AVE

No me importaba morir otra vez. Tumbado perpendicularmente a la vía, dispuse correctamente la cabeza a la latente espera del tren. Lo que me molestó es que no fue un tren de alta velocidad, sino un simple, triste, lento y sorpresivo tren de mercancías, que avanzaba como mi propia vida.
Escrito por Miguel Manrique

19 comentarios :

  1. Miguel: muy buena la comparación de ese tren con la triste y lenta vida de tú protagonista que, al parecer, también va a tener una muerte más lenta de la que esperaba. Me ha gustado tu forma de narrar y la forma tan original en la que nos has contado un suicidio y, a la vez, esa vida lenta y triste del que mirando las aves, no pudo ser pillado por un AVE.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. Una historia con un inicio inquietante: «No me importaba morir OTRA VEZ». ¿Acaso el protagonista ha sufrido muertes anteriores o, en sentido figurado, se siente muerto en vida a causa de un indefinido choque emocional? Al igual que a Pablo, me ha parecido estupendo el juego entre la velocidad de los trenes y la vida.
    Buen micro, Miguel.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Cierto es que, una vez muerto, qué más le da a uno morir una vez más ...
    Y qué importante es lo que apuntas de la velocidad de la vida.
    Me ha encantado esta forma que has usado para contar la tristeza y desesperación del personaje.
    Un beso, Miguel.
    Malu.

    ResponderEliminar
  4. Notincgas28/11/15 9:12

    Buena metáfora de la vida ésta que has construido y estupendo el tono que has conseguido transmitir.

    Felicidades, Miguel

    ResponderEliminar
  5. A mi también me ha gustado mucho Miguel, y comparto muchas de las opciones de mis compañeros.
    Felicidades por tu micro,

    ResponderEliminar
  6. A lo mejor ese simple tren le está dando ventaja con su lento traqueteo.
    Si me permites, voy a pensar que se levantó y decidió estudiar ornitología.
    Me gusta, Miguel.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Irónico final para esa vida sin aliciente. Yo también quiero imaginarme que se levantó y tuvo el valor suficiente para cambiar esa vida que le producía tanto hastío. Buen micro, Miguel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Miguel, tal vez el tren le dio la oportunidad de arrepentirse. No hay mal que por bien no venga. Muy buen micro. Enhorabuena. Besos

    ResponderEliminar
  9. Me parece que tu protagonista va a tener una muerte tan poco atractiva como lo ha sido su vida. Hay personas que ni proponiéndoselo, pueden elegir su propia forma de morir. Lo has narrado muy bien, Miguel. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Pablo. Yo creo que el micro tiene un final tragicómico: equivocarse de vía, después de todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Creo que un buen micro tiene que enganchar desde la primera frase, y elegí ese comienzo porque también es ambiguo, otra de las características de un microrrelato. ¿Está muerto antes de elegir la vía? ¿Tiene un desencadenante repentino? ¿En qué momento elige el suicidio como punto final? Tal vez el desarrollo explique algo, pero me interesó un lado irónico, claro, y, en cierto sentido, cómico.
    Un saludo y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Malu. Es verdad que a veces vivimos a distintas velocidades, hasta en un mismo día, no te digo ya en toda nuestra vida. Pero si te digo la verdad, me importaban más las palabras para construir ese micro que la "filosofía" que puede haber detrás. Al final, todo es como juntes esas palabras. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Notincgas, sí, ya digo que me preocupaba el tono y las palabras, aunque un buen micro tiene que contar una historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, Raquel por tus palabras. Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Margarita. Bueno, es una posibilidad, ya dije que lo mejor es un final abierto, susceptible a las interpretaciones. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Fina por tus palabras. Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Pilar, creo que por votación popular voy a escribir otro micro en el que el protagonista se levanta en el último minuto y...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Así es Matrioska, un saludo y muchas gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  19. Tu protagonista, si no lo remedia una decisión "in extremis", va a morir con poco "glamour", porque no cabe comparación alguna entre un alta velocidad y un mercancías ("simple, triste, lento y sorpresivo", como lo describes) que pudiera ser, incluso, que por culpa del propio cuerpo terminara descarrilando.
    Buen relato, Miguel. Van mi me gusta y mis felicitciones por tu historia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!