Rendición

Por más que se esforzaba, por más que golpeaba y gritaba, la puerta no se abría y ellos estaban cerca, acechándola. Pronto la alcanzarían. Acorralada, notaba cómo el pánico la paralizaba impidiéndole hacerles frente.

Cuando por fin aparecieron ante ella, su corazón se detuvo. Se había rendido a sus miedos.
Escrito por Yolanda Bruch - Twitter

19 comentarios :

  1. Huir de nuestros miedos es tan difícil como intentar alejarnos de nosotros mismos. Se dice, y con razón, que para vencerlos hay que enfrentarlos. Sin embargo, hacerlo es mucho más complicado que enunciarlo. Como lo narras, un temor irracional es capaz de llevar al individuo a la parálisis total.
    Buen micro, Yolanda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Era lo que pretendía transmitir.

      Eliminar
  2. Me sugiere una escena de una película de terror psicológico. Está descrito a la perfección el ambiente clautrofóbico que envuelve y domina a tu personaje.
    Muy bueno. Saludos, Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Me anima a seguir adelante.

      Eliminar
  3. ¡Bravo! Muy bien llevado tu relato sentí la transmisión de ansiedad, por un momento percibí un ambiente de película de zombies... El final fue excelente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pensaba en zombies precisamente, pero me alegro de que te haya gustado. Muchas gracias.

      Eliminar
  4. Por un momento he sentido un aliento ácido en mi cuello.
    Menos mal que sólo son 50 palabras.
    Un saludo, Yolanda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de haber provocado ese sentimiento, era la intención. Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar
  5. Los miedos alimentan buenas historias, como la tuya.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Como bien dice Vicente, es difícil enfrentarse a esos miedos, a menudo irracionales, que nos inmovilizan a diario, aunque es la única manera de recuperar la libertad que nos arrebatan. Me ha gustado bastante, Yolanda.
    Saludos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que hay que esforzarse mucho para lograr vencerlos, pero como tú dices, vale la pena. Muchas gracias por comentar.

      Eliminar
  7. Los miedos siempre están ahí acechando y como nos narras en tu micro, muchas veces es tan difícil hacerles frente que nos rendimos a ellos. Me ha gustado mucho, Yolanda. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado.

      Eliminar
  8. Nos transmites el pánico creciente de la protagonista a medida que avanza el relato.
    A veces hay quien no puede huir de sus miedos.
    Saludos.
    Carme (@carme_tuit)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, no siempre es fácil luchar contra ellos. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Leí hace poco que son más los momentos que pasamos mal pensando en nuestros posibles temores que los que realmente los pasamos por algo real que nos pasa. Nuestra cabeza es la que manda en nosotros y nosotros debemos domarla.
    En tu relato queda claro que el miedo ganó la partida.
    Me ha gustado.
    Un saludo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pablo. Es cuerto que muchas veces nos dejamos dominar por miedos irracionales. Pero cuesta tanto dominar a la mente...

      Eliminar
  10. ¡Me encanta!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!