Una inmensa oquedad

Una noche más, tras cantar una nana con voz susurrante, entornará suavemente la puerta de la habitación del hijo para no interrumpir su sueño. El sueño de una madre efímera que desea, estérilmente, llenar esa inmensa oquedad que un aciago día se adueñó de la cuna y de su vida.
Escrito por Juana Mª Igarreta Egúzquiza - Web

49 comentarios :

  1. Qué triste y bello relato a cerca del vacío y el dolor que puede dejar la ausencia dramática de un hijo. Precioso, Juana, me ha encantado.
    Un abrazo y ¡feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  2. Una tragedia descrita con maestría, donde el lenguaje poético parece utilizarse como medio de sanación. Hermoso y triste, muy triste.
    ¡Felices fiestas, Juana!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho tus palabras, Vicente. Celebro haber transmitido la tristeza que requería el micro.
      Felices fiestas también para ti y los tuyos. Otro abrazo

      Eliminar
  3. Sí, no quiero ni pensar (aunque lo he pensado un poquito para este relato)en lo doloroso que tiene que ser perder a un hijo. Dios nos libre de esa terrible experiencia. Mil gracias, Mª Jesús por tu comentario. Felices días de Navidad también para ti y tu familia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Mi abuela, que perdió a dos hijos, decía que el dolor más grande para una persona era perderlos. Ella sabia lo que decía pues quedó viuda y huérfana de padres antes que de hijos.
    Excelente relato, Juana. Que bella forma de contar un drama cómo el que nos has contado.
    Me ha gustado mucho. Un besote y felices fiestas.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Pablo, por tus generosas palabras. Como comentas, perder a un hijo tiene que ser durísimo. Dios quiera que sean ellos los que nos pierdan a nosotros. Es lo más natural y asumible (eso sí, que sea dentro de mucho. Felices fiestas te deseo, una vez más.

      Eliminar
  5. Qué bonito, Juana. Me ha recordado el dramatismo y la belleza de los personajes de García Lorca. Sí, ya sé, exagerada, bla, bla, bla. Pero es lo que me ha venido a la cabeza nada más leerlo.
    Te deseo unas navidades entrañables con los tuyos. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que te haya traído a la memoria a Lorca. Ojalá fuéramos aprendiendo algo de los grandes.
      También para ti y tu familia mucha felicidad para estos días y los próximos. Otro abrazo enorme.

      Eliminar
  6. De este buen relato, tan entrañable como desgarrador, destacaría especialmente dos cosas: un título que lo dice todo, y ese hablar del sueño del hijo, cuando en realidad es el de la madre, que desearía que nunca se hubiese ido, que necesita hacer ese ritual cada noche para dar un sentido a su vida, pese a todo, irremediablemente vacía.
    Un abrazo fuerte, Juana y, una vez más, y las que haga falta, felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede explicar mejor el sentido del micro, Ángel. Me alegro de que te haya llegado así de nítida la figura de esa madre rota por el dolor de la ausencia del hijo. Otro abrazo fuerte para ti y felices fiestas junto a los tuyos.

      Eliminar
  7. Conmovedor ese ritual de velar cada noche el sueño de un bebé que ha muerto dejando un vacío imposible de llenar.
    Muchas felicidades, Juana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Asun, por tus palabras. Celebro que te haya conmovido el micro. Te deseo unas felices fiestas con los tuyos.

      Eliminar
  8. Hay mucha belleza en el dolor de esta madre y en tus cincuenta palabras, Juana. Casi puede oírse la nana que le canta al hijo perdido.
    Un abrazo enorme y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver belleza en la tristeza que rezuma esa madre no resignada a la ausencia. Otro abrazo grande para ti, Carmen, con mi deseo de felicidad para estas fiestas y los días futuros.

      Eliminar
  9. Una madre que no puede dormir, sólo soñar.
    ¡Qué bien lo cuentas, Juana!
    Un abrazo navideño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que mantener el sueño cada noche. Cantar la nana, le mantiene unida a su hijo. Aunque puede acabar siendo una obsesión enfermiza. Tendrá que pasar mucho tiempo para llenar, solo en parte, esa inmensa oquedad.
      Otro abrazo navideño para ti, ¿Isabel o Margarita?

      Eliminar
    2. Juana, creo que me colé, pero me pareció que tu historia estaba escrita para mí por su contenido y que te habías equivocado al poner el nombre. Ayer comprobé que no fue así, ¡lo siento!

      Eliminar
    3. Supongo que te refieres al Amigo Invisible de ENTC. Estoy muy extrañada con lo que está pasando. Yo no conocía a Isabel Centeno, así que me dirigí a Jams y me dijo que eras tú. Hice el relato conforme a títulos de tus micros de Cincuenta Palabras y a tu única participación en ENTC. ¿Entonces, quién es Isabel Centeno?

      Eliminar
    4. No lo sé, ella escribió uno para mí hace un par de días, y ahí me di cuenta de mi error.
      Identifiqué mis relatos en tu historia y por eso contesté.
      En cuanto a mi participación en ENTC, es mi tercer relato, pero algo ha pasado porque en el correo que me enviaron para el amigo invisible los organizadores, también me hablaban de que era el primero y me preguntaron cómo podían obtener información sobre mí para enviársela a quien correspondiera.
      En fin, que este error no te haga dudar de que soy Margarita, no Isabel ;-)

      Mis disculpas a todos por utilizar esta vía para comunicarme con Juana sobre algo que nada tiene que ver con nosotros.

      Eliminar
    5. Qué poco fundamento tienen por ahí, ¿eh?

      Eliminar
    6. La verdad es que un error de información ha generado un poco de confusión, pero al final me pareció muy chistoso que en lugar de un "amigo invisible" fueran dos los que me agradecieran el relato. Yo había interpretado que Isabel Centeno era tu sobrenombre, Margarita. Muy curioso todo.
      Saludos, Álex y Margarita.

      Eliminar
  10. La vida desconocida / la he vivido sin ti. / Pero a tu lado. Con estos hermosos versos habla el poeta Joan Margarit de su hija muerta.
    Pienso que si se nos muere una persona muy cercana, de alguna forma, su presencia es incluso más real que cuando vivía. Quiero decir con esto que cuando una persona amada vive, puede estar a nuestro lado, y al ser algo cotidiano, no le damos la importancia que eso tiene. Sin embargo, su ausencia se convierte en una enormidad, es como un agujero negro que se lo traga todo, como le ocurre a la madre de tu microrrelato que necesita hacer ese ritual para, dentro de nuestra absoluta impotencia ante la muerte, intentar paliar el descomunal desgarro.
    Microrrelato lleno del lirismo y la sensibilidad que te caracterizan. Mi enhorabuena, Juana, y mis mejores deseos para estas fiestas y para el futuro por vivir.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan los versos que citas, Enrique. Muy adecuados para el mensaje del micro, la verdad.
      Comparto totalmente tu reflexión sobre las ausencias. Lo he vivido en especial con una hermana a la que estaba muy unida. Han pasado cinco años de su muerte y su vacío sigue siendo inmenso.
      Gracias por este generoso e interesante comentario, Enrique. Felices fiestas también para ti y los tuyos.

      Eliminar
  11. Me gustado mucho la forma en la que has contado esta historia de pérdida y vacío. El empleo de la palabra sueño como enlace entre presentación y desenlace me parece genial permitiendo al texto fluir hasta un final que coloca al lector en mitad de la tristeza.

    Enhorabuena, Juana y feliz navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco mucho la indicación que haces sobre la palabra sueño en el micro, ya que esa era mi intención, que fuera el nexo entre el hijo y la madre.
      Mil gracias, Antonio, y feliz navidad para ti junto a los tuyos.

      Eliminar
  12. Notincgas24/12/15 8:18

    ¡Oh, Juana! ¡Cómo duele sólo de pensarlo y qué bien los has escrito. todas y cada una de las palabras aporta su matiz, su granito de pena, su parte de una historia no contada pero que está ahí, dentro de esa oquedad de la que hablas.
    Muy bien, Juana.
    Felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que he transmitido el dolor y la pena de esta madre. Muchísimas gracias, Notincgas. Felices fiestas también para ti.

      Eliminar
  13. Un micro triste pero escrito de una manera suave, melodiosa como esa nana. Me ha gustado mucho, Juana, felicidades. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Matrioska, por tus palabras. Me ilusiona que te haya gustado. Felices fiestas para ti y los tuyos. Otro beso.

      Eliminar
  14. Precioso y poético relato de un vacío que solo puede llenar en sueños, y al despertar, la terrible realidad. Un abrazo Juana y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver belleza y poesía entre la tristeza, Salvador.
      Felices fiestas también para ti y los tuyos. Otro abrazo.

      Eliminar
  15. Ese sigilo es una paradoja: ¡qué más quisiera que ese sueño eterno se interrumpiera y su hijo volviera a la vida, con ella! Qué bien has traducido la sensación de vacío ante la pérdida. Hermosamente triste. Felicitaciones y un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón con tu interesante reflexión, Silvina. Ella mantiene ese sigilo, en un intento de lograr lo imposible. Se autoengaña noche tras noche.
      Mil gracias por leerme y comentar.
      Felices fiestas y otro beso grande para ti.

      Eliminar
  16. Cantar una nana a una cuna vacía ¿cabe más dolor? En tu relato tampoco cabe más sensibilidad.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me halaga que encuentres tanta sensibilidad en el relato. Desde luego, ese era mi objetivo. Muy agradecida, Crispín. Te deseo un feliz 2016.

      Eliminar
  17. Triste poesía destila por tu bello relato. Un dolor en el vacío del corazón y de la cuna. Una nana que cada día entona para que le llegue a su niño amado. Debe ser terrible la perdida de un hijo. Una oquedad que nunca se puede cubrir.
    Fantástico título 50.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso resumen el que me haces, Mª Belén. Celebro haber acertado con el título. No me suele gustar repetir una expresión del micro para título, pero en casos como éste me pareció oportuno. Otro beso para ti y feliz 2016.

      Eliminar
  18. Juana, me sumo a los comentarios anteriores. Bello y poético micro, lleno de emoción dolorosa. Enhorabuena! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Pilar, por leerme y comentar. Me alegra saber que te ha gustado. Besos y feliz 2016.

      Eliminar
  19. Siempre he pensado que el dolor producido por una situación así era indescriptible, pero no solome equivocaba sino que veo que se puede hacer de una manera muy bella.
    Enhorabuena, Juana, por un relato tan contenido y sensible al mismo tiempo. Un fuerte abrazo y mis mejores deseos para ti y los tuyos en estas fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valoro mucho lo que me dices, Enrique, y me ilusiona haber conseguido transmitir ese dolor que se debe de sentir. Dios nos libre de vivir una expericia así. Muchas gracias y feliz 2016.

      Eliminar
  20. La pérdida de un hijo es antinatura. Creo que solo quien haya pasado por ese dolor sabe lo que es realmente, yo no quiero, ni puedo imaginármelo.
    Desde luego que el dolor y la pena deben ser inmensos, como ese hueco y esa tristeza que tan bien nos describes.
    Solo me queda darte la enhorabuena, mi querida Juan a, por este regalo navideño que nos dejas y mandarte un beso enorme para ti y los tuyos con mis mejores deseos para estas fechas.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un regalo muy triste, Malu. Pero la vida a veces nos deja experiencias así de tremendas. Que no nos toque. Muchísimas gracias y feliz 2016.

      Eliminar
  21. Nunca se logra el desapego cuando se pierde a un ser querido y este bonito micro describe muy bien esa “inmensa oquedad”. Me gusta, muy bueno el micro y el titulo muy bien escogido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ilusiona que te haya gustado el micro, Beto, y haber acertado con el título. Va a ser verdad, ya que sois varios los que lo habéis comentado. Saludos y feliz 2016.

      Eliminar
  22. Creo que has expresado perfectamente la vivencia de lo ausente.
    El dolor irreparable de la pérdida que revive cada noche. Genial
    Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, José María, por tus generosas palabras.
      Recibe mis mejores deseos para el 2016.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. ¡¡¡Tienes una facilidad para encogerme el alma... que ni te cuento!!! Ya desde el título se respira una desolación absoluta.
    Abrazo y Feliz 2016, Juana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es halagador lo que me dices, Rosy. Es importante que las palabras que una escribe lleguen al corazón de quien las lee. Muchísimas gracias y otro abrazo de vuelta, junto a mis mejores deseos para el año que comienza.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!