Manuel "Barbas"

Hijo de madre soltera en los cincuenta, poco más tuvo que hacer para ser odiado en el barrio. Niño desplazado, adolescente perseguido y adulto insultado, optó por poblar su rostro con una inmensa barba. Josefa luchó por integrarle hasta que murió, ese día todos besaron el rostro afeitado de Manuel.
Escrito por Malu

56 comentarios :

  1. Pobrecito, Manuel. Hoy hubiera sido un hipster totalmente integrado. Cada cual hace su revolución como mejor puede. Josefa no debió afeitarle, por muy rebelde sin causa que hubiera sido. Creo que vas a levantar muchas polémicas, Malu, como buen relato que es.
    Un saco de besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, querida Patricia, hoy hubiera sido un hipster de lo más moderno.
      Polémicas o no, es una historia que tenía ganas de contar y ahí la dejo. Me gusta que hayas pensado que fallece Manuel y que Josefa le afeitó, era una de las varias interpretaciones.
      Mil gracias, un beso bien gordo hasta Zaragoza.
      Malu.

      Eliminar
  2. Habiendo nacido en los cincuenta y en esas circunstancias, poco más tenía que pasarle al pobre Manuel (y le pasó mucho) para que decidiera esconderse tras sus propias barbas. Como tantos otros hijos de aquella generación, intuyo cual fue el motivo de su final, e imagino la penosa existencia de ambos, madre e hijo, intentando sobrevivir bajo un doble estigma. Sinceramente, no creo que merezca la pena integrarse en una sociedad prejuiciosa y morbosa que solo te perdona (por algo de lo que eres inocente) cuando has sucumbido totalmente. Comprensible la actitud final de la madre, aunque no la más deseable.
    Estraordinario relato, Malu. Cuántas cosas dices con solo 50 palabras y cuánto dramatismo (del de carne y hueso) hay en ellas.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así es Enrique, le pasó mucho y a día de hoy, le sigue pasando...
      Es cierto que no merece la pena integrarse en una sociedad que no te acepta, pero la soledad debe ser muy dura para alguien que nunca ha tenido amigos, ni familia, a parte de su madre.
      Dejo el dramatismo de una vida real, querido Enrique, ni más ni menos.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso fuerte.
      Malu.

      Eliminar
  3. Malu, das en el clavo con este relato lleno de crítica social en unos años negros en los que la estrechez de miras hacía a un ser inocente, culpable por haber nacido. Hay unas palabra en tu relato, de todas formas, que aunque debería estar de plena actualidad por lo positivo es totalmente al contrario: integración. La sociedad, aunque ahora más veladamente, sigue excluyendo a los que determina que son diferentes. En los colegios, no en todos pero sí en la mayoría, a los niños con necesidades específicas especiales muchos profesores con pocas ganas de trabajar o no preparados y sin ganas de aprender lo apartan en un rincón, quitándole años de evolución en su enseñanza (esto lo vivo en mis propias carnes, bueno, en las de mi hijo. En los seis años de primaria, tan solo una tutora se implicó en que fuese uno más de su clase, la que, lógicamente, consiguió que en ese curso su nivel llegase a lo más alto. Aquello fue en cuarto. En los siguientes dos años su nivel ha vuelto a bajar. Arrinconado en el final de la clase tenemos que luchar contra la ceguera de los que quieren verlo como alguien diferente, como una carga, como alguien que molesta, y esto ha llegado a decírselo una de sus profesoras, excluyéndolo. Menos mal que sus propios compañeros y algún profesional implicado sí lo mantienen incluido) Esto lo puedo extrapolar a los autobuses públicos, que la gran mayoría tienen rotas las rampas, o a la ciudad, que está llena de trampas arquitectónicas. Bueno, vaya rollo que te he marcado para decirte que cómo entiendo tu relato. Un ser inocente que la sociedad excluyó por decidir que era diferente.
    Un beso muy fuerte y además de la enhorabuena te doy las gracias por haber escrito este relato.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes que nada, perdón por la intromisión.
      Pablo, es admirable tu lucha y la de tu hijo. La marginación es un mal que ya no podemos permitir. Dios quiera que las cosas cambien pronto.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
    2. Gracias, Vicente.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    3. Hola Pablo, concuerdo plenamente con tus palabras. Más aun si son para poder bien educar a nuestros hijos; mi niña tiene dos años, pero me aterran la forma de educar que se tiene actual (y que no es culpa de los maestros) y más aun en un país como el mio, donde el gobierno se ha empeñado en destruir la educación. Por ello he volteado mi mirada a las escuelas alternativas como posible futuro para ella, no se algo como Waldorf o el modelo educativo Etievan (no se si existen escuelas basadas en el pensamiento de Krishnamurti por donde vives). Bueno lo que trato de decir, es que el pensamiento estático y rígido del gobierno y ciertas instituciones no lo podremos cambiar (tampoco quieren) y para ellos importa solo la masa y lo que se haga sera por bien de la masa sin importar el individuo diferente. Y en esos caso es mejor ver la alternativa que es mucho mejor que lo "oficial".
      Perdón por entrometerme.
      Saludos.

      Eliminar
    4. Mi querido Pablo, qué te puedo decir...
      Integración es la palabra, sea la situación que sea la de cualquier persona, no hay motivos para no estar integrada en la sociedad. A partir de aquí podemos abrir todos los debates que queramos, pero antes de nada, eduquemos desde muy pequeños en casa, en guarderías, en los colegios, en la calle ... Si todos aunamos esfuerzos esta palabra sería mucho más bonita en su amplio sentido.
      Ya sabes que yo también admiro tu lucha, a la que me sumo y estoy sumada desde que tengo uso de razón.
      Vicente, no tienes que pedir perdón por nada.
      Un beso grande hasta Sevilla, Pablo.
      Malu.

      Eliminar
    5. Gracias por tus palabras, Malu y Jean. Desde luego el tema de integración e inclusión debe ser primordial para todo individuo de la sociedad, tenga o no discapacidad. Yo soy optimista en que iremos mejorando pues los niños sin los que incluyen más rápidamente a mi hijo. Y estoy totalmente de acuerdo con Jean en que los gobiernos son los primeros culpables en que no funcione la integración.
      Bueno, ¿lo repito? Sí. Grandísimo relato, Malu.

      Eliminar
    6. Habéis dado en el clavo, Jean y Pablo, los gobiernos son los primeros que deben trabajar por la integración.
      Besos a ambos y mil gracias, de verdad.

      Eliminar
  4. Estupendo relato lleno de crítica social. Imposible decir mas con menos. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Carolina. Pues sí, crítica social y porque solo son 50 palabras, si no ... ja, ja, ja.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  5. Ser hijo de madre soltera y en esa época ya era estar marcado de por vida. Aunque creo y opino como Pablo, entonces y hoy el diferente siempre tiene dificil integrarse en esta sociedad. Y luego esta la hipocresía se esa misma sociedad, aquí somos muy dados a elogiar a la gente cuando esta muerta, cuando se ha ido, entonces es demasiado tarde. Y luego está esa madre luchadora, que por fin y aunque sea muerto logra que todos respeten a su hijo.
    Muy buen relato Malu, con poco has dicho tanto, me ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra vez yo. Me sumo a lo que dice Javier y que tú dejas en tu relato: una vez muerto, a todos les parece bueno.
      Perdón por la intromisión. Saludos a los dos.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo Javier, sociedad hipócrita donde las haya, se le hace la vida imposible y después de muerto, todos alabando a la persona.
      Veo que tanto Pablo (no interrumpes nunca) como tú habéis pensado que es Manuel el que fallece, era una de las posibilidades.
      Muchas gracias por tus palabras, Javier.
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  6. Es una imagen, la de las barbas, muy poderosa con la que nos muestras esa coraza que usa Manuel para defenderse de tanta injusticia. Sólo Josefa lucha por insertarle y lo logra, a modo de homenaje Manuel sale a cara descubierta por fin. Una historia dura con un final amable y sin rencor. Maravilloso, Malu. Un placer leerte y muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maravilloso es que me leas y un placer para mí leer las palabras que me dedicas, querida Belén. Que una grande como tú me diga esto, significa mucho para mí.
      Me gusta eso que dices de la imagen de las barbas poderosas y me viene a la mente la figura, la verdad es que sí, era una coraza.
      Mil gracias por venir, un beso enorme.
      Malu.

      Eliminar
  7. Pobre Manuel, simbolizando a tantos que han tenido que ocultar su rostro porque éste era demasiado amable para un mundo tan cruel.
    Elocuente y sustancioso. Felicidades, Malu.
    Un abrazo.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, Vicente, muchas veces las personas que ocultan su rostro es porque es demasiado amable para un mundo tan injusto.
      Me alagan tus adjetivos, para elocuente tú.
      Un beso de agradecimiento bien fuerte.
      Malu.

      Eliminar
  8. Es admirable como en cincuenta palabras ubicas y sintetizas toda una vida de sufrimiento infligido por la sociedad y lo haces de forma que la veamos muy claramente.
    Enhorabuena, Malu, es un excelente micro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Georges, que lo califiques como excelente, es un regalo para mí.
      Yo también te felicito por tus escritos, me gustan, eres una de las recientes incorporaciones a la casa y ya se conoce tu nombre, enhorabuena.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  9. Anoche oí una frase que puede aplicarse a tu relato. Era algo así como "peor que tener cáncer es tener un hijo con cáncer".
    Para intentar endulzar tu historia te diré que te ha salido como dicen que te salen las tartas: eliges tres ingredientes y los mezclas con tanto arte, pasión, delicadeza y cariño, que el resultado estimula todos los sentidos, incluido el del equilibrio.
    Mi querida Malu, leerte y chuparse los dedos es todo uno.
    Un beso al calor del horno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es perfectamente aplicable esa frase, desde luego que todo lo que le ocurra a un hijo produce más sufrimiento que si le pasara a los propios padres.
      Has endulzado la historia divinamente y la que se está chupando los dedos con tu comentario soy yo.
      Te doy mil gracias y te mando un beso bien fuerte Margarita, también al calor del horno, que estamos pasando unos días muy fríos, por lo menos en Madrid.
      Malu.

      Eliminar
  10. Muy buen relato, profundo y bien contado.
    Suerte Malu.
    Un abrazo paisana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Isidro, te digo yo lo mismo que me dijiste tú, que yo creo que nos puede el cariño de paisanos, se nota en tus elogios.
      Muchas gracias, te mando un beso fuerte a la tierra del bolo.
      Malu.

      Eliminar
  11. "Odiado", "desplazado", "perseguido" e "insultado" solo por nacer, marcado por un estigma que no debería serlo, igual que su madre (y el padre, de rositas, sin responsabilidades ni remordimientos). Ahora la barba está de moda, pero siempre se ha dicho que quien se la deja lo hace por timidez, para ocultarse tras ella; en este caso, con intención de preservar el yo interior de tanta agresión por parte de una sociedad hipócrita que todo lo etiqueta y simplifica. Ya me dirás, pero intuyo que quizá es un caso real, aunque igual es ficción pero no lo parece, porque lo cuentas muy bien.
    Un abrazo grande, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he pensado que quien se deba barba o aunque sea solo bigote es porque quiere cubrir algo y tiene toda su lógica.
      Pues sí Ángel, eres un gran periodista y has dado en el clavo, es un caso real, aunque he hecho modificaciones en el final para que quede abierto y haya lugar a posibles interpretaciones. Y por supuesto, los nombres son falsos. Y, bueno, podría ser ficción, pero a mí se me da fatal lo de inventar ... OMG
      Muchas gracias por tus palabras, me las guardo todas con mucho cariño.
      Un beso fuerte.
      Malu.

      Eliminar
  12. Malú, muy buen relato, en el que vemos la intolerancia de la gente que le hace la vida imposible a Manuel y a la vez su hipocresía, que lo acepta después de muerto.
    Un homenaje a esas madres coraje que luchan por sus hijos!
    Enhorabuena Malú!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que un buen castigo merecen todos los que le hicieron la vida imposible al protagonista, por eso y por ser tan hipócritas.
      Y por supuesto que las madres un buen homenaje se merecen, solo por el hecho de serlo y para las que luchan con uñas y dientes, más todavía.
      Muchas gracias Pilar, por pasar y valorar un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  13. La gente es muy intolerante cuando alguien se sale del patrón marcado. Mucho luchó esa madre para que aceptaran a su hijo y sólo lo consiguió en su entierro, que ¿fue cuando Manuel decidió afeitarse?.
    Tengo dos lecturas: 1. Muere la madre y todos dan el pesame a Manuel que en honor a su madre se ha afeitado. 2. Muere Manuel y la madre aprovecha para afeitarle...
    De cualquier forma tenemos ahí lo más común: la hipocresía de la gente, sobre todo en los funerales.
    Lo has contado estupendamente. Enhorabuena.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas tus dos lecturas Olga, yo me quedo con las dos aunque la realidad es que la verdadera es la primera. Quise dejar con la última frase el final un poco abierto para que no fuera tan redondo, creo que ambas dos son buenas y duras.
      Mil gracias por tu jugoso comentario. Besos.
      Malu.

      Eliminar
  14. Entendiendo que quien muere es Manuel, me parece magistral esa última frase que cierra una historia de prejuicios e ignorancia. Resume perfectamente la hipocresía que rodea al hecho de morir; cuando de repente todo se perdona, se disculpa y se establece una especie de anmistía con quien ya está 'fuera de juego'. También me lo parece por la falsedad que transmite el acto de que besar una cara que tuvo que ser ocultada por el escarnio infligido supuestamente por los ahora besucones.
    Un gran relato, Malu. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio, si a ti te parece magistral, yo me callo y acepto que escojas la opción 2, muere Manuel. Y ya con esto me doy por satisfecha, como poco, hasta el mes que viene.
      Y sí, es muy falso que alguien que ha estado odiando al personaje vaya después de toda una vida a besarle con o sin barba.
      Muchísimas gracias por pasarte, es todo un honor para mí que dediques estas grandes palabras al micro.
      Beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  15. Una crítica muy acertada. Para reflexionar sobre la intolerancia de una sociedad hipócrita.
    Genial, Malu.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es querida Sandra, tanto que avanzar en esta sociedad, para que no haya hipócritas, para que todos seamos tolerantes.
      Genial tu comentario, beso grande para ti.
      Malu.

      Eliminar
  16. La intolerancia y los prejuicios de una sociedad de mente encorsetada que obliga a una persona a esconder su autenticidad. Finalmente, nos muestras la hipocresía como telón de fondo. Muy bueno, Malu. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo cuándo vamos a quitarnos ese corsé, querido Salvador, ojalá las cosas cambien en un futuro no muy lejano, tengo mis esperanzas aunque soy demasiado impaciente.
      Un beso grande, mil gracias por pasarte y dejarme tu opinión, que me encanta.
      Malu.

      Eliminar
  17. Gran relato Malu, con muchas lecturas (varias muy interesante) que la hacen aun más grande.
    Te felicito y te dejo un gran beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jean, que me diga esto algo tan grande como tú, ya me deja más que satisfecha.
      Mil gracias, beso fuerte hasta el otro lado del charco.
      Malu.

      Eliminar
  18. Qué gran micro, Malu. Nos presentas muy bien esa pesada losa que marcó la vida de tu protagonista sin, ni siquiera, haber nacido. Una existencia de rechazo y soledad en una sociedad en la que, como en todas, la hipocresía es la que impera. Vive escondiendo su cara y solo cuando su madre muere, Manuel decide dejar de esconderse. Cincuenta palabras muy bien aprovechadas, cuentas mucho y muy bien. Felicidades, guapetona, y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pesada losa que a día de hoy y ya sin barba sigue reflejada perfectamente en su mirada y sobre todo en su carácter.
      He intentado aprovechar al máximo, contar dos vidas en solo 50 palabras es trabajo complicado, ya lo sabes tú que lo haces mes a mes.
      Mil gracias, querida Matrioska, un placer leer que me lees.
      Beso fuerte para ti.
      Malu.

      Eliminar
  19. Gran relato, Malu. Como he llegado la última y además he leído los comentarios no he tenido que interpretar. Durísima experiencia la de esa madre y ese hijo, por las circunstancias adversas que les rodean, y más en aquellos años. La verdad es que la sociedad es muy cruel con el que se salta las normas establecidas. Aunque las cosas van cambiando, aún queda mucho por hacer. Intenso y muy interesante este tema, Malu. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo importante, que las cosas van cambiando, a mejor en ese aspecto, aunque de forma muy lenta.
      Muchas gracias por pasarte y darme tu opinión, querida Juana.
      Un beso fuerte.
      Malu.

      Eliminar
  20. Injusticia en unos años con pocas miras. Una barba que define a esa persona con ganas de hacerse invisible en un mundo en el que solo había una vía de vida. Un 50 de denuncia bien trazado y maravillosamente expuesto.Un final en el que su afligida madre rasura para que que todos vean ese rostro que era hermoso y no supieron verlo.
    Me gusta mucho esa delicadeza de tu pluma.
    Un beso enorme Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Denuncia que tenía que ser hecha Mª Belén, como tantos y tantos temas sobre injusticia que vemos día a día.
      Mil gracias por la amabilidad de tus palabras. Para delicadeza la tuya, en tus comentarios y cómo no, en tus escritos.
      Beso también enorme para ti.
      Malu.

      Eliminar
  21. Toda la hipocresía de la sociedad concentrada en un barba que era una cortina tras la que hacer mutis ante tanto ruido.
    Bien sacadas esas uñas, Malu.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo has podido resumir mejor, mi querido Notinc. Las uñas hay que sacarlas cuando es necesario, si no, le comen a uno.
      Besos.
      Malu.

      Eliminar
  22. En aquella época y con más vida "de barrio", se sentía más necesaria la integración. Mucha gente lo pasó mal por motivos injustificables aparte de en sus mentes estrechas. Un buen retrato de ello, Malu.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imagínate si la historia se sitúa en un pueblo pequeño. Vamos a pensar que esas mentes estrechas van desapareciendo y que dentro de muy poquito ya no va a quedar ninguna.
      Muchas gracias M. Carme. Beso.
      Malu.

      Eliminar
  23. Relato de crítica e hipocresía social perfectamente hilvanado. ¡Cuánto cuentas en tan poco, amiga Malu! Y además con un magnífico estilo literario, al que ya nos tienes acostumbrados.
    Va mi me gusta, que sé que te hace mucha ilusión (¡ja, ja, ja!), y toda mi admiración por esas historias tan diferentes que mes a mes nos regalas.
    Un beso grande y mi enhorabuena. Y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido amigo José Antonio, sabes que te admiro enormemente y que me dediques estas palabras me emociona al máximo.
      Va mi me gusta a tu comentario, recibo tu me gusta con la misma ilusión que el primer día y te mando de vuelta un beso grande también.
      Por supuesto que nos seguimos leyendo, a esta cita no hay que faltar ni un solo día.
      Malu.

      Eliminar
  24. ¡Las marginaciones han sido y serán tantas! Podría hacerse una lista interminable. Y le puede suceder a cualquiera. De hecho, yo creo que todos nos hemos visto rechazados en algún momento de nuestra vida por alguien. Por ejemplo, si eras torpe jugando a algo, ya tenías las burlas y el rechazo de todos los del barrio. O en el colegio, ¡qué no nos habrá pasado en el colegio! O incluso dentro de nuestra familia, esas palabras cargadas de odio hacia nosotros por alguna menudencia. Si se rasca uno en la memoria salen aún dolorosos sarpullidos.
    ¿Hay algo hoy en día más normal que una depresión? Pues bien, yo he visto cómo se marginaba, se rehuía y se vilipendiaba a una persona a la que le había caído la desgracia de sufrirla. Con una ignorancia supina, se le calificaba de loco y se temían de él las peores reacciones. En fin, algo delirante cuando la persona en cuestión, además, era lo que comúnmente se llama un buenazo.
    Así que éste es un tema recurrente y sangrante, y si uno hace un repaso a la historia de la humanidad se descorazona.
    En cuanto al microcuento, aparte de los jalones que van dibujando la existencia de Manuel, que imagino tan triste como la del Manuel al que Serrat le hizo una canción, el final, donde queda evidente la hipocresía de una sociedad mezquina e inculta, es un remate redondo.
    Mi enhorabuena, Malu, un abrazo, y mi solidaridad y empatía hacia todos los marginados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que podríamos hacer una lista interminable sobre marginaciones y marginados. Injusticias siempre ha habido y habrá, por eso es tan importante que desde casa y los colegios se eduque en emociones, en valores, fomentando la igualdad y la solidaridad ... Quizá los nietos de mis nietos vivan en una sociedad tolerante en la que estas historias sean solo algo del pasado.
      Querido Enrique, mil gracias por tu extenso y amable comentario, admiro mucho tu forma de escribir y de comentar los micros de todos nosotros.
      Te mando un beso.
      Malu.

      Eliminar
  25. M. Jose Franqueza3/3/16 21:59

    Gran relato sobre una sociedad hipócrita e intolerante,Malu has narrado muy bien la marginación que sufrian aquellos niños que no tenían un padre visible. Un fuerte beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mª Jose, mil gracias por pasarte por aquí, me alegra que te parezca un gran relato, como me conoces bastante sabes lo que pienso sobre estos temas tan injustos.
      Un beso fuerte.
      Malu.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!