Tiempo muerto

Los viernes tenemos fiesta en el cementerio y lo pasamos de miedo. Aunque últimamente estoy un poco agobiada: el cadáver del nicho de al lado se muere por mis huesos y no sé cómo hacerle entender que, después de conocer a tantos fantasmas, ya no creo en el amor eterno.
Escrito por Margarita del Brezo
(Anónimo hasta febrero)

78 comentarios :

  1. Anónimo1/1/16 13:49

    El amor eterno es demasiado largo incluso para los fantasmas y no queda otra que pedir un tiempo muerto para tomarse un descanso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 11:18

      Estoy de acuerdo: la eternidad, al lado de un fantasma, tiene que hacerse muy larga.
      Gracias por comentar.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Perdón por el comentario anónimo, me lié. Me descubro y me quito el sombrero.

      Eliminar
    3. Anónimo3/1/16 21:36

      Vale, pues yo me levanto un poquito la sábana, pero sólo un poquito porque no quiero descubrirme.
      Otro cordial saludo.

      Eliminar
  2. ¿Juego de palabras??? ¿Quien será será el autor...? Sea quien sea, el relato le ha quedado de muerte.

    Un saludo y feliz año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 11:20

      Gracias, Raquel. En un cementerio la muerte da mucho juego.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  3. Relato delicado, con aroma floral y crianza en barrica vieja, fruto de una buena cosecha de uvas recogidas a la luz de la luna. Muy bueno para paladear al comienzo del nuevo año.
    Mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 11:23

      Brindemos entonces, Patricia: ¡que no nos falte la luna ni nos cansemos de alucinar!
      Un cordial saludo

      Eliminar
  4. Genial el juego de palabras que enmarca un relato tan magnífico. Escrito por una maestra (o maestro) de las 50 y estos juegos que tan bien suenan y se leen.
    Enhorabuena. Creo que sé quién eres pero guardaré mi sospecha en pos del mes del anonimato. Seas quien seas, soberbio.
    Un saludo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 11:33

      Confío en que no me falle el disfraz de momia que llevo puesto. Por suerte es invierno y no da demasiado calor; el problema llega a la hora de la ducha, ¡no veas qué trajín hasta que se secan las vendas!, y este esparadrapo, que se despega con el agua.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  5. Una difunta esquiva que no está dispuesta a perder el tiempo en complacer las pretensiones del vecino de al lado, ni siquiera para mejorar las relaciones de vecindad.
    Enhorabuena a su autor/ora. Yo también me huelo la autoría del micro, pero chitón. ;)
    Saludos y feliz 2016 a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 11:39

      Es que ya es mala suerte que me haya tocado "el vecino del quinto", con la fama que tienen.
      Me marcho rápidamente a ponerme un poco de desodorante para ahuyentar el olor, que tu olfato de sabueso me da miedo.
      Un cordial saludo y feliz Año Nuevo.

      Eliminar
  6. Genial!!! Como una animación de Tim Burton. Me ha encantado. Y esos difuntos tienen menos problemas románticos que los vivos... Al menos, ya no pueden morir de amor!!!! Felicitaciones al autor/a y muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 11:58

      No te creas, Silvina, la pobre "Novia cadáver" está a punto de poner un aviso en el tablón de anuncios para ver si "Eduardo Manostijeras" la devuelve a la vida con un beso; está viviendo una auténtica "Pesadilla antes de Navidad", y lo que le queda.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  7. Más que muertos, muy vivos están estos fantasmas, y su aut@r sabe darles mucha vida a estas 50 palabras.
    Buen relato que merece ser leído con tiempo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:02

      Va a ser verdad que hay vida más allá de las tapias de un cementerio. Cuando tenga un poco de tiempo, ¡y de valor!, a lo mejor me doy una vuelta para comprobarlo.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  8. Genial desde el título hasta la última frase. Creo que en ese cementerio pasan cosas muy divertidas. Lo malo es que los incinerados están tan quemados que no pueden participar de las juergas.
    Enhorabuena al autor/a de tan original micro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:07

      No, Asun, a los incinerados les apodamos "Los Fénix" porque, en cuanto oyen la música, resurgen de sus cenizas. ¡Y no veas la marcha que tienen! Eso sí, lo dejan todo hecho un asco.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  9. Parece que esta fiesta está de muerte. Quizá podemos pasar un rato a mover el esqueleto...
    El estilo nos recuerda a alguien, je je.. (Álex, supongo que una porra no sé puede hacer, verdad? ;-) Se vería demasiado... - como no fuera "secreta"... hmmm, difícil de gestionar.
    Me ha gustado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es que cada uno intentéis adivinar de quién puede ser cada relato y comprobéis vosotros mismos en febrero cuántos habéis acertado; seguro que os lleváis más de una sorpresa.

      Eliminar
    2. Anónimo2/1/16 12:12

      ¡Estás invitada, M.Carme! Eso sí, ten cuidado con la porra porque te la requisarán a la entrada; aquí llevamos muy a gala la seguridad y no queremos altercados que puedan fracturarnos algún hueso porque luego los de las autopsias se lían.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  10. Me encanta!!! Me sacó una sonrisa. Menuda fiesta jajajja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:15

      Es que nuestras fiestas son para morirse de risa.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  11. Magnífico relato. Vaya con los muertos. Y vaya con las escogidas palabras de la difunta narradora. Un buen comienzo de año. Esto promete.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:18

      Y no veas qué buena letra tiene, con decirte que es la encargada de escribir los epitafios...
      Si te pasas por aquí, prometo presentártela.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  12. Ya no se puede una librar de los pesados ni en el cementerio. Si es que no se puede ser tan guapa y dulce y oler tan bien. Empezamos el año con una gran sonrisa. Se agradece... muy buen micro. Enhorabuena. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:24

      Ten cuidado, Pilar, aquí lo que más destaca es una buena sonrisa llena de dientes, y no es de extrañar, los huesos los tenemos muy vistos, o demasiado a la vista.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  13. Ja, ja, ja, estupendo. Quizás este par termine en el altar y estén juntos hasta que la vida los separe.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:27

      ¡Ohhh, risas de ultratumba! Suenan a música celestial.
      Ya te contaré cómo acaba en la otra vida.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  14. Anónimo1/1/16 23:36

    Muy divertido este relato para comenzar un buen año 2016. Un gran micro, autor/a desconocido/a.
    Feliz 2016. Besos de Gloria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:33

      Aquí llevamos viviendo ya un par de meses del nuevo año porque celebramos nuestro primer día la Noche de Difuntos. Espero que vosotros tengáis un comienzo tan estupendo como el nuestro.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  15. Y es que a nadie se le ocurre ya prometer amor eterno, queda uno como un farsante o un charlatán. Y si tal vez éste sea diferente...
    Por si acaso, haces bien, tienes toda la eternidad para divertirte sin complicarte la muerte.
    Muy bueno. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:39

      El amor eterno pasó a mejor vida y hay que ser muy fantasma para prometer lo que no vas a cumplir. Lo aprendí tarde, pero lo bueno de estar aquí es que tengo todo el tiempo del mundo para recuperar el tiempo perdido.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  16. No me gusta el juego de los fantasmas, me dan miedo. Pero el relato es genial aunque no soy capaz de hacer quinielas. Nunca acierto. La originalidad es un importante valor literario.
    Hago ostensible mi felicitación a todos los cincuentistas en mi nombre y en el de la hija del ferroviario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/1/16 12:45

      Pues sí, lo mejor es mantener alejados a los fantasmas, aunque algunos dan mucho juego, y juntarse con las musas, que son mucho más originales y divertidas.
      Dos cordiales saludos, uno para cada uno.

      Eliminar
  17. Felicidades por este fantástico micro de ultratumba a esa maestra (o maestro) como dice Pablo, de las palabras. Un gran beso artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no es "artista", Matrioska, que es "artisto"

      Eliminar
    2. Hay que ver cómo empezamos el años, Luis, no perdonamos una, jajaja. Tú si que eres un artisto. :-)

      Eliminar
    3. Anónimo3/1/16 14:04

      Nos os preocupéis, chicos: los cadáveres no tenemos género, si acaso algo de sexo cuando nos dejan. Son los fantasmas los que van pavoneándose por ahí de sus "artisteos" y así nos va. Y cuando te pilla uno al lado...
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  18. Jajajajaja, tu perfume es inconfundible, genial micro nos has traído, lo he disfrutado leyendo con mi mejor corbata de seda que tengo (esa con dibujitos de Krazy Kat).
    Un abrazo, un beso (enormeeee)...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 14:17

      ¡Ohhh, de nuevo mi perfume putrefacto me ha metido en un buen lío! Hablaré con el alquimista y, esta vez, le daré un ultimatum.
      Por cierto, ¿les podrías decir a esos dos de tu corbata que se comporten? Siempre andan como el ratón y el gato, tirándose los ladrillos de los nichos a la cabeza, y así no hay quien viva.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Para que no te delate el perfume, haz que te haga uno frutal y no de flores, jejeje.
      Le daré tu mensaje a Kat e Ignatz, aunque dudo que me hagan caso...
      Saludos y un misterioso "si" para ti.

      Eliminar
  19. Lo que no especifica la protagonista es si esos fantasmas son sólo los que ahora le rodean o también los conoció en vida. En el cementerio o fuera de él seguro que tuvo una buena estatura de jugadora de baloncesto, con unos huesos largos por los que se pirran tanto que ha de pedir tiempo muerto.
    Un relato simpático y ocurrente.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 19:42

      Antes, ahora, después... Cuando el tiempo es eterno, no hay manera de conjugarlo.
      En lo que sí tienes razón es en que aprovechamos las horas muertas para echar unas canastas, ¿te animas? Me pido en tu equipo.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  20. Supongo que los fantasmas a los que te refieres los conociste estando vivitos y coleando. Así que ahora ni muerta quieres saber nada de alguien parecido. Es lo que tiene ser una seductora nata. Por mucho que te escondas, ellos saben muy bien que la belleza está en el interior. Oye, entre nosotras, ¿tienes alguna flor preferida? Un micro, macro en calidad. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 19:58

      Conocí a un fantasma muy interesante una noche en la ópera y vivimos una aventura de película, pero salvo en esa ocasión, lo demás fueron sábanas raídas y cadenas oxidadas, así que huía de ellos como de la peste.
      Ahora lo bueno de estar aquí es que tenemos el interior tan visiblemente exterior que es difícil engañar a nadie y enseguida percibimos la belleza de la gente.

      Oye, entre nos, me encantan las naturalezas muertas.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  21. Anónima (o anónimo), me has sacdo la primera sonrisa del año y eso que el escenario suele ser para morirse de... eso precisamente. Al menos en ese.
    Muy bien narrado y con varios juegos de palabras (desde el mismo título) que lo hacen más atractivo si cabe.
    Va mi me gusta. ¡Y viva la juerga! Incluida, por supuesto, la que espero haya en la de la otra vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 20:16

      ¿Podrías escribirme ese "me gusta" en el epitafio? ¡Por favor, por favor, por favor! Anda que no iba a fardar yo por aquí de conocer al señor Barrionuevo en persona porque por aquí, a lo más que llegamos es al Otro Barrio.
      Y por supuesto ¡viva la vida! vivamos en el barrio que vivamos.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  22. Anónimo2/1/16 20:31

    Es fantástico, no he pasado nada de miedo, ese tiempo muerto es de categoría. Lo de creer en el amor eterno o no, eso ya es otra cosa, je,je,je...¿Qué es la eternidad, anónima,anónimo?
    Magnifico 50 palabras...
    Dejaré besicos pero me convertiré en anónimo también. sólo por despista al del nicho de al lado..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 20:23

      Creo recordar de mis años de escuela que la eternidad es el logaritmo neperiano del tiempo cuando este tiende a infinito. Lo bueno de estar muerto es que uno puede inventarse las fórmulas matemáticas que le dé la gana sin miedo a suspender ningún examen, ¡es genial!
      Esos besicos bien visibles, por favor, a ver si así el vecino se da por aludido.
      Gracias por comentar.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  23. Perfecto juego de palabras entre muerte, amor y eternidad. Un relato redactado con mucho oficio y bastante maestría, que ha sabido ampliar el corto espacio de 50 palabras en un vasto escenario repleto de matices.

    Un relato muy bueno. Enhorabuena.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 20:39

      Por mucho que se empeñen las canciones, pocos amores son eternos, incluso aquí, donde disponemos de todo el tiempo del mundo. De todos modos que no sea por intentarlo porque mientras nos sentimos amados no hay fantasma que se atreva a acercarse.
      La muerte ya es otra cosa, eterna por naturaleza; incluso cuando estás muerto en vida, el tiempo se estira, se reblandece, se retrasa.
      Pero tú no llegues tarde, Antonio. Te esperamos el próximo viernes.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
    2. Anónimo4/1/16 0:41

      Te esperamos para bailar, eh, ¡ni se te ocurra morirte!

      Eliminar
  24. Hay un despliegue de imaginación y buen escribir en este relato, felicitaciones para el autor o autora.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 20:41

      Aquí estoy, moviendo el esqueleto feliz con tus palabras.
      Gracias por el comentario.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  25. Mucho anónimo, mucho anónimo, pero por descarte, yo sé quién no lo ha escrito. A ver, no ha sido Beto, ni Antonio, ni Patricia, ni Juana, ni José Antonio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo dije a todo el mundo en los e-mails que era buena idea comentarse a uno mismo para desviar la atención, así que nunca descartéis que eso suceda...

      Eliminar
    2. Anónimo3/1/16 20:48

      Con tanto anónimo empiezo a sentirme ya como en una película de suspense, y si encima el presunto "anonimero" puede comentar al "anonimado" pues... ¡Luis, por dios, empieza a investigar pero ya! Si lo resuelves, te invito a unos huesos de santo.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  26. ¡Qué gran micro! (Aunque le falta algo de verosimilitud.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 20:54

      ¿Verosimilitud dices? A este lado de la tapia, todo es posible, pero, claro, al otro lado es una cuestión de fe.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  27. Crispín3/1/16 17:30

    A ver si, aunque te pases de las cincuenta palabras, me dices que cementerio es, para apuntarme cuando me toque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 20:58

      Mira, según sales, la primera a la izquierda. No dejes la calle hasta llegar al tecer semáforo. Allí doblas de nuevo a la izquierda y, después, la segunda a la derecha hasta llegar a la rotonda. Una vez allí presta atención, oirás la canción esa que dice "antes muerta que sencilla, ay que sencilla, ay...". ¿La oyes? Pues déjate llevar. Te esperamos, pero no tengas prisa.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  28. Pues yo tampoco me la voy a jugar y apuesto por la opción más evidente, aunque curiosamente las respuestas a los comentarios en algún momento me han hecho pensar en otr@ autor/a.
    Estupendo (divertido e ingenioso) relato, con un perfecto uso de los elementos disponibles a tal efecto. Creo que la protagonista, que en paz descanse, hace bien en pasar del vecino, que en gloria esté, por más que le asegure que ella es el amor de su muerte.
    Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 21:28

      Vaya, con lo divertido que es jugar... salvo con mi vecino de abajo, al que de vez en cuando le da por vestirse de momia y se pasa las horas aporreando las lápidas y gritando "abre, sé que estás ahí". Al final le abrimos más por pena que por aburrimiento porque en el fondo no es mal tío. Es entonces cuando dice algo así como "truco o trato, truco o trato, truco o trato", no sé, con las vendas en la boca no se le entiende bien. Nadie le hacemos ni caso, pero no desfallece y sigue intentando que alguien juegue con él.
      En fin, que me enrollo, pero es que estos vecinos dan tanto juego...
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  29. Simpático y bien hilado todo. Por otra parte, estando muerto, ¿un amor eterno?, puf, eso es demasiado largo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/1/16 21:32

      Eso, más que largo, es mejor ni imaginarlo. Más que puf, pufffff. ¡Ni muerta!
      Disfruta del amor tú que estás viva.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  30. El amor eterno dura un capricho. Que disfrute de esos huesos que tiene toda la muerte por delante.
    Me encantó el relato. Es una genialidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7/1/16 0:08

      Y hay caprichos que se hacen eternos porque no terminan de hacerse realidad. Quizás en la otra vida.
      Muchas gracias, Sandra.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  31. Parece que el autor del micro se ha dado un tiempo muerto para escribir sobre tema tan serio. Con utilización genial de las frases hechas nos dejas un micro excelente con toque de humor.saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7/1/16 0:12

      A veces hay que tomarse un tiempo muerto para ir en busca de las horas perdidas.
      Que no nos falte el humor, ni comentarios como el tuyo, ¡gracias!
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  32. Metafórico, irónico y mordaz relato de ultratumba. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Irónico, y triste, es que vayas donde vayas siempre te encuentras con algún fantasma.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  33. ¿Y quién quiere el amor eterno, si es mucho mejor morirse de gusto?
    Simpatiquísimo relato. Felicidades y saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso digo yo, pero la gente no aprende.
      Un cordial saludo.

      Eliminar
  34. Me ha venido a la mente aquella canción de Mecano "... no es serio este cementerio ... y los viernes y tal si en la fosa no hay plan, nos vestimos y salimos ..."
    Pero desde luego, lo que me ha quedado claro antes de leer los comentarios es la autoría de este original, ingenioso y genial micro.
    Muchísimas felicidades, tienes un sello personal inconfundible y además es absolutamente maravilloso.
    Besos fuertes, querida.
    Malu.

    ResponderEliminar
  35. Anónimo13/1/16 1:02

    Por allí anda el hijo de la luna, bastante pálido y ojeroso, aunque con un poco de maquillaje, lo disimula; y claro, se ve mono y se despendola y luego no se puede levantar, pero bueno, es un chico majete y muy querido en el lugar.
    Esos besos me los quedo, ¡todos!, y si al final no son para mí pues... se siente.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  36. Simpático y muy bien elaborado micro. Es de los que lamento que no se me haya ocurrido a mí.
    Genial. Me ha encantado.
    Saludos anónim@

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Isidro! He visto tarde tu comentario, es lo que tiene tanta fiesta y estar rodeada de fantasmas. Oye, pásate algún día por aquí y celebramos.
      Un abrazo

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!