El forense y una llamada cancelada

Termina de ponerse los guantes. Retira la sábana. La luz del foco palidece. El bisturí se estrella contra el suelo. Con un ímprobo esfuerzo trata de mantenerse erguido.

Mejor lo hará abrazado a ella. Mas cómo decirle que deshaga su maleta; la niña ya no irá al campamento de verano.
Escrito por Rosy Val - Web

39 comentarios :

  1. ¡¡Tremenda!! ¡Vaya historia más impactante la que nos has dejado, Rosy! Esto no se hace un domingo por la mañana (aunque esta circunstancia no haya dependido de ti).
    Perfecta la estructura narrativa. Frases cortas y un segundo párrafo en el que nos desvelas la tragedia que se encierra en tus cincuenta palabras.
    Va mi "Me gusta" y mi más sincera enhorabuena por tu relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá que reñir a Alex... y proponerle que los domingos, solo micros amables ;-)
      Gracias Jose Antonio, me animas con ese comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Espeluznante historia, Rosy!
    Me gusta el movimiento que imprimes en el primer párrafo, una secuencia perfecta que crece hasta el punto máximo de tensión y ahí nos dejas, en el segundo, intentando abrazarnos al protagonista para no caernos con él.
    Me gusta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Margarita, es espeluznante imaginarse a ese padre en el momento de tener que hablar con su mujer...
      Gracias por leerme.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Espectacular, Rosy. Nos dejas sin respiración y poco a poco vamos asimilando la angustiosa realidad. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Salvador, por tus palabras y por esa enhorabuena.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Qué fuerte! Una historia que impacta.
    Va mi me gusta y mi abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, si pensamos que puede ser real, es muy fuerte, si.
      Gracias y un abrazo, Isidro.

      Eliminar
  5. Grande, Rosy, muy grande.
    El micro es impactante, brutal, tanto que he estado parada unos minutos antes de escribir.
    Felicidades, me gusta la forma en la que está escrito y ese final que nos deja mudos.
    Beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sageráaa.... jajaja
      Pero no te creas, me encanta lo que dices.
      Gracias Malu, por ser siempre tan amable conmigo.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  6. No debe ser fácil la profesión de forense, aunque al final, a base de oficio, a todo se acostumbrarán estos cirujanos especializados. El problema es cuando se mezcla lo profesional con lo personal, más todavía cuando hay niños por medio. Todos somos humanos y debemos seguirlo siendo.
    Todo un mazazo en la línea de flotación del lector.
    Un abrazo, Rosy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estar a la altura de la profesionalidad cuando el asunto te toca tan de cerca...
      Ángel, te agradezco tus palabras, por estar siempre ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Formidable de principio a fin, Rosy. Qué texto más bien calibrado. Logras con creces el efecto buscado con ese ritmo perfecto y esa dosificación exacta de la información. Muy duro relato. Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto exagerao por estos ladres... ;-) aunque suena muy bien lo de "calibrado, ritmo" etc.
      Agradezco un montón que te hayas parado a leerme.
      Gracias Enrique.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. "Lares", juro que puse lares... no ladres, ajaja

      Eliminar
  8. Rosy, excelente relato en el que muestras lo bien que dosificas los tiempos del relato para acabar con un desenlace muy triste.
    Gran micro.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pablo, una vez más no faltas a la cita...
      Un beso muy fuerte

      Eliminar
  9. Antonio B.27/9/15 20:38

    Intenso relato que yo calificaría de suspense, con un aterrador desenlace para un padre que en su aséptico trabajo finalmente le pone cara a la muerte.

    Un manera muy eficiente de contarnos esta historia, Rosy. Triste, pero bien narrada.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  10. Jo, Antonio, qué comentario más generoso, un millón de gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¡Pffff! Mi opinión coincide con la de los compañeros sobre la dureza y enorme calidad de tu relato, Rosy. He de decirte también que la tuya es de esas historias en las que es evidente que las palabras justas están además perfectamente colocadas. No es esta la condensación forzada de un relato más extenso o la prolongación de uno más corto. Ni una palabra más, ni una menos, un espléndido "cincuenta".
    La sorpresa del padre rompiendo la rutina de un oficio en el que la insensibilidad es algo muy fácil de adquirir, qué buena imagen.
    Un saludo, una ovación.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, por favor, Vicente, que me subes los colores...
      Tus palabras son un hermoso incentivo para seguir uniendo palabras.
      Te lo agradezco, de veras.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Me dejas tambaleándome ante esa espantosa escena que crece en dramatismo hasta el doloroso final.
    ¡Enhorabuena, Rosy!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me imaginaba yo tan buenos comentarios, me tenéis alucinada.
      Muchas gracias Mª Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Y yo, ¿cómo me libro de la pesadilla? ¡Que lo he leído por la noche! Te iba a hacer una reverencia con el sombrero de plumas, pero me tiemblan tanto las piernas que mejor voy a usarlo para darme aire.
    ¡Inmenso, Rosy!

    ResponderEliminar
  14. Jajaja Patricia, ¡qué ocurrencias se te ocurren!
    Espero que sueñes con fermosos querubines, el tamaño y el color de los ojos, es cosa tuya...
    Gracias y un besazo.

    ResponderEliminar
  15. Espeluznante e inquietante, desde que lo leí anoche llevo dándole vueltas, barajando la posibilidad de que el cadáver no sea de su hija, sino de otra persona muy cercana a la familia, cuyo fallecimiento haría imposible que la chica se fuera de campamento.
    En cualquiera de los casos, el horror se apodera del forense, y a mí me tiene desde hace 24 horas dándole vueltas en la cabeza.
    Un beso, Rosy, y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No le des más vueltas, me temo que sí, ese cadáver es el de su hija.
      Gracias, Asun, porque por tus palabras, he conseguido lo que pretendía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Impresionante, Rosy. Al leer la última frase yo también traté de mantenerme erguida, pero, igual que tu protagonista, no pude.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, yo me imagino la escena y tiene que ser horrible que te pase eso.
      Un abrazo atiborrado de ¡gracias!

      Eliminar
  17. Brutal historia que me ha hecho estremecer. Magnífico micro que me hace aplaudirte, Rosy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Fina, bienvenidos esos aplausos, pero poquitos, eh? que no estoy acostumbrada... ;-)
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. ¡Vaya sacudida, Rosy! Cuesta reaccionar ante la imagen tan buena e impactante que nos presentas del inesperado drama que vive el forense. Después de coger aire, te felicito por tu micro y te envío un gran beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Matrioska, no era mi intención dejarte sin aire... ;-) aunque sí que te llegara el impacto que sufre el forense cuando descubre a su hija muerta.
      Un besote de agradecimiento por tus palabras.

      Eliminar
  20. ¡Vaya golpe final al estómago! Excelente, Rosy.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracias Rafa y perdón por lo del golpe... ; -)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Gran relato, triste e impactante.
    Felicitaciones Rosy.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable Jean, gracias por leerme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Lo tuve que leer varias veces. No es facil, pero cuando por fin la bruma cerebral abandono mi conciencia pude ver lo brutal de tu relato. Me dejaste frio.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  24. Hola, José, ese "Felicidades" después de "Me dejaste frió" me sacó una sonrisa. Aunque no hubiera pasado nada, en caso de no gustarte. Me hace feliz, que me hayas dedicado unos palabras, es mi mejor regalo.
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!