de otra manera, en su auténtica dimensión.
      Muchas gracias por pasarte por aquí a comentar, Mir.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Preciosa historia. Parece que fueras tú el que lapidariamente escribiera lo de "El amor es ciego". No sólo eres bueno con las letras, sino que derrochas imaginación e inteligencia en tus escritos.
    Me alegro ser tu amigo.
    Un fuerte abrazo Angel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría poder atribuirme esa frase, que sin duda dijo alguien muy sabio hace mucho, que le ha sobrevivido en el tiempo y ya es de todos.
      Tú sí que eres un derroche: músico, narrador y buena persona, un tío completo.
      Un abrazo fuerte, amigo Isidro

      Eliminar
  3. Excelente relato, Ángel. Todo cobra un nuevo sentido al final. Hay que releer el diálogo del principio. Eso es un relato bien construido. Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, me alegro mucho de que te hayas molestado en leerme y comentar, y más de que te haya gustado.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Leí esta mañana en el móvil el relato, mientras andaba por la calle, sin saber quien lo había escrito, pero a llegar al final, no me hizo falta mirar la firma. Supe que era tuyo.
    Este relato con ese final sublime, tratado con tanta delicadeza y con un título tan acertado, solo podía ser tuyo, Ángel. Me ha encantado.
    Enhorabuena por tener esa capacidad de transmitirnos tu sensibilidad, en tan solo cincuenta palabras.
    Un fuerte abrazo, querido amigo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tuviese que recomendar la lectura de relatos sublimes, cargados de sensibilidad y en todos los registros imaginables, te aseguro que de forma automática me saldría tu nombre.
      Seguro que no las merezco, pero agradezco mucho tus palabras.
      Te mando otro abrazo, amigo Pablo

      Eliminar
  5. Antonio B.16/9/15 12:24

    Ese choque de bastones aparece como una cruz en el mapa del destino marcando un encuentro para el que parecen estar predestinados. Es uno de esos finales que son punto de partida, que cierran de par en par una historia.

    Me ha gustado mucho tu relato Ángel, pero tu último párrafo me ha seducido.

    Un abrazo y, de nuevo, enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me ha gustado mucho tu comentario, en especial esa cruz en el mapa, que como bien dices, es el hallazgo anhelado, el tesoro que busca el pirata, un punto de partida para una vida compartida que les llenará de luz.
      Muchas gracias, Antonio
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Preciosa historia contada de una manera tan delicada y elegante que convierte estas cincuenta palabras en un micro exquisito. Enhorabuena, Ángel. A mí me ha cautivado todo tu relato, desde el título hasta ese punto final que se me antoja un punto y seguido en la vida de tus protagonistas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea de que un punto final pueda ser un punto y seguido es una pequeña genialidad que estaría encantado de que se me hubiese ocurrido a mí, pero es fruto de tu talento y amabilidad, que yo agradezco.
      Un abrazo, Fina

      Eliminar
  7. ¡Pero qué pareja tan bonita!!!! Mi querido amigo, has creado unos personajes que están pidiendo a gritos que continúes su historia. Por lo menos, yo, quiero saber más de ellos. Ella, que parece soñadora y realista, y él, atrevido y guasón, merecen que su choque de bastones sea el inicio de un montón de aventuras juntos.
    De momento, el abrazo que te debía multiplicado hasta el infinito.
    Y besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me atrevo a descartar tu propuesta, pues es cierto que parece una pareja prometedora, ya que ambos tienen los ingredientes que pueden unir sus vidas con éxito, beneficio y felicidad mutua.
      No tenía nada apuntado en el "Debe", pero nunca digo que no a un abrazo, y menos si viene de una fuente digna de toda solvencia, cariño y admiración por mi parte,
      Gracias y otro abrazo para ti, multiplicado por el número Pi

      Eliminar
  8. ¡Que relato tan tierno! Y bien estructurado. Me gusta mucho Ángel.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Raquel. Tus palabras son una satisfacción para mí, de verdad.
      Un saludo

      Eliminar
  9. El azar dio una oportunidad a sus vidas gracias a la feliz casualidad (in extremis) de ese chocar de sus bastones.
    Si tu relato fuera un corto, ya me imagino las estrellitas acompañadas de un tintineo de metales, en el preciso momento en el que se encuentran ambos bastones.
    Preciosa historia, Ángel, la que nos regalas, de la cual se puede sacar una moraleja ciertamente esperanzadora.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el mundo tiene el derecho a ser feliz o, al menos, a intentarlo, y todo es posible, por difícil que pueda parecer. Hay quien dice que las casualidades, como la suerte, no existen, yo creo que sí, pero exigen actitud de nuestra parte.
      Muchas gracias, María Jesús.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Carmen Balibrea16/9/15 15:55

    ¡Qué preciosidad! Me encanta, muy bien elegido el diálogo también. ¡Precioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tu amable comentario, Carmen.
      Un saludo

      Eliminar
  11. Y habrá quienes, aún teniendo los ojos indemnes, estén más ciegos que tus protagonistas. En una segunda lectura, me parece una metáfora sobre la preponderancia que hemos dado a la apariencia sobre nuestras virtudes interiores.
    Muy bonito, Ángel.
    Un abrazo.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En una típica cita a ciegas la primera impresión visual es importante, mientras que en este caso no se da esa circunstancia y sólo importa es el fondo. A veces, a los videntes, nos ciega ese sentido del que dependemos en exceso. No puedo estar más de acuerdo con tu interpretación, que te agradezco mucho que hayas aportado.
      Un abrazo, Vicente

      Eliminar
  12. ¡Buenísimo, amigo Angel!
    Un diálogo que conduce a un final encantador.
    Besicos, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fruto de la causalidad o no, firmaríamos porque todos los finales pudieran llegar a buen término como en este caso.
      Muchas gracias, Carmen. Qué bien se te ve con el mar de fondo.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. ¡Enhorabuena, amigo!
      El relato "cincuentero" lo merece
      Besicos

      Eliminar
  13. Buenísimo, la verdad me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué más puedo pedir que palabras como éstas.
      Gracias y un saludo

      Eliminar
  14. Ella insegura, él con fino sentido del humor, ambos con coraje ante la vida. La espera nos haca esbozar una sonrisa, y al final, ese choque de bastones que es el preludio a una historia de luz. Ángel, ¡GENIAL! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Humor, coraje ante la vida y no dejar apagar la luz interior, tres elementos, invisibles pero presentes, que podrían ser perfectamente tres pilares de la existencia.
      Tu comentario sí que es genial.
      Un abrazo, Salvador

      Eliminar
  15. Maravillosa coincidencia y magistralmente contado, Ángel. Me ha provocado un latigazo de ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué grande es esta Belén, que hasta en su periodo de descanso saca un ratito para leer mis cosillas y comentarlas. No sabes cómo te lo agradezco.
      Un abrazo

      Eliminar
  16. ¿Cómo iban a imaginar, que en una cita a ciegas, la otra persona también fuera invidente? ¡Qué mágico el momento del choque de los bastones! Como ya han comentado, parece el punto de partida de una bella historia de amor.
    Un relato luminoso. Saludos, Ángel.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dos almas gemelas hasta en el pudor a confesar su carencia física, pero que, como bien dices, suplen de sobra con una luz interior que casi deslumbra.
      Muchas gracias por tu comentario, José. Saludos

      Eliminar
  17. Salvador Pérez Salas16/9/15 22:56

    Precioso comienzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has acertado de lleno al decir que el final del relato no es un "se acabó", sino un comienzo, si además te gusta, yo encantado.
      Gracias, Salvador, Un abrazo

      Eliminar
  18. Ángel, tus microrrelatos siempre sorprenden por su originalidad, lo único seguro con ellos es que nunca decepcionan y en éste, particularmente, juegas con el lector a tu antojo, esos diálogos son una muestra, complementados con ese extupendo final. ¡Fantástico!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha colado un "x" en "estupendo", perdona.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Tú sabes mejor que nadie cómo funciona esto. Uno lanza sus propuestas, que vienen a ser como una pequeña parte nuestra que hacemos pública. Lo que suceda a partir de aquí, su aceptación o trayectoria ya es un poco misterioso. Lo que me satisface es que a ti te haya gustado.
      Gracias y saludos, Beto
      Muchas gracias por tus palabras y saludos, Beto

      Eliminar
  19. Qué hermoso relato, Ángel. Es muy tierno. La imagen de los bastones entrechocándose es genial. ¡Aplausos!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que esas palmas son música para mis oídos.
      Muy agradecido, Sandra. Un abrazo

      Eliminar
  20. En una cita a ciegas, nadie sabe con quién se va a encontrar. En este caso, a lo inesperado de ese encuentro se une la oscuridad en la que viven los dos por encontrarse. Pero vienes tú, Ángel, e iluminas plenamente ese primer acercamiento, al que le auguro una larga vida porque la diosa Fortuna -y el autor- así lo ha querido.
    Va mi "Me gusta" y mi admiración por las historias, tan humanas, que siempre nos cuentas. Esta es para descubrirse...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, José Antonio, aunque todo el mérito es de ellos, una pareja que, tras hacer de su carencia una virtud, han sabido encontrar la luz verdadera. Ya también les auguro una vida larga e intensa, porque se la merecen.
      Otro abrazo fuerte para ti

      Eliminar
  21. Siento haber llegado tarde a comentarte, Angel. Me ha pasado como al protagonista del micro "Mejor...mañana" de Salvador Pérez, y ya poco tengo que añadir.
    Pero quiero decirte que me ha encantado la situación que has creado, y que creo firmemente en el destino, y tus dos personajes estaban claramente destinados a encontrarse, seguro que les va a ir genial juntos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se llega tarde y agradezco mucho tus amables palabras, vengan cuando vengan. Nuestra disposición es muy importante en el devenir de los acontecimientos, pero qué duda cabe de que el destino existe y juega su papel.
      Gracias otra vez. Un abrazo

      Eliminar
  22. ¡Bravo, Ángel! Sin duda un micro lleno de luz, la que aportan tus protagonistas, la que aporta el destino y la que aporta el autor. Un abrazo y gracias por dejarnos siempre ese buen sabor de boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien tenía que contarlo, aunque muchas personas lo hubieran sabido hacer mejor, seguro. Lo insustituible es ese triángulo que has apuntado, formado por los personajes y su destino.
      Un abrazo y gracias a ti

      Eliminar
  23. Imposible pasar de largo sin decir que me ha encantado. Sin duda una pareja hecha el uno para el otro. Geniial, Ángel, en tu línea de impartir magisterio.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú sí que has sentado cátedra en esto de las letras, Rafa. Yo sólo soy uno más de los que pasan, aunque siempre me gusta detenerme para leerte a ti.
      Un abrazo

      Eliminar
  24. ¡Qué bonita historia! Y qué bien contada.
    Los protagonistas eligen muy bien las palabras (o sea, tú ;-)
    Me gusta Ángel. Un abrazo.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he dicho, de haber algún mérito sería todo de ellos dos, es justo decirlo y lógico que sea así pues ya se sabe que el amor inspira mucho.
      Un abrazo, Carme, y muchas gracias

      Eliminar
  25. Notincgas17/9/15 20:02

    Ah, verdaderamente eres un Ángel.

    Bonita historia con bonito final que es un bonito comienzo

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas, ángel sólo de nombre, si acaso, de los caídos.
      Me alegro de que te haya gustado
      Gracias, escritor. También te mando abrazos

      Eliminar
  26. Un relato para vivirse, más que morirse de amor, ÁNGEL querido. Casi te diría que a ciegas, me topé con él en Twitter y ME ENCANTÓ.

    Dichosos los ojos que te leen :)

    Cariños,
    Mariángeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que sí, mejor entonar un canto a la vida que morir de amor, por poético que pueda parecer. Hablando de poesía y de dicha, son dos conceptos unidos a la lectura de tus poemas.
      Muchas gracias, Mariángeles. Abrazos

      Eliminar
  27. Excelente Ángel, un relato perfecto desde el título al desarrollo y final. Me ha gustado mucho.
    Creo que tu micro sera el ganador de septiembre, así que:
    Alexxxx!!!! elimina mi relato que este mes no lo voy a ganar!!!!
    (no, no le elimines, jejeje).
    Saludos Ángel y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  28. Gracias por la confianza, Jean, pero eso tendrá que decidirlo el jurado, que nunca lo tiene fácil, y después, por decirlo así, el tribunal popular. Que os haya gustado a todos los que habéis tenido la amabilidad de comentar aquí es un premio formidable, no pido más, bueno, sí, leer tu relato, con el que me sorprenderás, como siempre.
    Gracias de nuevo y saludos, Jean

    ResponderEliminar
  29. Que bonito! Final totalmente inesperado y sorprendente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando las personas se encuentran y congenian se produce una grata sorpresa, algo que no deja de ser un pequeño milagro.
      Muchas gracias por pasarte. Un abrazo

      Eliminar
  30. Lamento llegar tan tarde a tu hermoso relato, Ángel. Después de tantos comentarios acertados poco más puedo hacer que corroborar todos ellos. Quizá lo que más me llama la atención en tu historia es esa sensación luminosa que transmite en cada línea, a pesar de las circunstancias de los personajes, por cierto, una vez más, tratados con toda la amabilidad, cariño y respeto posibles. Cuánto me alegro de volver a leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Enrique, no hay nada que lamentar, nadie llega tarde y tú menos. Puedes estar seguro de que tus comentarios, cuidados e interesantes, al igual que tus geniales escritos, aportan mucho y siempre son bien recibidos por todos, yo no soy una excepción.
    Agradezco mucho tus palabras y te envío un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  32. De verdad eres único. Me encanta amigo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos tenemos algo de único, a la vez que somos uno más, aunque yo me considero del montoncito. Lo que me alegra es que te haya gustado.
      Un abrazo, Carmen

      Eliminar
  33. Poco más que decir, salvo que me gustaría encontrarme con tus personajes y tomarme un café con ellos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si coincido con ellos se lo transmito y, si me lo permitís los tres, también me apunto a ese café.
      Un saludo y muchas gracias por tu comentario

      Eliminar
  34. El amor es ciego, Ángel, nunca mejor dicho.
    ¡Qué preciosidad de relato!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dichosos los que saben ver más allá de lo que les muestran los ojos.
      Muy agradecido, Rosy
      Otro abrazo para ti

      Eliminar
  35. Querido Ángel, siempre lo digo, nos tocas la fibra con estos micros que nos traes, tan llenos de humanidad, de sentimientos, de tan buen hacer.
    Creo que esta cita a ciegas va a ser muy fructífera y auguro un buen final para los dueños de ambos bastones.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa cita tiene todos los visos de prosperar y de sembrar las bases de algo duradero y auténtico, lleno de luz, además.
      Agradezco mucho tus amables palabras, Malu.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  36. Lo que es impensable es que yo no acuda a tu cita, Ángel. Y por suerte, con los ojos bien abiertos para no perderme ni una sola de tus palabra porque todas y cada una de ellas están en el lugar que les corresponde.
    Me gusta el título. Me encanta el diálogo (imposible no releerlo y contemplar lo bien elaborado que está una vez que has llegado al final). Me apasiona la tensión de esos largos e infructuosos minutos de espera, uno sentado al lado del otro sin poderse reconocer. Me tranquiliza ese choque de bastones que suena a música celestial.
    Y me alegra mandarte un abrazo y mi felicitación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Música celestial es la que destilan tus palabras en relatos y comentarios, para eso hay que tener las letras muy dentro, ser una escritora de raza. Agradezco tu comparecencia en esta cita que acabas de enriquecer.
      Muchas gracias y un abrazo, Margarita

      Eliminar
  37. Ángel, tu sabes que yo me río de mi mismo. Y perdona que no haya leído antes, este relato, estaba esperando a a prender braille.
    Desde esta pagina animo a los invidentes y a los ambbliopes a engancharse para ver con los ojos de unos buenos amigos que nos enseñan lo que hay a nuestro alrededr ademas de a escribir bien.
    Gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te tengo por hombre sabio, la prueba es que sabes reírte de ti mismo, por lo tanto, soy yo quien tiene que aprender de ti, de vosotros, que no podéis ser más interesantes.
      Gracias a los dos y os mando un abrazo doble

      Eliminar
  38. Enhorabuena, Ángel, entre tantos relatos ser considerado el mejor es un gran honor y un reconocimiento a tu hacer día a día. El relato es muy tierno y va directo al corazón. Grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuanto agradezco tu visita, Javier, la pongo al mismo nivel que este reconocimiento que no acabo de creerme. Tú sí que eres grande.
      Un abrazo

      Eliminar
  39. Felicidades Ángel, muy bonito e ingenioso relato. Un juego muy acertado de palabras y situación, haciendo mucho más efectivo el resultado final.
    Parece muy sencillo, pero esa es la grandeza de los buenos relatos. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sencillez no tiene por qué estar reñida con el buen hacer. Si me decís que me he acercado a ello me llena de satisfacción, no menos que el darme cuenta de que puede haber gustado; qué más se puede pedir, para eso escribimos
      Muchas gracias y te mando otro abrazo grande, Asun

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!