A medida

En su vida todo le fue a medida. Sus trajes, su matrimonio, sus viajes, sus camisas, sus muebles, sus amantes, su hipoteca, sus empleos... Lástima que muriera ahogado en la piscina que se hizo a la medida de los límites del jardín.

Su hinchado cuerpo no cupo en el ataúd.
Escrito por Josep Sebastián - Web

43 comentarios :

  1. Notincgas7/11/15 17:55

    Un tipo demasiado desmedido, sin duda.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue el destino el desmedido !
      Gràcies, company.

      Eliminar
  2. Ni siquiera una persona preocupada en ajustar su vida al milímetro y a su conveniencia está libre de sufrir un percance imprevisible, con el broche final e irónico de que su cuerpo no cabe en los límites del féretro. Quisiéramos que todo estuviera siempre dispuesto a nuestra medida, pero tu personaje deja claro y nos recuerda que siempre hay elementos que se escapan.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, esa es la gran paradoja. Precisamente en el momento final todo se va al garete.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Un relato en tu justa medida, desde luego.
    Aprovecho para decirte que me ha alucinado que el azar o el destino hayan emparejado tu Fotomatón y mi Cárcel de cristal en la misma página del libro. ¿Recuerdas cómo te rete a que escribieras algo para Cincuenta Palabras? Ya sé que no soportas a Lovecraft y compañía, pero yo creo que ha sido su espíritu el que nos ha unido.
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ! Pudiera ser, pudiera ser...Lo de la misma página yo también aluciné. En efecto, fuiste tú quién me retó a esto, y, como con Lovecraft, no me hiciera mucho el peso, he de reconocer que luego me ha ayudado mucho a reorientar mi creatividad. Escribo otras cosas fuera de las medidas convenidas, como puedes comprobar si sigues mi blog, pero ya voy teniendo unos cuantos "cincuentas" en mi haber. La idea es conseguir 50 de 50 e intentar editar en papel...

      Eliminar
  4. Las medidas para llevar un relato en humor negro quedan establecidas en esta creación.
    Yo no mido los aplausos y la satisfacción al leerlo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias, amigo. Me alegran esos aplausos sin medida .

    ResponderEliminar
  6. Esa obsesión de algunos por reducir todo a números (sé que suena raro en palabras de un ingeniero pero así lo creo) los hace perder de vista la importancia de otros factores inestimables. Tu relato tiene además un toque de humor negro que lo hace de lo más ameno e interesante.
    Saludos.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vicente. Efectivamente, para el caso que nos ocupa, el tipo no contó con esos factores del azar...

      Eliminar
  7. Desmedidamente brillante tu micro. Está claro que no se puede ser tan cuadriculado y si lo eres, la vida te va a poner trabas porque no es una ciencia exacta.
    Muy bueno, Josep.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida... y la muerte, Pablo.
      Muchas gracias, amigo !

      Eliminar
  8. Le has tomado la medida justa a las palabras y el resultado es un trepidante relato de curvas perfectas.
    Un saludo, Josep.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curvas perfectas y bien medidas, pero ojo !, siempre nos pueden sorprender en cualquier momento...
      Gracias, Margarita,

      Eliminar
  9. "El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son, de las que no son en cuanto que no son." (Protágoras dixit y Wikipedia me ayuda). Pero este pensamiento filosófico no quiere decir que todas las cosas estén hechas a la medida del hombre (o más políticamente correcto, el ser humano). Es el caso del ataúd de tu medidor desmedido protagonista, Josep.
    Va mi me gusta, sin medida alguna, porque tu relato está perfectamente medido, ajustado a la frontera de las cincuenta palabras y circularmente perfecto.
    ¡Enhorabuena!
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, medidor desmedido !! O cazador cazado...
      Gracias, amigo.

      Eliminar
  10. La muerte no entiende de medidas y, al final, siempre nos viene demasiado grande. En "Cincuenta palabras" todos estamos obligados a medir nuestras palabras, en el sentido óptimo de la expresión. Tú, con este relato de imaginación desmedida, lo has conseguido con creces. ¡Felicidades, Josep! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Juana. El día que a Aalex se le cuele uno de cincuenta y una, cuidadín que nos puede paar de todo...

      Eliminar
  11. Y es que la muerte es incalculable por inesperada, inexacta por naturaleza e innumerable por concurrida.
    La muerte calibra los egos en su justa medida y al de tu protagonista se lo hinchó por fuera en la medida que parece haberlo vivido por dentro.
    Irónico relato con la muerte haciendo tabla rasa y exponiendo lo ridículo de las pretensiones mundanas.

    Me ha gustado Josep.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, intenté con humor negro destacar ese lado concluyente de la muerte. De que ahí queda en evidencia eso, lo ridículo de esas pretensiones de que hablas.
      Muchas gracias, Antonio.

      Eliminar
  12. Muy bueno, Josep. Esa vida tan medida, que no da lugar a la improvisación, acabó de una forma inesperada. Ese momento es el único que no podemos planificar, salvo suicidios, claro, pero no creo que sea el caso.
    Me quedo con la imagen de ese cuerpo hinchado que no cabe en el ataúd, genial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, ese no fue el caso...el tipo hasta se hizo el ataú a medida, pobre hombre.

      Eliminar
    2. Y muchas gracais, Asun.

      Eliminar
  13. Todo iba encajando metódicamente en su vida y de repente algo se sale de sus medidas y pierde el sentido de la proporción, hasta el límite de no entrar ni en el propio féretro. ¡Qué fatalidad de final, y que estupendo relato tan bien calibrado, Josep!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª Jesús ! Y sí, tienes razón, yo también calibré el relato, pero sin fatalidad final.

      Eliminar
  14. Me ha gustado ese toque de humor, negro, pero humor que a menudo echo en falta en la literatura actual.
    Muy bien Josep, ahí va mi me gusta y mi abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Te invito a pasar por mi blog, algún otro encontrarás con ese toque de humor negro.
      Gracias, Isidro.

      Eliminar
  15. Josep, me ha gustado mucho tu micro. Está claro que en la vida no todo es controlable, menos aún en la muerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está más que claro, Pilar. Ni controlable ni controlado.
      Muchas gracias !. Un saludo

      Eliminar
  16. Al menos en vida todo transcurrió a su manera, que es lo que cuenta verdaderamente; el despropósito del final seguro que no le inquietó y muco menos le quitó el sueño.
    Redondo relato, Josep. Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni el sueño eterno, bien sure !!
      Muchas gracias, Enrique.

      Eliminar
  17. Vaya, parece que en su cuadriculada vida no entraba el modo de morirse, ni mucho menos que al hacerlo sus medidas, paradójicamente, se dilataran. Esperemos que le sirva la lección y en el más allá sea más flexible que en el más acá. :) Me ha gustado la idea y cómo la has desarrollado, Josep. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matrioska. En el más allá estará a sus anchas, bien sure !!

      Eliminar
  18. Me encanta el humor negro y, por consiguiente, este fantástico micro. Felicidades, Josep.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si miras en mi blog alguno más encontrarás...
      Muchas gracias, Fina.

      Eliminar
  19. Muy bueno ! Excelente el remate. Felicitaciones Josep!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Sí, un buen remate..., Renate.

      Eliminar
  20. Muy buen relato, irónico y con moraleja, me ha gustado mucho.
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  21. Si es que todo tan a medida no puede ser bueno... estoy segura de que el tipo estaba hinchado antes de caerse a la piscina.
    Saludos!
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, sí ? Mira por dónde ? Nis e me había ocuurido, pero ahora que lo dices...
      Gràcies, Carme.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!