Naipes marcados

La partida de póquer acaba bruscamente. Dos hombres se ponen en pie. Se acusan de hacer trampas. Se miran con odio. Uno le enseña su navaja. El otro lo amenaza con una botella rota. En ese momento, la Muerte ocupa su puesto para repartir las cartas. La banca siempre gana.
Escrito por Cadillac Solitario

31 comentarios :

  1. Cadilllac, simplemente genial. En una reyerta de ese tipo, la muerte siempre está preparada para ganar. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario8/9/15 1:32

      Muchas gracias, Pablo. Tienes razón. En una partida como esta, la Muerte solo espera recoger beneficios.
      Saludos.

      Eliminar
  2. La muerte sin duda siempre gana.
    Saludos, Cadillac, ¡buen micro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario8/9/15 1:33

      Muchas gracias por tus palabras, Rosy. De momento no hay quien pueda con ella.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Siempre se ha dicho eso de "quien parte y reparte se lleva (pilla) la mejor parte". En este caso, quien reparte es la "Canina", como se denomina a la muerte en Sevilla. Y fíjate, Cadillac, que creo que la Muerte era quien había marcado las cartas; la de la primera partida, la de póquer, y la de la segunda, la de la vida.
    Buena historia y bien contada.
    Va, por tanto, mi "Me gusta" y mi enhorabuena por tu relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario8/9/15 1:39

      La Muerte siempre juega con las cartas marcadas, así que puedes tener razón. Es posible que en este caso se aliase con el Destino. Muchas gracias por tu comentario y felicidades por tus recientes 2500 palabras.

      Eliminar
  4. Y lo peor de todo es que los jugadores sabían previamente con quien se la jugaban.
    Si mil veces viviéramos, mil veces volveríamos a jugar la partida a priori perdida.
    Me gusta.
    Un abrazo Cadillac.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario8/9/15 1:43

      Nunca aprendemos, Isidro. La ira, el orgullo, la soberbia o lo que sea nos puede. Somos así de predecibles. Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Cadillac Solitario8/9/15 1:44

      Muchas gracias, Patricia.
      Saludos.

      Eliminar
  6. La muerte al final siempre gana, no puede ser de otra forma con esas cartas marcadas a su favor, pero la muy ladina, además, sabe aprovechar los momentos de exaltación de los humanos, cuando olvidan que son racionales, para cobrarse sus presas antes de tiempo.
    Buen relato, Cadillac.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario8/9/15 1:50

      No lo has sabido expresar mejor, Ángel. Y mira que nosotros también lo sabemos, pero somos incorregibles. Muchas gracias por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Sabemos que no hay quien le gane a la muerte y, sin embargo, a la hora de jugar no dudamos, como si en ese momento fuésemos inmortales, y como si las cartas no estuviesen ya marcadas.
    Me ha gustado mucho, Cadillac.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario8/9/15 2:01

      Muchas gracias por tu comentario, Sandra. Es una lección que nos cuesta aprender, y sin embargo, solo tenemos que echar la vista a atrás para ver a cuántos inmortales conocemos. Es difícil asimilar que nuestra carta también está marcada.
      Saludos.

      Eliminar
  8. No se puede decir más sencillamente. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  9. No se puede decir más sencillamente. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario9/9/15 1:58

      Muchas gracias por tu comentario, Gloria.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Antonio B.8/9/15 9:27

    Uno enseña, el otro amenaza. Se miran, se acusan. En pie. Dinero y muerte como sórdido telón.

    Buen ritmo, Cadillac

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario9/9/15 2:03

      Muchas gracias por tus palabras, Antonio. Si ya es difícil hacer que un texto tenga un buen ritmo, con cincuenta palabras lo parece más. Si te ha parecido que este relato lo tiene, me siento satisfecho.
      Saludos.

      Eliminar
  11. En esta ocasión, como en todas las demás, la muerte no tiene más trabajo que sentarse a esperar. Ella ha visto antes que nosotros las cartas que llevamos. Muy bueno, Cadillac. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario9/9/15 2:09

      Ella es dueña de la baraja, conoce cada marca y reparte las cartas que quiere. Y además nosotros no podemos hacer trampas. Muchas gracias por tu comentario, Matrioska.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Qué buen ritmo. Y final redondo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario10/9/15 1:27

      Muchas gracias por el comentario, Elisa.
      Saludos.

      Eliminar
  13. La muerte siempre acechando y dispuesta a actuar en el momento que a ella le parece más oportuno y nosotros, simples mortales, jugándonos la vida a la mínima de cambio. Excelente micro, Cadillac. Enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario11/9/15 1:01

      Parece que se juntan el hambre con las ganas de comer. Así somos. Muchas gracias por el comentario, Fina.
      Saludos.

      Eliminar
  14. La muerte siempre está ahí, pero a veces nosotros la buscamos y somos los que ponemos las cartas en la mesa sin analizar (o analizando) las consecuencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario11/9/15 1:02

      Y cuando no, está ella para repartirlas y llevarse lo que quiere. Muchas gracias por tus palabras, Ezequiel.
      Saludos.

      Eliminar
  15. ¡Qué buena baza, Cadillac!
    Apuesto a que tienes todos los triunfos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario13/9/15 0:08

      Muchas gracias por tu comentario, Margarita. Una apuesta difícil, sin duda, con tantas bazas ganadoras.
      Saludos.

      Eliminar
  16. Genial, Cadillac. Sospecho que es la propia Muerte la que ha marcado las cartas, ansiosa por llevarse esas dos vidas.
    Pero esta vez eres tú el que has ganado la partida con tu micro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cadillac Solitario13/9/15 0:14

      Tienes razón, Asun. Ella siempre juega con las cartas marcadas. Y yo me siento muy afortunado de que un relato guste a los lectores. Muchas gracias por tus palabras.
      Saludos.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!