Emboscada

Sé que no debo hacerlo, pero si me lo pide obedeceré y distraeré a los que lo acechan, para que pueda salir a satisfacer su obsesión por las niñas.

Pero esta vez no me encontrará cuando vuelva. Yo estaré sentada entre los que esperan y seré la primera en disparar.
Escrito por Crispín - Web

20 comentarios :

  1. Ese "pero" con el que comienza el segundo párrafo lo cambia todo, le da la vuelta al contenido del principio, y produce un alivio extraño y necesario después de la desazón inicial.
    Enhorabuena, Crispín.
    Un saludo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
  2. Las personas más cercanas, las más queridas o dependientes, pueden estar ciegas hasta el momento en que se pasa la línea roja. Puede que entones el miedo, la sensación de impotencia o las falsas esperanzas las atenacen.
    Siempre hay un límite que no se puede sobrepasar y que te obliga a dar una respuesta decidida o te convierte en cómplice.
    Gracias por tu comentario, María Jesús, y feliz Navidad

    ResponderEliminar
  3. Oscuro relato el que nos compartes, Crispín, pero con mucho fondo. Narrado desde el punto de vista de alguien cercano a un monstruo, humano o no, que sin embargo se da cuenta debe hacerse justicia.
    Muy buen micro.
    ¡Felices fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser muy difícil descubrir que quien tienes al lado es un monstruo y, una vez descubierto, actuar en conciencia, aunque ello no justificaría su silencio.
      Gracias.
      Felices fiestas.

      Eliminar
  4. Le disparará la primera y el muy cúbico pensares: tú la primera, por qué.
    Gran relato, y ya van muchos en tu haber, Crispín.
    Un saludo y felices fiestas.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y Viniendo de ti lo valoro más
      Felices fiestas, Pablo

      Eliminar
    2. Le disparará la primera y el muy ingenuo pensará: "Tú la primera, por qué". Esto es lo que debía poner arriba pero el autocorrector me jugó una mala pasada.
      Gran relato, y ya van muchos en tu haber, Crispín.
      Un saludo y, de nuevo te deseo felices fiestas y un 2016 lleno de grandes micros como a los que nos estás acostumbrando a regalar.
      Pablo.

      Eliminar
    3. Así lo interpreté, lo de pensares estaba claro que se refería a pensar y le daba sentido a la frase, lo de cúbico, no estaba tan claro, ingenuo está bien, la visión sesgada del delincuente.

      Eliminar
  5. Intento imaginar lo que ha pensado, y vivido, esta mujer hasta llegar a tomar esa decisión y por qué lo hace en este momento.
    Historia abierta que pone los pelos de punta.
    Un saludo navideño, Crispín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, en este relato he querido dar por conocida la imagen del agresor, para sacar a la luz a una de las personas que lo rodean, que viven con él esa situación tan dramática y sufren la duda e impotencia hasta que toman conciencia de la realidad.
      Gracias, Margarita, y felicidades.

      Eliminar
  6. Notincgas24/12/15 8:40

    Bien retratado ese momento de perplejidad de la protagonista, ante la duda de si ayudar al monstruo o impedirle actuar, con autojustificación incluida, pero, lo mire por donde lo mire, no auguro ningún final feliz.
    Felices fiestas, Crispín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, no habrá final feliz. Otra cosa es que cada uno encuentra lo que busca y carga con sus responsabilidades. Un mal final para el agresor puede ser una buena noticia para mí, con las víctimas compartiremos el dolor y con la protagonista de la historia, habría que hacer el cuento más largo para ver su implicación.
      Gracias por tu comentario y felicidades

      Eliminar
  7. Difícil decisión la de tu protagonista, cambiar el papel de consentidora del mal, por el de justiciera. Felicidades, Crispín, muy buen relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, llevado a límites extremos, pero a otro nivel, son muchas las veces que hay que cambiar de tolerante a rebelde. En esos casos puede que también sea bueno.
      Muchas gracias por tu comentario y felicidades.

      Eliminar
  8. Crispín, celebro que tu protagonísta decida acabar con el monstruo que vive con ella, aunque le duele sabe que es lo correcto que debe hacer. Enhorabuena! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente le duela y le cree cierto sentimiento de culpa, pero le libere la conciencia.
      Gracias y felicidades.

      Eliminar
  9. Valiente decisión la de tu protagonista, una historia dura con final feliz para muchas y "justo" para el monstruo.
    Enhorabuena Crispín, gran relato.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu. Hay momentos en los que el valor y la decisión supera a la prudencia. Cada uno será juzgado (o no), por sus actos.

      Eliminar
  10. Estupendo relato, Crispín. Y grande el juego sicológico que nos describes en tan breve espacio. No es tan difícil ser manipulados por los que tenemos cerca, sobre todo cuando se confía en ellos. Nunca es tarde, sin embargo, para abrir los ojos y actuar en consecuencia.
    Enhorabuena y Feliz Año 2016. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, la posibilidad de manipular y ser manipulados es grande y la capacidad de autojustificación, también. El problema es que cuando se comprende, salir de ese círculo puede ser muy difícil.
      Gracias por tu comentario y feliz año.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!