Puntualidad

Nunca había llegado tarde a una cita. Pero hoy, iba apurado. Faltaban diez segundos para el encuentro y aún tenía que bajar dieciocho pisos hasta la entrada del edificio. Salió apresurado y tardó menos de seis segundos, pero llegó puntual. El impacto salpicó de rojo los zapatos de la chica.
Escrito por Rafa Olivares - Web

37 comentarios :

  1. Como siempre, guardas esa escena final que sorprende. La puntualidad de este chico es enfermiza. Tanta que llegó con cuatro segundos de antelación. La chica no le va a la zaga pues también llegó antes. Ahora, para charlar con él, quizá tenga que subir ella esos 18 pisos y tomar el mismo camino que él.
    Original y divertido como de costumbre.
    Un me gusta y un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pablo, has sacado material para otro microrrelato de continuación.
      Gracias.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Cuando algo se convierte en obsesión hasta tal punto de que cualquier cosa vale ...
    Valoro muchísimo a las personas puntuales, pero esto ya es llevarlo a límites extremos y pasarlos con creces.
    Muy bueno Rafa, un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los extremos nunca son buenos, cierta flexibilidad estaría bien.
      Gracias, Malu.
      Besos.

      Eliminar
  3. Quiso ser tan preciso que terminó por precipitarse...
    Bien narrada tu historia y mejor resuelta.
    Va mi "Me gusta" y un cordial saludo, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un honor tu comentario, José Antonio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Y yo que me tenía por la puntualidad hecha persona… pero es que tu protagonista me gana ¡¡¡y con diferencia!!! Excelente relato, Rafa. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No trates de competir con mi personaje. Permítete algo de margen, Fina.
      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Impactante, iba a decir.
    Tu ya me entiendes.

    Felicidades!

    ResponderEliminar
  6. Es que hay gente que se toma muy a pecho lo de ser puntual... Me ha encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O se es o no se es. No valen medias tintas.
      Gracias, Ana.

      Eliminar
  7. Antonio B.28/9/15 14:35

    Una narración tan trepidante como drástica la decisión de su protagonista. Un buen relato que me ha hecho recordar los dibujos animados de mi infancia.

    Un saludo, Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen recuerdo, el de esas caídas inocuas.
      Saludos, Antonio.

      Eliminar
  8. Excelente relato, Rafa, con un gran desenlace.
    Meditándolo un poquito, tal vez la chica no es otra que la muerte misma.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no era ella no andaría muy lejos. Buen apunte.
      Saludos, Vicente.

      Eliminar
  9. "Antes que llegar tarde... perder la vida"
    ¡Madredelamorhermoso qué exagerados son algunos!
    Buen micro, Rafa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. o ese de "por verte tuerto me salto un ojo". El objetivo es el objetivo y hay que ir a por él a toda costa.
      Gracias y abrazos para Rosy.

      Eliminar
  10. Jajaja. Me muero de risa contigo, Rafa. ¡Menos de seis segundos en bajar dieciocho pisos! Seguro que batió todos los récords, eso sí, utilizando métodos muy poco ortodoxos. Me ha gustado mucho cómo has construido el micro y tu gran sentido del humor. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas risas son el mejor halago, Matrioska.
      Besos.

      Eliminar
  11. Hay ocasiones, que más vale llegar tarde... Pero llegar. Un humor ácido el de tu relato, 50palabras que cumpleno a la perfección su cometido.

    Un saludo (que espero que te llegue sin retraso, pero sin manchar nada de rojo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha llegado a tiempo, sin necesidad de forzar ni acelerar nada.
      Un abrazo, Raquel.

      Eliminar
  12. Qué visual tu relato, he hecho el gesto de spatyar los pies instintivamente. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocos se han dado cuenta de que la mayor tragedia del relato es que luego no salten las manchas de los zapatos y tenga que tirarlos.
      Besos, Belén.

      Eliminar
  13. A veces es mejor llegar un poco tarde que no llegar. La obsesión por la puntualidad ha puesto fin a una cita que podría haber sido todo un éxito.
    Me ha gustado mucho, por la originalidad y por el final drástico e inesperado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la chica no olvidará nunca esa cita. Quedaría impactada (también), digo yo.
      Un abrazo, Asun.

      Eliminar
  14. Valoro la puntualidad y trato de practicarla, pero después de leer tu relato se tambalean todos mis principios y me dan ganas de ser algo más flexible.
    Estoy seguro de que no has dejado ningún detalle al azar, y antes de ponerte a escribir te has documentado sobre las fórmulas para el movimiento de los cuerpos en caída libre, hasta llegar a ese resultado de 18 pisos en 6 segundos. Si digo esto es porque me consta que eres un escritor profesional y serio, aunque también sabes provocar las mejores sonrisas.
    Un abrazo, Rafa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te confesaré la verdad; lo probé desde un noveno piso y el resultado lo multipliqué por dos.
      Profesional tú que vives de las letras, yo solo las pago; cuando puedo.
      Abrazo fuerte, Ángel.

      Eliminar
  15. La obsesión te hace mirar a través de un lente con un aumento tan grande que termina desformándolo todo. Muy bueno, Rafa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, te puede llevar a descubrir lo rápido que sube el suelo cuando asomas todo el cuerpo desde la azotea.
      Otro beso de retorno.

      Eliminar
    2. jajajaj se sube el suelo, genial! :-D

      Eliminar
  16. Un cumplidor rotundo y decidido. Y es que los hay obsesionados con la puntualidad, ¡eh!, que lo arriesgan todo por cumplir.
    Simpático relato, Rafa, todavía resuena el porrazo del impacto en mis oídos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mantener el prestigio que tanto a costado alcanzar bien merece un pequeño sacrificio.
      Besos, Mª Jesús.

      Eliminar
  17. Rafa que relato tan bueno, que final, me ha impactado tanto como el impacto contra el suelo del protagonista. Genial, un me gusta enorme. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impactado me quedo yo con tus comentarios.
      Gracias, Javier.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Un hombre de convicciones sólidas y que, además, tampoco ha querido hacer esperar a la muerte, jajaja. Muy divertido, Rafa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Me encanta leerte, Rafa. Aquí y donde te encuentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!