Fotoedición

—¿Qué le parece?
—¡Magnífico! —respondió la muchacha, comparando las fotografías.

En ambas, ella posaba frente al Coliseo. Sólo en una, del brazo de un apuesto joven. Sus conocidos jamás sabrán que viajó sola.

—¿Podría conocer al chico?
—Claro, está detrás de usted.

El muñeco de silicona yacía sobre el mostrador.
Escrito por Vicente Varas - Twitter

32 comentarios :

  1. Antonio B.13/9/15 9:58

    Si es que nos encanta aparentar, mostrar un resultado esplendoroso y apetecible aunque se apoye en la realidad más patética. El placer de viajar es para algunos incomparable con el que se siente cuando se cuenta y se muestran las pruebas del periplo.

    Dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero tú, Vicente, con tu relato has conseguido liberar mil imágenes en tan sólo 50 palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Antonio, por ilustrar mi relato con tus palabras. Tienes razón, hoy en día muchos prefieren la apariencia a la experiencia, y se pierden de lo bueno de la vida.
      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  2. Salvador Pérez Salas13/9/15 12:53

    Sorprendente final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya! Me complace que el final de mi historia te haya sorprendido, Salvador; en especial a ti, que de desenlaces insólitos sabes y mucho.
      Gracias.

      Eliminar
  3. Genial idea la de ese fotógrafo, creo que se va a forrar con ese muñeco tan atractivo. Lo malo es que alguna amiga de esa chica tenga la misma ocurrencia y acaben compartiendo ese novio de silicona en su muro de Facebook.
    Me ha gustado mucho, Vicente.
    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja. El ingenio de tu comentario ha echado por tierra este proyecto de negocio y, al mismo tiempo, le ha dado un brillante remate a mi relato.
      Genial, Asun. Gracias por leer y comentar.
      Vicente

      Eliminar
  4. Le has borrado la sonrisa a la muchacha de la fotografía sin necesidad de pinceles correctores cuando le has mostrado a ese muchacho yaciente sobre un mostrador, y a mí también, la verdad.
    ¡Qué gran imagen has creado, artista!
    Un cordial abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón por haberte borrado la sonrisa Margarita. Trataré de dibujar una nueva, píxel a píxel, sobre tu rostro, sé que te la debo. :)
      Gracias por lo de artista, aspiro a serlo, aprendiendo de maestros como tú.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Vicente, has hecho un micro que dibuja la personalidad vacía de las personas que, en vez de viajar por placer, viajan para contarlo yv aparentar una felicidad artificial.
    Muy bueno.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Pablo!
      Lo que dices es verdad. Como escribí en otro comentario, tristemente, hay gente que antepone la apariencia a la experiencia.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Más que afán de ostentación, lo que observo en tu protagonista es miedo a mostrar su realidad a los demás. Triste final este, en el que su soledad cobra mayor énfasis con ese palpable e inerte muñeco.
    Muy bueno, Vicente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Enrique, ese miedo a mostrarse ante los demás sin tapujos es el núcleo de lo que intenté plasmar en las cincuenta palabras. La soledad es un mal más extendido de lo que se piensa. Triste, sí, muy triste.
      Mil gracias por tus comentarios, Enrique. Espero tu próximo relato.
      Abrazos.

      Eliminar
  7. Vicente, triste relato. El miedo de la protagonista a mostrar públicamente su soledad hace que maquille su realidad, a aparentar lo que no es. El que su acompañante sea de silicona aún lo hace más triste. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Basar la autoestima en la opinión de los demás es algo muy peligroso y el camino más corto a la infelicidad.
      Muchas gracias, Pilar.
      Saludos.
      Vicente

      Eliminar
  8. Qué triste debe ser realizar actividades en soledad cuando ésta no se ha buscado. No es de extrañar la vergüenza de tu protagonista, que puede maquillar la realidad con Photosop o con un señuelo, intentar engañar a todos durante un tiempo, pero siempre habrá alguien para quien no sirven los artificios, por elaborados que sean: ella misma.
    Aunque tu relato es triste, siempre me alegra leerte.
    Un abrazo, Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Ángel, si el deseo de compañía no se satisface, la soledad se transforma en un veneno de lento efecto.
      Muchas gracias por leer y comentar: por estar presente.
      Otro abrazo, de vuelta.
      Vicente

      Eliminar
  9. Vaya... si decide viajar sola podría ser valiente para contarlo...
    Hay otras opciones:la muchacha en cuestión podría hacerse la foto con otros jóvenes que encuentre en el lugar visitado y así presumir de conocer gente mientras viaja.
    O mejor aún, que se apunte a un curso de fotoedición - podrá hacer ella misma los retoques y quizá encuentre en el curso alguien también solitario con quien compartir futuros viajes.
    Un saludo,
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Wow, Carme! Eres toda una máquina de imaginar. Has ramificado la historia original, haciéndola correr por caminos tan insospechados como interesantes. Te agradezco enormemente que te hayas tomado el tiempo y le hayas permitido a mis cincuenta palabras volar en el cielo de tu agudeza.
      Saludos.
      Vicente

      Eliminar
  10. En una primera lectura he pensado que a tu protagonista le gusta estar sola, pero teme (o prefiere ahorrarse) las críticas fruto de esa arcaica creencia de que si alguien está solo es porque a nadie le gusta. Sin embargo, el hecho de que quiera conocer a su acompañante en la foto es de lo más significativo y me dibuja una persona cuya soledad no es por voluntad propia. Una historia muy triste que nos has traído, Vicente, y a pesar de que cada vez se cuenta con más medios para esquivar esa soledad no deseada, parece ser un problema casi imposible (o sin "casi") de resolver. Buen micro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Fina. Si a la soledad no deseada se suma la presión social dejan en una situación muy triste a quien las padece.
      Gracias por leer y comentar.

      Eliminar
  11. Vicente, original y divertido relato que encierra una historia de soledad y vulnerabilidad hacia lo que puedan pensar los demás. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus amables palabras, Salvador.
      Te regreso el abrazo.

      Eliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. El muñeco debía de estar muy conseguido, si pregunta por el chico...
    Buen micro, Vicente.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja, cierto.
      Muchas gracias, Rosy.
      Saludos.

      Eliminar
  14. El hecho de viajar sola y ocultarlo no parece ser un problema para tu personaje, todo estaba planeado, se puede ser relativamente feliz organizando y viviendo mentiras. Es lo inesperado, lo que te enfrenta de bruces con la realidad, lo más duro, esa humillante decepción de ver al chico atractivo de la foto convertido en plástico.
    Muy bueno, Vicente. Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias, José.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Pues sería conveniente que tuviera varios modelos de muñecos. Estamos llegando a un nivel de exposición tal que para formar parte del grupo necesitamos estafarnos a nosotros mismos. Muy buen micro, Vicente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Matrioska. En verdad que el autoengaño está más presente que nunca en nuestras vidas.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Estamos en una época en la que todo se edita, casi nada es real. Tendríamos que preguntarnos por qué buscamos ser lo que no somos y sobre todo por qué no intentamos ser felices con lo que tenemos.
    Triste lo que nos muestras querido Vicente, pero tan bueno como todo a lo que nos tienes acostumbrados.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables palabras, Malu.
      Otro beso de vuelta.
      Vicente

      Eliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!