Muerte calipigia

El resplandor de la luna llena iluminaba su cuerpo. Un juego de luz y sombras aviesas que enaltecían la imagen sicalíptica. Las líneas turgentes y calipigias de su cuerpo en posición decúbito ventral quedaban bañadas en una luz mortecina. Noche de aullidos, del lobo y del demonio que llevamos dentro.
Escrito por Ricardo Rodríguez Sánchez

13 comentarios :

  1. Estupendo relato, Ricardo. Poético y gráfico como un cuadro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ricardo, muy original el uso de los dos vocablos de origen griego que mi desconocimiento me ha llevado a buscar en el diccionario. La belleza clásica ha conseguido convertir a quien la contempla en un monstruo dispuesto a cualquier cosa.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ocasiones, me sucede que conozco una palabra hay que dar uso para no dejarla en el olvido.

      Eliminar
  3. Sugerente, morboso, inquietante y elegante.
    E instructivo. Yo tampoco conocía la palabra calipigia y me ha fascinado.
    Un abrazo, Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer. ¡Que una silueta calipigia siempre será morbosa!. Esta palabra la descubrí por primera vez en una excelente novela de Pierre Michon: "El Origen del Mundo".

      Eliminar
  4. Un texto lleno de sensualidad en el que, con elegancia, se muestra la vulnerabilidad humana, que utiliza palabras al tiempo que las rescata, y en el que palpita la carne sobre la piedra.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Mágico, didáctico, imaginativo, diferente, original, excelente... Ricardo, has escrito en cincuenta palabras el relato total. Me ha encantado.
    Un fuerte abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras de elogio están por arriba de mis letras. Agradezco tu lectura.

      Eliminar
  6. Un micro cargado de erotismo escrito con tanta elegancia que es puro goce. Felicidades, Ricardo, por esas bellas palabras rescatadas y por tu talento a la hora de emplearlas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por leer y dar vida a las palabras.

    ResponderEliminar
  8. Soy poco original, Ricardo, pero me parece tan elegante tu relato que no puedo evitar repetirlo.
    Como anécdota te diré que ayer mismo leí un texto en el que aparecía la palabra "calipigio" y enseguida busqué su significado, así que hoy me ha encantado recordarla cuando la he visto entre las tuyas, por cierto magníficas y perfectamente escogidas todas y cada una de ellas.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!