Lily

Yace invitante. Me hundo en su piel. Sus dedos me recrean. Arranca hipidos. Estira el cuello en busca de mi pecho.

Apago la luz. Rodeo su cuello con brillos fluorescentes esmeralda.

Lily, de un manotazo, rompe el collar. Salta del sofá detrás de las canicas, juguete preferido de mi gata.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

9 comentarios :

  1. Precioso micro, preciosa la relación que tienes con Lily.
    Yo siempre he tenido perros, pero los felinos me encantan, como me encantan los cinquentistas que hablan de animales.
    Un miauuu y abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  2. Notincgas7/10/15 8:12

    Mi relación con mi gato es más hardcore. Tengo los brazos bien recreados, pero me encanta.

    Saludos, María Jesús.

    PD. Lo de los brillos fluorescentes esmeralda me desconcierta. ¿Son sus ojos?

    ResponderEliminar
  3. La complicidad y amistad son relaciones entre personas, pero hay mascotas que dignifican estos conceptos. Muy original, María Jesús. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Como dueña de dos felinos, te agradezco que les dediques tus cincuenta palabras del mes.
    Un beso compañera.

    ResponderEliminar
  5. Magníficamente contado, María Jesús.
    esa sinergia entre gata y dueña ha quedado plasmada en cincuenta palabras perfectas. Me gustó mucho.
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos, por las distintas versiones que os ha sugerido.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta el juego erótico inicial en que sumerge al lector, para finalizar en esa travesura gatuna. Buena historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Beto: Tú siempre comprendes mis ideas y escritos.
    Gracias por ello
    Saludos afectuosos desde allende de los mares

    ResponderEliminar
  9. Me encantan los gatos, son muy cariñosos, por lo menos los que yo he tenido. Has descrito muy bien la relación y la reacción.
    Un beso Mª Jesús.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!