Reacción en cadena o el motín de la masa crítica

En las bancas del parque, los ancianos descansan mientras los niños corren tras un centenar de palomas. Sólo son seres oníricos que la estatua de bronce sueña para no olvidar. La soledad del fuego comenzó aquel día en que el sol de plutonio acabó con el tiempo de los hombres.
Escrito por Vicente Varas - Twitter

57 comentarios :

  1. Carmen Hinojal15/2/16 9:16

    Me ha recordado al cuento El Príncipe Feliz, de Oscar Wilde. Pero en este caso, es la estatua la que añora un mundo ya perdido, y sigue teniendo corazón, mucho más que los humanos que lo esculpieron. Buen micro Vicente. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente la intertextualidad, Carmen. Si aquella estatua empleaba sus propios fragmentos para remediar la necesidad de la gente, a esta no le queda ni ese consuelo. No queda nadie a quien ayudar.
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Un abrazo de regreso.
      Vicente

      Eliminar
  2. Y los recuerdos saltaron de una estatua a otra, hasta que hubo tantas rechazando el olvido que las imágenes se transformaron en sombras, a la luz del nuevo sol, y una vida que parecía verdadera se instaló de nuevo frente a ellas.
    Qué preciosidad de relato, Vicente.
    Me da vergüenza, pero sólo tengo mi viejo sombrero de plumas para hacerte mi mejor reverencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!
      El avergonzado soy yo, Patricia, la maestría de tu comentario le ha dado lustre a mi relato. Impecable.
      No te preocupes por la edad de tu sombrero, que la protección y holgura de un viejo amigo siempre serán mejores para confiarles la testuz.
      Te envío un gran abrazo y otra reverencia.
      Vicente

      Eliminar
  3. Vicente, me parece un originalísimo relato. Primero, una foto de un parque cualquiera y luego das la vuelta Trasladándonos a los sueños de una estatua, que inventa su mundo para no encontrarse tan sola.
    Me ha gustado mucho.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu gentileza, Pablo.
      En el fondo es la historia de muchos, de todos aquellos que encuentran en la imaginación una puerta para escapar del desamparo.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Tras un suceso apocalíptico, suena tan bello pensar que la estátua de bronce tiene corazoncito y sueña con imágenes de los humanos que la rodearon hasta entonces. Esto demuestra que también tiene cerebro y capacidad para soñar.
    Bello, pero desolador...
    Muy bonito tu micro Vicente.
    Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida Pilar, me ha parecido apropiado dotar a un ser típicamente inanimado de una memoria, un refugio para la semilla de la humanidad que ella misma no ha sabido proteger.
      Gracias... muchas gracias.
      Un abrazo.
      Vicente

      Eliminar
  5. Me gusta mucho Vicente.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ha conseguido gustarte, mi texto ha superado un filtro muy valioso y puedo sentirme satisfecho.
      Muchas gracias, Raquel.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Un mundo en el cual las estatuas son las que recuerdan es un mundo desolador y triste.
    Buen relato Vicente, me ha gustado. Has empezado de una forma tranquila, sosegada y luego nos has llevado a una realidad futurista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un mundo muy triste que espero aún podamos evitar, Javier.
      Agradezco enormemente tus palabras y la generosidad de tus juicios.
      Abrazos.
      Vicente

      Eliminar
  7. Impresionante. Menudo pedazo de imagen nos dejas, Vicente. Felicidades por este gran micro. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno que te gustó, Matrioska!
      Intento ponerme a tono contigo y los demás maestros de por aquí.
      Gracias por tu amabilidad y tu aliento.
      Te mando un afectuoso abrazo.
      Vicente

      Eliminar
  8. Uf, he visto a las palomas volar espantadas. Muy bueno, felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, María.
      Si has visto las palomas, esta vez lo he conseguido. Me haces muy feliz.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Un paisaje desolado y, como único testigo, una estatua que sueña con esos humanos, culpables de su soledad. Un micro que nos lleva a reflexionar acerca de la sinrazón. Muy bueno, Vicente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un estupendo y generoso análisis, Beto. La sinrazón puede llevarnos a través de un camino sin regreso.
      Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  10. En medio de la devastación, la amarga ironía del que recuerda habiendo sido creado para ser recordado, como una hierática reminiscencia de sus extintos creadores capaces, además, de la más absoluta destrucción.
    Historia de desolación y dramatismo. pero que también contiene belleza, la que tú, Vicente, eres capaz de extraer hasta del apocalipsis.
    Muy bueno. enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. «La amarga ironía del que recuerda habiendo sido creado para ser recordado», gran frase, Antonio. En ella resumes de forma inmejorable la idea de mi relato.
      Da gusto leer comentarios como los tuyos, donde no existe el desperdicio.
      Muchas gracias.
      Otro abrazo de vuelta.

      Eliminar
  11. Quizás, como en tu microcuento, que se sitúa en un mundo posapocalíptico, ya estemos todos muertos sin habernos dado cuenta, y nos parece que todo continua como si nada: los ancianos se sientan en los bancos y hablan de sus familias o de su pensiones, los niños persiguen a las palomas o dan patadas a un balón...
    Todo sucede dentro de la más normal de las cotidianidades, pero, quizás, somos el producto de un sueño, no sé si de una estatua, como en tu microcuento, o de un albañil que vive en otra dimensión y al que, en unas horas –esto dentro de su tiempo relativo, que puede representar miles de años para nosotros-, le despertará algún artefacto sonoro para que vaya a currar a una obra, haciendo que todos nos evaporemos en la inexistencia.
    Se entrecruzan en tu microcuento la espada de Damocles de la guerra nuclear –nuestra mayor amenaza de autodestrucción-, y esa sensación extraña de que la vida es sueño; de que, a veces, la realidad parece irreal, de que, cada noche entramos en un mundo misterioso donde nos suceden cosas extrañas, como la de convertirnos en asesinos –yo hace poco me cargué a no sé cuántos en uno de mis sueños- de que, en definitiva, somos una nube en pantalones o en faldas, por recordar el poema de Mayakovski.
    Me ha gustado mucho, mis felicitaciones, Vicente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow! ¡Gracias, Enrique!
      Me gusta el giro que planteas para mi historia, si es que la historia existe o es sólo el eco de nuestros párpados.
      Genial lo tuyo.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  12. Un futuro que por desgracia no puede descartarse, donde lo único vivo son los sueños imposibles de una creación inanimada. Ese sol de plutonio ha respetado a la estatua, algún vestigio más quedará de unos seres inteligentes que no supieron ponerse de acuerdo.
    Tan bueno como inquietante, con un tinte poético. Buen relato, Vicente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la esperanza de que algo en nosotros cambie, estimado Ángel y que la vida acompañe a esos sueños imposibles de tu comentario. La humanidad ha cometido demasiados errores y, de seguir así, el precio será muy doloroso de pagar.
      Un gran abrazo de vuelta.
      Vicente

      Eliminar
  13. Amigo Vicente, una lágrima radiactiva resbala por la rugosa cara del metálico ser, imaginando espectros, sombras y aleteos. El tiempo del hombre tiene que acabar consumido por el fuego, la ley que soñó Heráclito. La estatua de sal ve como desparecen en el tiempo Abram, Sara y Lot, y no puede evitar que el pasado de la tentación sea consumido de nuevo. Magnífico tu relato sobre la soledad inanimada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una joya de comentario, tan lleno de imágenes y poesía que dan ganas de leerlo varias veces.
      Muchas gracias, Pepe, por tus reflexiones a propósito de mis humildes letras.
      Un abrazo.
      Vicente

      Eliminar
  14. ¡Vaya idea más preciosa, imaginativa y emocionante!Podría dar para una película. Me imagino a esa estatua de bronce en la que ha quedado a salvo el espíritu del escultor, que con nostalgia va recreando con sus recuerdos el mundo que conoció. Tal vez, en otros parques haya más esculturas "viviendo" lo mismo y no todo esté perdido. Me ha encandilado tu micro, Vicente. ¡Enhorabuena! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada me complace más que saber que a alguien de tu talla le haya agradado este pequeño relato, Juana.
      Mi agradecimiento infinito por tan amable crítica.
      Saludos.
      Vicente

      Eliminar
  15. Hermoso y desolador micro, Vicente. Los humanos erigimos estatuas, las acompañamos en diversas etapas de la vida y desaparecemos como especie en un apocalipsis que debemos evitar. Serán estas estatuas las que nos recordarán a nosotros con añoranza. Curioso cambio de papeles.
    Me ha gustado mucho. Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Carmen. Qué bueno que te gustó.
      He intentado construir una historia donde, partiendo del recuerdo de unos seres extintos, la esperanza sobreviva como una pátina en el metal.
      Un abrazo de vuelta.
      Vicente

      Eliminar
  16. Parece que no hemos parado hasta conseguir acabar con "nosotros mismos". Sólo hemos dejado las cosas inertes, como la estatua.
    Me ha gustado como lo planteas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Olga, es como si quisiéramos arruinarnos a propósito.
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Saludos.

      Eliminar
  17. Una fría estatua donde aún queda una pequeña parte del alma de los seres que la esculpieron. Un reconfortante sueño que rinde homenaje a esa brizna insignificante que fue el ser humano. Me ha gustado mucho, Vicente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás, en la propia fragilidad de la vida esté su magia y su belleza, Salvador.
      A mí me ha gustado mucho tu manera de resumir la idea de este micro.
      Muchísimas gracias.
      Abrazos.
      Vicente

      Eliminar
  18. Una estatua inerte, pero pensadora, es el único recuerdo que queda en una tierra devastada de que aquí hubo una vez vida ¿inteligente?
    Va mi me gusta, Vicente, por tu relato que invita a la reflexión antes de que esto llegue a un "se acabó lo que se daba" irreversible.
    Enhorabuena y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que no sea tarde, estimado José Antonio y podamos avisparnos como especie. Comparto contigo las dudas sobre el buen juicio de la humanidad.
      Agradezco enormemente tus benévolos comentarios.
      Un abrazo.
      Vicente

      Eliminar
  19. Impecable microrrelato, tanto por su exposición como por el tema.
    Te envío mi me gusta y un abrazo. Quédatelo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Isidro!
      Me quedo con tu abrazo y el buen sabor de tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  20. Que gran relato nos has regalado Vicente, concuerdo con el comentario de arriba sobre "El príncipe feliz", con tu cuento me imagino a estatuas robot simulando vidas humanas para no morir de pena,así hasta que el Sol verdadero se vuelva una gigante roja que arrase todo el Sistema Solar.
    Saludos y un gran abrazo amigo mio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este giro hacia la ciencia ficción me parece magnífico, Jean. Además de típico en situaciones post apocalípticas.
      Mil gracias. Otro abrazo, igual o más grande.

      Eliminar
  21. Una estatua que sueña para no olvidar ... Querido Vicente, solo a ti se te puede ocurrir una genialidad así.
    Quiero pensar que dentro de no mucho surja otra reacción en cadena que haga posible que los sueños dejen de serlo y se conviertan en realidad.
    Magnífica historia contada con gran maestría.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué amable, Malu!
      Al igual que tú, tengo la esperanza de que este final sea el principio de una era mejor.
      ¡Gracias!
      Abrazos.
      Vicente

      Eliminar
  22. Precioso, Vicente. No permitamos que la estatua deje de soñar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, Sandra, no hay que permanecer impasibles ante una posibilidad tan terrible. Está en nosotros.
      Mi agradecimiento eterno por tus palabras.
      Te envío un fuerte abrazo.

      Eliminar
  23. Nos dibujas un paisaje desolador, con tintes negros, pero a la vez bello y poético.
    Tu estatua debe resistir, las pesadillas son la antesala de un nuevo amanecer.
    Gran historia, Vicente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José. Ojalá que las pesadillas a las que atinadamente te refieres terminen pronto.
      Un abrazo de vuelta.
      Vicente

      Eliminar
  24. "La soledad del fuego ...", me quedo con esa imagen, que es título de cuento o novela apocalíptica. En tres frases das cuenta del día después, de ese mundo sin nosotros, como en aquel poema de Juan Ramón: Y yo me iré..., también me ha recordado esas pelis con calles desiertas y edificios que se desmoronan. Sólo una estatua es testigo de melancolía y rabia de broce por la estupidez humana. Estupendo micro, Vicente. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tus impresiones, Miguel. Hablando de frases, yo me quedo con esta tuya: «testigo de melancolía y rabia de bronce por la estupidez humana».
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Los seres inanimados son los que ahora cobran vida y tu protagonista hecha de piedra contiene alma.
    Un evocar imágenes de cuando aún había esperanza y serenidad entre la humanidad, un no querer sentirse en la soledad que abarca el mundo desde que un rayo de Plutón decidió acabar con todo aquello que respiraba.
    Original y visionario 50.
    Fabuloso Vicente. Buena lectura.
    un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mª Belén. Se siente muy bien recibir comentarios tan alentadores y bonitos como el tuyo.
      Abrazos.
      Vicente

      Eliminar
  26. ¡Vaya, Vicente, qué escalofrío!
    Me encanta la secuencia que sigues en la narración: el bullicio del parque que se difumina lentamente en el interior de una estatua aislada entre el silencio y la devastación. Además, los colores variados y chillones de las primeras líneas se fusionan y neutralizan para terminar con una imagen monocromática que te encoge el corazón. Hace frío.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guau, Margarita!
      Al leer tu comentario me pareció contemplar un cortometraje. Has hecho florecer mi narración aunque sea sobre un desierto helado.
      Mil gracias.
      Otro abrazo con todo el espectro cromático.
      Vicente

      Eliminar
  27. Estamos tan desnaturalizados que hemos perdido hasta el instinto de conservación, y al final no vamos a tener otra opción que organizar ese motín que planteas.
    Excepcional relato, Vicente, que por lo que veo ha dado pie a magníficos comentarios tanto propios y como ajenos. Sobrecogedor tu planteamiento sobre esa posibilidad de permanecer de algún modo en el recuerdo de los objetos que nos acompañaron. Te veo en la final de este febrero de tan alto nivel.
    Un abrazo y mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, he querido valerme de testigos inanimados para mitigar el apocalipsis que nos acecha.
      Muchas gracias por tu valoración, esimado Enrique. En la final estamos todos, cada uno a su manera.
      Te envío enorme abrazo.
      Vicente

      Eliminar
  28. Hace muchos años (muchos, muchos) leí una novela que se titulaba "Los hombres van y vienen, pero la tierra permanece". Seguramente un día nos extinguiremos y si eso sucede, no creo que la Tierra pierda un solo segundo en recordarnos. Menos mal que quedará la memoria de tu estatua de bronce, Vicente.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carles. Confiemos en la memoria de la estatua.
      Saludos.
      P.D. Quizás te refieres a «La Tierra Permanece" de George R. Stewart, un hermoso clásico de la ciencia ficción.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!