La cena de los idiotas

Aterrado por el rugido, bizquea y trata de no atragantarse con las verduras salteadas. Yo alzo mi copa ante los demás invitados y, bajo el mantel, vuelvo a reproducir el tono "Cecil" en el móvil. Sólo para confirmar que gracias al conocido cazador de fauna amenazada he ganado la apuesta.
Escrito por Belén Sáenz - Web

18 comentarios :

  1. Notincgas4/9/15 9:42

    El cazador, cazado...creo, pero, ay, no sé ver en qué consistía la apuesta.

    Saludos cordiales, Belén.

    PD. Requiescat In Pace, Cecil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La apuesta consiste en traer a cenar al idiota más idiota, como en la película La cena de los idiotas, por eso gana mi narrador al traer al cazador de Cecil y asustarle con un truco barato. Gracias por la vista y un abrazo.

      Eliminar
  2. Antonio B.4/9/15 10:03

    Parece que el cazador idiota de nuestra protagonista ha ganado la apuesta.

    Totalmente de acuerdo contigo: hace falta ser muy idiota, muy simple, para buscar placer en la muerte. (patologías psiquiátricas aparte)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio. Estoy totalmente de acuerdo contigo. La caza por motivos de vanidad me parece aberrante. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Espero que esa apuesta consista en no volver a cazar. Podría dedicarse al tiro al plato. Es muy divertido, dicen, aunque yo no lo he practicado. Homenaje a Cecil de camino. La fauna amenazada hay que cuidarla de inconscientes como los idiotas.
    Muy bien contado, Belén.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Pablo. Desde luego que hay que proteger a estos imponentes animales. Me apunto a lo del tiro al plato, aunque mi puntería es pésima. Muchos besos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  5. Cómo me hubiera gustado estar en esa cena y verlo atragantarse y asustarse. Es lo mínimo que se merece.
    Muy bueno, Belén.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Sí, Sandra, yo he tenido la misma sensación, pero me he tenido que conformar con imaginarla y escribirla. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ja, ja, ja. Muy bueno, Belén. A esta clase de asesinos hay que tratarlos así, o incluso peor.
    Un abrazo.
    Vicente

    ResponderEliminar
  8. Para que luego digan que los móviles nos limitan.
    Y ese salteado de verduras como menú para un cazador te ha salido magnífico.
    Un beso, Belén

    ResponderEliminar
  9. El ejecutor del pobre Cecil sería la pieza más codiciada para un cazador de idiotas, un ejemplar cuya actualidad y fama mundial parecen difíciles de superar. Los sobresaltos del sujeto no hacen sino confirmar que es un caso perdido, que sin su fusil no es nadie y, de forma inofensiva, pero efectiva, sirven para hacer justicia al inocente animal.
    Un abrazo, narradora

    ResponderEliminar
  10. Realmente es un gran idiota. La verdad es que hay demasiado idiota suelto, la mayoría de ellos con mucha pasta, que si la usaran para otros fines...
    Buen recuerdo para el león, que no tenía culpa alguna.
    Saludos.
    Carme

    ResponderEliminar
  11. Le has atizado con el látigo de las letras. Confío en que esos latigazos le dejen huella.
    Buen relato Belén.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Belén, la caza antinatural únicamente por placer es una aberración, solo la educación tiene argumentos para acabar con esta práctica. Tu relato es un original y bonito homenaje a Cecil y una llamada de atención hacia esta crueldad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Además de ser el más idiota entre los idiotas, es un cobarde. Como todos los que cazan por el placer de matar y así poder sentir que son “algo”. Buen micro, Belén. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. La costumbre de posar con la presa abatida es uno de los más claros ejemplos de la frivolidad humana en su vertiente más cruel. Esta importante corriente de opinión en contra de esas prácticas seguramente no haga mella en muchos de ellos, pero sí que puede abrir los ojos a los que lo hacen por simple necedad. Gracias por aportar tu granito, Belén.

    ResponderEliminar
  15. A lo mejor es su conciencia... quita, que igual ni tiene.
    Me encanta que nos recuerdes a Cecil, aunque me repatea tener que hablar de ese idiota, imbécil, asesino... no pararía, Belén.
    Te doy un me gusta y un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Genial 50. Tu imaginación y buenas letras no tiene limite, igual prosas que montas una cena con un menú de verduras, un móvil y un gran idiota.
    un besazo preciosa Belén. Suerte. :)

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!