Silenciados

Allí permanecen confinados. La carta de amor perfumada que ella le devolvió sin leer; el tirachinas que hizo añicos el ventanal de su habitación; el martillo que el abuelo creyó extraviar. Secretos ataviados de polvo que el viejo desván custodia, eclipsando durante décadas la verdadera desaparición de la pequeña Lucía.
Escrito por Matrioska - Web

51 comentarios :

  1. Magnífico relato. Las cosas olvidadas del desván, cuentan la breve historia que vivió su protagonista. Una preciosidad muy bien escrita. ¡Enhorabuena por hacerlo tan bien!
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pablo, es un gusto percibir, mes a mes, lo generoso que eres. Un beso grande.

      Eliminar
  2. Antonio B.17/9/15 14:55

    Quiero imaginar confinados bajo el polvo también a los remordimientos por aquel crimen pasional, infantil y salvaje, que promovió un simple rechazo.

    Me parece muy acertada la elección del desván como custodio de los objetos protagonistas, siempre lo he considerado como el cementerio de las cosas.

    Un demoledor relato bien conducido, Matrioska. Me ha gustado mucho

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los remordimientos, fuera de ese desván, se mantienen tan silenciados como las pruebas del crimen. Muchas gracias, Antonio, una vez más, por tu presencia y comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Salvador Pérez Salas17/9/15 15:15

    Matrioska,... Matrioska... El.desván. Siempre el.desván. .Poseedor de secretos..Lleno de simples objetos. Lleno de vida. Lleno de muerte. Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los desvanes acogen todo lo que no quieres tirar pero tampoco quieres que siga formando parte de tu vida. En este caso hasta un niño sabía que en ese lugar nadie buscaría nada, ni siquiera el propietario del desván su martillo. Muchas gracias por comentar, Salvador. Un saludo.

      Eliminar
  4. Un 50 con un polvoriento pasado lleno de secretos. Un desván que silencia un crimen. Unas imágenes fantásticas las que nos has presentado para hacernos vivir tu historia.
    Genial Matrioska. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un crimen, el de la pequeña Lucía, que permanecerá enterrado y oculto bajo el polvo y el paso del tiempo. Muchas gracias, Mª Belén.

      Eliminar
  5. Me encanta la imagen que has creado, Matrioska. Ese desván, polvoriento y desolado, es el lugar perfecto para guardar tanta tristeza. Un relato hermosamente escrito.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sospecho que a la bella Lucía le gustaría que alguien, además de su asesino, visitara y desempolvara ese lugar olvidado. Muchas gracias por tus palabras, Sandra. Un beso.

      Eliminar
  6. Espléndido relato, Matrioska, y con misterio final, porque ¿qué fue de esa pequeña Lucía? Y lo bien narrado que nos lo dejas descrito, de una manera escalonada (una carta -perfumada y devuelta-, un tirachinas -para la rabia- y un martillo -¿para qué?-.
    Va mi "Me gusta" y un fuerte aplauso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los restos de la pequeña Lucía aparecieron pero nunca se supo quién la hizo desaparecer y las respuestas siguen ignoradas bajo el mutismo de su desván custodio. Muchas gracias, José Antonio, por todo. Un beso.

      Eliminar
  7. Caramba Matrioska, que horrible crimen nos haces imaginar (cada lector tendrá su versión) , tan sólo con parte de las 50 palabras.
    Efecto conseguido!
    Saludos polvorientos.
    Carne.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Muchas gracias, Carme, espero que todos coincidan en que el que cometió el crimen lo hizo llevando pantalones cortos. Si es así, sí que lo habré conseguido. Un beso.

      Eliminar
  8. El desván empleado como tumba de la verdad y prisión de la conciencia de un personaje que, se adivina, tiene mucho que ocultar.
    Muy bueno, Matrioska. Te aplaudo y te saludo con afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy certero tu comentario, Vicente, me gusta cómo has comprimido el micro en pocas palabras. Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  9. Notincgas17/9/15 21:00

    Espléndido, Matrioska. Los desvanes tienen un algo de misterioso y de nostálgico muy atractivo. En el tuyo, además, se esconde un crimen de amor.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Misteriosos, nostálgicos y lugares de olvidos. Muchas gracias por comentar, Notincgas. Un saludo y un beso, que ya son un buen puñado los meses que llevamos intercambiando pareceres. :)

      Eliminar
  10. Un relato, para mí, perfecto.
    Aplausos, Matrioska.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guau! Pues que lo diga alguien como tú, Patricia, me halaga un montón. Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
    2. ¿Como yo? ¿De loca? Os prometo que esta tanda de electroshocks me la estoy tomando en serio para que se me arregle bien la mollera...
      Un beso, Matri.

      Eliminar
    3. Jajaja, pues me vas a tener que decir dónde te los dan porque mira que meto y meto la lengua en todos los enchufes que me encuentro y nada, una buena sacudida pero nada más. Las neuronas siguen levitando tan felices a su bola. ;-) Un besico, guapa.

      Eliminar
  11. El texto es maravillosos, el mensaje, certero. Comparto todo lo que se ha dicho ya, pero además el título, creo que que es la clave para captar la esencia del relato. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Juan. Fíjate que otras veces me cuesta más encontrar el título, soy muy mala para eso, pero esta vez salió solo. Gracias de nuevo y un saludo.

      Eliminar
  12. Con razón es tan importante aportar pruebas para demostrar un delito, tanto, que cuando éstas se sustraen a la investigación todo queda impune. Los objetos que enumeras y el orden en que lo haces dicen mucho sin decir en este interesante relato con tintes detectivescos.
    Un saludo, Matrioska

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se libró por eso, por la falta de pruebas que, para ser un niño, supo muy bien dónde esconder. Muchas gracias, Ángel, por la visita y por tu comentario. Un beso.

      Eliminar
  13. Un drama que se remonta a la infancia con un enigmático final. Genialmente elegido cada término y extraordinariamente narrado, Matrioska.
    ¡Mi Enhorabuena! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, Mª Jesús, sois todos muy generosos. Un abrazo.

      Eliminar
  14. Querida Matrioska, este mes nos traes un misterioso relato, donde están todas las claves para resolver el asesinato de Lucía. Como siempre, perfectamente contado y dibujado. Felicidades.
    Un beso fuerte.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro beso fuerte para ti, Malu, y muchas gracias por estar siempre ahí.

      Eliminar
  15. Me encanta este formato de micro en el que la última frase da sentido a todos los datos previamente enumerados. Tú además lo has hecho de una forma muy bella. Estupendo relato, Matrioska.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enrique. Es un gusto pertenecer a este gran grupo, todos vuestros comentarios son un regalo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Magnífico relato... De esos que te dejan con la necesidad saber y montar la película hasta el final. Me encanta!!! Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que me he animado y estoy siguiendo, con la misma idea, un relato algo más amplio. Muchas gracias por tu comentario, Carmen. Un besico.

      Eliminar
  17. Un desván que lleva décadas haciendo mutis por el foro... y un asesino que se fue de rositas.
    Buena apuesta.
    Un abrazo, Matrioska.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí estamos, Rosy, es una faena, pero no siempre se impone la justicia. Gracias por pasarte por aquí y comentar. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Todos los ingredientes necesarios para un final inquietante.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  19. Genial relato, Matrioska, objetos y conciencia están enterrados en ese desván que hace volar nuestra imaginación hacia una historia magnífica. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Salvador, la idea de que cada lector se monte su propia historia me gusta. Un abrazo.

      Eliminar
  20. Llego tarde a comentarte, Matrioska, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de darte mi enhorabuena. Tu micro es magnífico, y lo has bordado introduciéndote en el género policíaco y de misterio.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde, además, no podría ser yo quien te lo recriminase porque llevo unas semanas un poco a matacaballo con los comentarios. Me alegra que te haya gustado, aunque lo del martillo cada vez me parece más heavy, jajaja. Muchas gracias, Asun, por tus palabras y por dejar tu comentario, que siempre son bienvenidos. Un beso.

      Eliminar
  21. ¡Cómo me gustan las historias de suspense y misterio! ¡Y qué hazaña la tuya al conseguir transmitir tanto con tan poco! También te digo, Matrioska, que a partir de ahora pensar en un desván no va a ser lo mismo. ¡¡¡No digamos ya entrar!!! ;) Muy buen relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Algunos desvanes dan mucho miedito, por ese motivo este en concreto, es cómplice pasivo y mudo de las pruebas de un asesinato. Muchas gracias, Fina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué chulada, Matrioska! Me da hasta miedo hablar no sea que descoloque una brizna de ese polvo viejo tan perfectamente aposentado en cada detalle.
    Consigues un silencio y una quietud hipnóticos.
    Un abrazo (muy despacio).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Shhhhhh, no despertemos el pasado y nos pidan cuentas. Muchas gracias, Margarita. Un abrazo sin miedos.

      Eliminar
  24. Matrioska, me ha puesto el vello de punta ver a través de tu relato la crueldad de la que es capaz un niño por un rechazo amoroso. Muy bien contado. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar. Me alegra mucho que te haya gustado. Un abrazo.

      Eliminar
  25. Muy bueno tu relato, por esto de las prisas del día a día me lo había saltado. Se merece sin duda ser finalista. Yo aunque se que pones desván, me los imagino en el almacén de una comisaría o un juzgado confinados en una caja, porque son pruebas del asesinato de Lucía.
    Me encanta, enhorabuena :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se presentan tantos micros que como te despistes un poco acabas saltándote alguno, seguro que a mí se me habrá pasado más de uno.
      También es un buen sitio el almacén de una comisaría, pero estando ahí alguien podría encontrarlas, en el desván de una casa en la que ya no vive nadie es más complicado que salgan a la luz. :) Muchas gracias por la visita y tus palabras, Raquel. Un beso.

      Eliminar
  26. Muy bueno tu relato, por esto de las prisas del día a día me lo había saltado. Se merece sin duda ser finalista. Yo aunque se que pones desván, me los imagino en el almacén de una comisaría o un juzgado confinados en una caja, porque son pruebas del asesinato de Lucía.
    Me encanta, enhorabuena :)

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!