Alfa privativa

Adela despertó cansada. Estaba sometida a burlas en clase. Nunca quería levantarse. Finalmente, lo hizo. Respiró hondo. Subió a un podio digital que cada día marcaba un número diferente. Hoy, 40. Se derrumbó. Día difícil.

De noche, se cortó los brazos, lloró en silencio y se durmió. Adela despertó cansada.
Escrito por F. Javier Pérez Terán - Twitter

20 comentarios :

  1. Hola Javier, entiendo que tu protagonista sufre acoso escolar, pienso que ese podio digital es una bascula, y que pese a estar delgada aun lo quiere estar más,pero Adela vive una especie de día de la marmota, y parece que quiere abandonar esa vida, quiere autodestruirse, mi duda es si lo ha logrado ya.
    Buen relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:07

      Hola, tocayo.

      Así es, la báscula es su segunda casa, donde no hay comida, lo que quizás sería para ella su ideal de hogar. Las obligaciones superan a Adela, y ella tampoco sabe si ya se ha autodestruido o no.

      Gracias por tu felicitación.

      Un saludo. Javier.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho tu manera de relatar esta historia, que es un verdadero drama, casi aseptica. Y ese contraste tenía algo enigmático que me ha enganchado.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:09

      Muchas gracias por tus palabras, Raquel. Esta joven muchacha vive sin vivir en ella, vive creyendo que vive en los demás, y es una niña que se muere por morirse.

      Un abrazo. Javier.

      Eliminar
  3. Me gusta por lo grave del discurso. Gracias por compartirlo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:10

      Gracias a ti, por haber dedicado tu tiempo en leerlo.

      Un abrazo. Javier.

      Eliminar
  4. Me ha sorprendido que en tan poco espacio abarques dos temas tan espinosos como el bullying y la anorexia con total fluidez. Las frases cortas le dan un tono distante, aséptico, como decía Raquel Tevas, pero que consigue que el lector se emocione aún más leyendo esa trágica historia. No es un micro que deje indiferente y eso es bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:13

      Muchas gracias, Raquel. Agradezco mucho estas palabras, aunque lo siento por la persona damnificada en este caso.

      Es un tema, cada vez, más típico. La sociedad te dice que seas tú mismo/a y al mismo tiempo te dice que no puedes ser de la forma que eres.

      Nos queda mucho que hacer y que cambiar para ser lo que todos queremos. Y todo pasa por el respeto.

      Javier.

      Eliminar
  5. Tanto si el título corresponde o no con la etimología de la palabra 'anorexia', lo cierto es que la historia describe a la perfección la angustia de una joven encerrada en un bucle autodestructivo.
    Muy bueno, Javier.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:15

      Hola, Vicente.

      Ahí está la clave. La alfa privativa seguida de una -ni- eufónica para apoyarse en la primera letra de la palabra griega "oréxis", "apetito".

      Es un bucle autodestructivo, efectivamente. La pregunta es: ¿Ha conseguido ya autodestruirse?

      Un fuerte abrazo. Javier.

      Eliminar
  6. Javier, graves problemas nos has relatado en 50 palabras, bullying que la lleva a una anorexia. Me he sentido agobiada como Adela, un dolor sin final una y otra vez.
    Buen relato.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:16

      Hola, Pilar.

      Son dos temas delicados y, por desgracia, cada vez más frecuentes, que van en paralelo y provocan una gran desesperación.

      Gracias por tus palabras, Pilar.

      Un abrazo. Javier.

      Eliminar
  7. Un micro con una narración cruda y fría, muy apropiada para un trastorno como la anorexia, en la que quienes la sufren pueden llegar a autolesionarse, viviendo día tras día como autómatas. Duro, pero muy bien escrito, Javier. Felicidades y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:21

      Muchas gracias por tus palabras y por tu felicitación. El acoso escolar y la anorexia son dos problemas que en los años de infancia suelen darse en paralelo. Las personas que lo sufren, no salen de ello al llegar a su casa. Su vida gira en torno a la de los demás, cuando estos los ningunean y, si no los ningunean, los humillan.

      Un saludo. Javier.

      Eliminar
  8. Dos temas muy duros contados con aparente frialdad: el acoso escolar y la anorexia. El sufrimiento de Adela le viene por partida doble. Y es que la adolescencia puede ser también un infierno.
    Muy bien contado, Javier. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:24

      Hola, Carmen.

      La adolescencia es fácil para esas personas "perfectas" para la sociedad. No es un período cómodo: afloran los cambios que provocan complejos que provocan críticas que pueden provocar nuevos cambios. Y es que los cambios pueden ser también funestos.

      Gracias por tu felicitación. Un abrazo. Javier.

      Eliminar
  9. Dos temas, como dicen mis compañeros, muy delicados contados con maestría y dejando entrever los sentimientos que llevan adheridos tan importantes problemas de nuestra sociedad.
    un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:28

      Muchas gracias por tus palabras, Pablo.

      Totalmente de acuerdo. Estamos en una sociedad de prejuicios que debe experimentar una evolución, aunque no todo es malo.

      Un abrazo. Javier.

      Eliminar
  10. Anorexia y bulling, combinación explosiva en una edad en la que todos los sentimientos y emociones están en una montaña rusa. Muy bien contado, comenzando y terminando con esa misma frase, días y vidas que se convierten en bucles cerrados.
    Besos Javier.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Pérez Terán3/4/16 22:30

      Muchas gracias, Malu.

      Así es: hay etapas en la vida que son como la Tierra dando vueltas alrededor de su estrella. La vida en la adolescencia no tiene por qué ser como algunos la pintan, para algunos es mejor que para otros. Para Adela no es nada fácil.

      Quizás mañana cambie su suerte... O quizás no.

      Un abrazo. Javier.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!