En un velorio

El funeral transcurría normal. A la vieja usanza, las tías montaban la escena del llanto; algunos parientes, con sonrisas aburridas, se ponían al corriente, café en mano. Otros oraban por el descanso eterno del tío difunto.

En fin, todo iba como lo dicta la costumbre, hasta que el muerto despertó.
Escrito por Cristopher Josué Escamilla Arrieta - Twitter

24 comentarios :

  1. Despertó, y menuda se armaría. ahora no sé quien se asustaría más si los presentes en el velatorio o el presunto difunto al verse allí.
    Buen relato Cristopher.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja... Si es que ya nadie se toma nada en serio. ¡Ni los muertos!

    ResponderEliminar
  3. Josué, a más de uno se le atragantó el velorio! Si es que ya uno no se puede fiar ni de los muertos...
    Enhorabuena.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo2/3/16 15:57

    ¡Vaya tío! La que habéis montado con ese cierre.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué quisieras que la gente dijera en tu funeral?

    —Mira, parece que se está levantando.

    Muy bueno! ����

    ResponderEliminar
  6. Hombre. Es que el muerto querría animar un velorio tan normal.
    Muy ocurrente.
    Un abrazo.
    Pablo

    ResponderEliminar
  7. ¿Cuántos se alegraron de que se despertase? ¿Alguien preferiría que hubiese seguido muerto? Excelente relato con un toque de humor negro cuyo final deja volar la imaginación. ¡Fantástico!

    ResponderEliminar
  8. ¿No diría, por un casual, eso de "¡¡SORPRESA!!"?

    Buen relato con unas cuantas y medidas gotas de humor negro. Y muy buen estreno, Cristopher Josué. Bienvenido a la familia cincuentista.
    Van mi me gusta y mi felicitación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Bienvenido Cristopher, muy buen estreno, con sorpresa al final. Si es que un velorio no puede ser tan normal.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por la carcajada final en el aburrido velorio. Bienvenido, Christopher.

    ResponderEliminar
  11. Creo que ese tío se había quedado con las ganas de dar un buen susto a esos familiares que, quizás, no se portaron demasiado bien con él en vida. Buena propuesta, Cristopher. Bienvenido. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. O los médicos que certificaron su muerte eran pésimos, o él es un bromista de los grandes, en todo caso, bien está romper la rutina alguna vez.
    Un saludo y bienvenido

    ResponderEliminar
  13. Muy buen golpe de efecto final. Me ha gustado mucho.
    Un saludo Cristopher y bienvenido,

    ResponderEliminar
  14. Anónimo3/3/16 4:40

    Buen giro contra la verdadera asesina: La rutina.

    ResponderEliminar
  15. Les agradezco la bienvenida y el espacio.
    Es un privilegio ver publicado este cuento.
    Ojalá que nunca sepan qué pasa En un velorio después...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Y eso fastidió el entierro. ¿A quien se le ocurre?

    ResponderEliminar
  17. Menuda sorpresa nos tenías reservada para el final del microrrelato, Cristopher. Te felicito.

    ResponderEliminar
  18. Estaba pensando en la socorrida frase " antes muerto que sencillo", pero no, con este hombre es imposible.
    Saludos, Cristopher, y bienvenido.

    ResponderEliminar
  19. Lucía Pradillos Luque4/3/16 18:18

    Despertó y tuvieron que hacer el velatorio de todos los presentes del susto que les metió jajaja. Me gusta mucho tu texto.

    ResponderEliminar
  20. Parece que al muerto si había algo que le mataba era la monotonía de las costumbres. Buen micro, Cristopher. Un saludo y bienvenido.

    ResponderEliminar
  21. La rutina interrumpida por lo inusual. Muy posiblemente muchos seguirían con la rutina solo por automatismo, sin darse cuenta de lo extraño.
    Enhorabuena Cristopher.

    ResponderEliminar
  22. Gracias por sus cálidas bienvenidas. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Fregón micro

    ResponderEliminar
  24. Es un cuento terrorífico.


    ¿Qué pasó después?

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!