Oveja negra

Érase una ovejita negra. Había sido tan blanca como la leche que le robaban a diario. Vegetariana y disciplinada, seguiría a sus hermanas hasta la muerte.

Un día el lobo enseñó sus colmillos. Impresionada, entre balidos y gemidos se descarrió. Juntos disfrutaron del sabor de la carne, compartiendo chuletón de pastor.
Escrito por María Jesús Briones Arreba

52 comentarios :

  1. ¡Ostras, menudo giro! Bravo, Mª Jesús. No me esperaba para nada el final y eso que has ido dejando miguitas de pan por el camino.

    ¡Muy bien!
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre gracias, Carles por tu halagüeño comentario
      Un afectuoso saludo

      Eliminar
  2. Vas contando, sin saltos, y aún así es inevitable el sobresalto.
    A ver quién es el guapo ahora que se pone a contar ovejas cuando no puede dormir.
    Enhorabuena.
    Un saludo, María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu apreciación, Margarita
      De ahora en adelante contaremos lobos para estar despiertos.
      Besito virtual

      Eliminar
  3. Genial metáfora sobre la inflexión vital que puede dar nuestra vida. Las compañías pueden hacer virar nuestro comportamiento para bien o para mal. La protagonista del relato ha pasado del verde hierba al rojo sangre, y parece que le gusta, jajaja. Un abrazo, María Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca pensé que una humilde ovejita negra, pudiera tener tantas interpretaciones.
      Super agradecida por tener la paciencia de seguirme, Salvador

      Eliminar
  4. M. Jesús, buena metáfora sobre el cambio de comportamiento de quien sufre injusticias y es tratado mal, que acaba rebelándose contra el que abusa de él.
    Elegir ser víctima o verdugo.
    Bien contado.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hay relatos de los que se aprende y este es uno de ellos. Carles lo ha expresado muy bien. Es un relato bien estructurado, de historia muy bien dosificada que lleva a un final que realmente no te esperas y con muchos elementos narrativos: el amante que despierta las pasiones, el despertar de la mediocridad, el abuso del dócil, la venganza salvaje al opresor...
    Además, la historia contiene esa chispa de originalidad que deja regusto al finalizarla. Es un relato con hechuras de finalista. Enhorabuena, María Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus halagos me sonrojan. Voy a desmayarme de un momento a otro por la emoción.
      Otro abrazo para ti, Bolant.

      Eliminar
  6. Cuando salta la chispa de la rebelión el dócil corderito negro se transforma en lobo sanguinario. Se ve que esta ovejita sabía aquello de que «cuando no puedas vencer a tu enémigo, únete a él».
    ¡Bravo, tocaya! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Millones de gracias, tocaya.
      Espero con ansiedad tu próximo relato.
      Besito y abracito virtual

      Eliminar
  7. Bien por la oveja negra que supo interpretar su destino y sacar provecho de él. Muy logrado, Mª Jesús. El final, genial. Felicidades y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo por vuestros comentarios, merece la pena escribir.
      Gracias

      Eliminar
  8. Abandonar el redil es lo que la convierte en negra para las demás que pastan y se mueven a la voz del pastor. Bravo por tu oveja descarriada. Un micro muy bien planteado y rematado, María Jesús. Felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado, y la interpretación que te ha sugerido.
      Cordiales saludos

      Eliminar
  9. MJesús nos has contado una verdadera fabula.
    Está claro que ante la opresión llega un momento que solo queda la lucha y convertirse en oveja negra.
    Me ha gustado MJesús.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se sabe la evolución de cada uno, en el largo camino de la vida.
      Agradezco mucho tu punto de vista sobre las fabulas. A mí me encantan.
      Saludos

      Eliminar
  10. ¡Bien, María Jesús! Dicen que lo más sano del mejor de los hombres y lo más bajo del peor de los criminales conviven en cada uno de nosotros, tu relato lo deja bien claro.
    Saludos.
    Vicente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Vicente. Yo también pienso lo mismo del ser humano.
      Saludos

      Eliminar
  11. Me ha parecido muy original la reacción de la oveja. Que sigas tengas mucho éxito con tus publicaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho tus buenos deseos, Oscar.
      Saludos cordiales desde Madrid.

      Eliminar
  12. Buen relato y muy "moralizante" Si hubiesen podido ser unas palabras más, podrías haber escrito una fábula fabulosa.
    Te mando mi felicitación, mi me gusta, un abrazo y un beso. (No sé si el envío de tantas cosas te llegará bien. jajaja!)

    ResponderEliminar
  13. Isidro, Viniendo de ti, este comentario me da marcha para seguir intentándolo cada vez.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Jajaja Me has arrancado una sonrisa María Jesús. ¡Y a mi, que me gustan más las ovejas negras!

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, que el cuentito te haya arrancado una sonrisa, Raquel
      Gracias, por hacérmelo llegar.

      Eliminar
  15. Tan dulce, tan blanquita y tan obediente, lo normal es que descubriera el eje del mal y se uniera a él. Ahora tiene que decidir ella si quiere seguir descarriada o volver al redil.
    Muy bueno Mª Jesús, felicidades.
    Besos.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Malu, por tus impresiones. Seguro que la ovejita se queda con el lobo protector y proveedor de alimentos.
      Besito virtual

      Eliminar
  16. Que bien María, en relato redondo donde se juega muy bien con la situación y los conceptos que se tienen de ovejas, rebaño, pastor, lobo y oveja negra dándole unas sabrosas dobles lecturas.
    Mis felicitaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí con lo que me gustan las dobles lecturas!.
      Saludos cordiales, Jean

      Eliminar
  17. Me encanta tu relato. Es una buena metáfora la que usas con esta ovejita y el lobo. Una versión particular de la historia, aunque diste un poco, me has recordado a Rebelión en la granja de Orwell.
    Un abrazo y felitaciones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sin duda disto mucho de Orwell, ¡ójala me pareciese minímamente a él!
      Otro abrazo para tí

      Eliminar
  18. Las ovejas negras nacen, pero también se hacen, o necesitan de una chispa definitiva para sacar a relucir su verdadera naturaleza. Dentro de esa inocente herbívora latía una depredadora de carne implacable, capaz de hermanarse con su bestia negra, hasta el punto de devorar la mano que le da de comer (y todo lo demás).
    Un abrazo, María Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Has hecho una interpretación muy importante de mi relato.
      Muchas gracias por ello, Ángel

      Eliminar
  19. ¡Fabuloso microrrelato (de los de fábula incluida)! Cuando la ovejita conoció el poder del lobo, no lo dudó un instante y se unió a él, para conseguir objetivos comunes. ¡Eso es un pacto y no lo que pretenden otros! ;)
    Va mi me gusta, María Jesús, y con este va mi enhorabuena también por tu espléndida historia, tan bien construida y mucho mejor escrita.
    Muchos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la ironía empleada en el análisis de mi relato, y el trasfondo que se adivina en el mismo.
      Millones de gracias, José Antonio

      Eliminar
  20. Si no fuera por lo bien hecho que está el relato, me comeria al lobo.
    Un abrazo de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos dejes sin lobo, José María. Son necesarios para el equilibrio ecológico.
      Moltas gracias, a ambos dos
      Besito virtual desde mi correo

      Eliminar
  21. En todo rebaño, la oveja negra suele ser la más interesante. La de este microcuento parece que es una conversa, quizá haya pasado por una peluquería para que la tiñan.
    Lo cierto es que su vida ordenada en un mundo de ovejas, corderos, perros, lobos y pastores, parece que no era la más apropiada para sobrevivir.
    Su conversión fue al estilo de la de San Pablo, éste se cayó del caballo y la ovejita le vio las orejas al lobo, como suele decirse. Y así, no sé si tras una historia de amor con el lobo, decide hacerse carnívora. El pobre pastor, que quizá estuviese oyendo el carrusel deportivo en su transistor, debió de quedarse espantado al ver que se le echaban encima la oveja negra y el lobo con terroríficas intenciones.
    Dicho esto, el microcuento se puede leer de formas diferentes, pero esa es otra historia.
    Enhorabuena, María Jesús, por tan sutil fábula. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. La potencia del lobo, impresionó tanto a la ovejita que quiso probar con él todo tipo de banquetes "carnívoros".
      Agradezco mucho tu análisis, Enrique

      Eliminar
  22. Siempre resultan simpáticas las ovejas negras por aquello de la disidencia. Esta oveja va más allá, se alía con el lobo contra un óleo mayor. Un micro con muchas y jugosas lecturas, María Jesús. Enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen por tus amables palabras.
      Otro beso para ti

      Eliminar
  23. Se alía con el lobo contra un opresor mayor.

    ResponderEliminar
  24. Me encanta tu relato. Es una buena metáfora la que usas con esta ovejita y el lobo. Una versión particular de la historia, aunque diste un poco, me has recordado a Rebelión en la granja de Orwell.
    Un abrazo y felitaciones!!

    ResponderEliminar
  25. En el título me recordaste a Monterroso. Luego tu relato es diferente al de él, y muy ingeniosos, con un mensaje muy claro. Está bastante bien. Me gustó.
    Un beso, Mº Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disfruto mucho con el disfrute de mis cuentos, en los lectores.
      Un abrazo, Pablo

      Eliminar
  26. Al final va a resultar que los buenos no son tan buenos... sino que todo depende de las compañías que le rodeen. El cuento de la caperucita y del lobo es del todo menos infantil a pesar de que lo narres en ese tono para así pillarnos por sorpresa con la oveja comiendo chuletones de lechal. Sorprendes al lector ¡y eso no es nada fácil! Good job! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Los cuentos infantiles clásicos, son lo menos infantiles, todos tienen un más allá, que sólo los lectores avezados son capaces de reconocer.
      Agradezco tu comentario, Raquel

      Eliminar
  27. Fíjate que me los imagino zampándose el chuletón....será que me los has dibujado a la perfección, hala, con rima y todo! Muy bien María Jesús.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Gracias mil por tu imaginación, siempre soberbia.

    ResponderEliminar
  29. Magnífico, María Jesús. Un relato maravillosamente contado y del que con tu permiso voy a copiar la fórmula para hacer uno con galgos, liebres y cazador.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Me tenéis conmocionada con vuestras respuestas.
    Enrique, no creo que te haga falta copiar la idea, a ti te sobran y mucho mejores.
    Otro abrazo para ti, amigo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!