Precisión

El lanzador de puñales se plantó nervioso al frente de la hermosa equilibrista de la cual había estado enamorado en silencio y lanzó el puñal. Ella se desplomó un segundo después, con su pecho sangrante. Se lo había advertido hacía tiempo: algún día, él también iba a partirle el corazón.
Escrito por Daniel Castillo

17 comentarios :

  1. Precisas son las cincuenta palabras, todo una historia, que se pueden incrustar en tantos escenografías que pueda crear el lector.

    ResponderEliminar
  2. Hay personas que no se resignan y deciden que o ellos o nadie. Fria la venganza del protagonista.
    Muy bien contado.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, bueno. Precisas y preciosas tu s palabras para construir un relato redondo que de principio a fin, incluido el título, no le sobra ni le falta nada. Soberbio, Daniel. Me ha encantado.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  4. Carmen Hinojal10/2/16 14:59

    Hay personas que no perdonan los desaires y los rechazos, algunos, por desgracia lo llevan hasta la última consecuencia. No al maltrato, siempre. Buen micro Daniel. Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Una metáfora muy visual. Me ha gustado Daniel.
    Un saludo,

    ResponderEliminar
  6. Aquí se cumple con exactitud, con precisión, aquella consabida frase de "Hay amores que matan".
    Va mi me gusta, Daniel, y con ese clic también un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  7. Las venganzas por amor son ñas peores.
    Buen relato Daniel, escrito con precisión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Un aprendiz de Cupido que no fue nunca a clase.
    Bien contado.
    Saludos, Daniel.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, eso de que se había enamorado... más bien se había encaprichado de ella. Era un tipo de esos muy posesivos, de los de "o eres para mí, o no eres para nadie". Tema duro, pero estupendamente contado, Daniel. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Lo último que haríamos con lo que amamos es destruirlo, por eso, en este caso, parece que ha predominado más algo que se podría tildar de amor propio herido. No ha sido un accidente, no, sino una acción muy precisa. De una forma o de otra, se trata de unos personajes bien llevados dentro de un contexto en el que prima el espectáculo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Un título que engloba tanto la trama como el desenlace del micro. Me ha gustado, Daniel. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. El protagonista del microcuento es un representante típico del machismo imperante a lo largo de la historia. Los lances de honor que había que lavarlos con sangre, y que tanto juego han dado en el cine y en la literatura. Es aquello de la canción: La maté porque era mía. Patrice Leconte también tituló así una película.
    Cuando amamos a una persona nos cuesta asimilar que a ella le podemos importar un comino. Ante eso, muchos hombres reaccionan de forma violenta, cada poco tenemos algún suceso trágico en las noticias. El del microcuento hubiese hecho correr mucho tinta y dado para muchos comentarios en las televisiones.
    Así que si a uno le parten el corazón -y nadie sale libre de heridas en los lances del amor- no queda más remedio que lamerse las heridas. La vida continua, que se dice, habrá otras oportunidades, o no.
    Lo que sí que espero es que haya otras oportunidades de leer microcuentos tuyos, Daniel. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Trágica decisión la del hombre de amor contrariado. Pero muy bien contado, con puntería. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Dramáticas imágenes las que nos dejas, Daniel. Relato contado gran concisión y precisión.
    Enhorabuena y saludos

    ResponderEliminar
  15. Pues le ha partido el corazón literalmente. La imagen produce miedo. Yo no me pondría nunca delante de un lanzador de cuchillos.
    Buen relato. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Espléndida exposición del micro.
    Lo malo hubiese sido que sus últimas palabras fueran una declaración de amor al lanzador de cuchillos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!