Ya me avisaron

Iba por delante, o escondida, o a mi lado y ahora tras de mí, siempre me acompañaba. Vigilándola miro hacia atrás, aunque eso me pueda traer fatales consecuencias, como la que estoy viviendo mientras caigo al abismo de este pozo que no vi.

"No te fíes ni de tu sombra".
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa - Web

39 comentarios :

  1. Algo tan etéreo y escurridizo, que no deja de acecharnos, que se atreve a duplicar nuestra imagen sin permiso, no puede ser de fiar. Si además nos han advertido sobre ello, hay que andarse con ojo. Hasta aquí todos compartimos más o menos lo mismo, pero lo de tu protagonista es un auténtico caso de mala sombra, que nada tiene que ver con tus letras luminosas y fiables.
    Un abrazo fuerte, Isidro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También ocurre que aunque mil veces nos avisen, mil veces caeremos y nos fiaremos de algo o alguien. pero los humanos somos así ¡Qué se le va a hacer! Es parte de la chispa de la vida.
      Muchísimas gracias por tus comentarios.
      Un fuerte abrazo, amigo Angel.

      Eliminar
  2. Si es que no hacemos caso. Mira que te lo habían dicho. Espero que el pozo esté a oscuras para que, al menos, no tengas que compartirlo con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el fondo, luego nos acostumbramos a ser acompañados por ella y si nos falta nos mosqueamos o es que es un día gris. jejeje!
      Muchas gracias Patricia. Espero que en una próxima quedada microrrelatista nos conozcamos personalmente. Me ha dolido no poder asistir a Zaragoza.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Por tanto, ¿estamos cautivos de nuestras sombras?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Las cautivas son ellas. Despues del percance, uno va aprendiendo. jejeje!
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Intuyo que la intención de la sombra no era matarlo, después de todo, los fantasmas no tienen sombra.
    Muy bueno, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la sombra es indefensa y sabe que su existencia está condicionada a tu vida desde que te "alumbran"
      Muchas gracias Vicente por comentar
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Peter Pan perdió la suya y se lo cosió. Claro, que él podía volar. Que mala sombra tuvo tu protagonista.
    Me encantó, Isidro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que el caso es quejarse, si se tiene... porque se tiene y si no se tiene, porque te falta.
      Que paren el mundo qeu yo me bajo!
      Un abrazo querido amigo.

      Eliminar
  6. Muy mala sombra la de tu protagonista, eso le pasa por no fiarse ni de su propia sombra e intentar separarse de algo que es imposi le.
    Buen relato Isidro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tuvo un poco de mala sombra.
      Muchas gracias Javier por tus amables comentarios.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. La sombra nos acompaña siempre, pero es traicionera. Se queda atrás en el momento más peligroso. La vemos moverse y jugar con el protagonista en el relato, hasta que acaba con él.
    Muy buen relato, Isidro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces no nos la podemos quitar ni con espátula. jejeje!
      Siempre te agradezco tus gentiles comentarios.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Geyna López.26/5/16 3:43

    Siempre concuerdo con ésto. Tendré más cuidado para la próxima, no aspiro la misma suerte que la de tu protagonista. Abrazos y muchos besos mi Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te sirva y cojas la idea para que no te ocurra lo que a mi protagonista.
      Mil gracias por tu agradable comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Las sombras son juguetonas, te siguen, se esconden, te alargan, desparecen... Pero cuando quieren ser malas te despistan para que caigas en ese pozo lleno de oscuridad como en el que ellas viven.
    Buen 50, lleno de luz y buen hacer,
    Un beso Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero finalmente nos acostumbramos a nuestras sombras como a nuestros gozos (Gonzalo Torrente) y forman parte necesaria de nuestras vidas.
      Muchísimas gracias por pasarte por aquí y comentar.
      Un beso amiga M. Belén

      Eliminar
  10. Isidro, si es que no escarmentamos y aunque nos adviertan siempre volvemos a caer en el abismo. La sombra forma parte de nosotros mismos, somos inseparables y es imposible de controlar. Habrá que acostumbrarse a ella y no hacerle caso. Yo a la mía le he tomado cariño, aunque cambia mucho de forma y de lugar, al final vuelve conmigo.
    Me ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo: No escarmentamos.
      Yo también me he acostumbrado a la mía, que por cierto siempre pensaba que mi sombra estaba más gorda que yo. Hasta que me pesé y comprendí mi craso error.
      Muchas gracias Pilar por tu agradable comentario.
      Besos

      Eliminar
  11. Tiene su miga el relato, Isidro. Resulta que por estar pendiente de la sombra que te persigue (alguna acción o hecho del pasado, quizás), acabas cayendo en un abismo (¿de remordimientos? ¿de consecuencias? ¿de depresión?).
    Muy bueno.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carles, desde ahora te llamaré Sigmun Quilez o Carles Freud. ¡Elige! Eres el nuevo padre del psicoanálisis. Jejeje!
      Muchas gracias por ese profundo comentario.
      Desde el diván te envío un fuerte abrazo.

      Eliminar
  12. Por desconfiado perdió su propia vida: la que vivía en el cuerpo que proyectaba la sombra a la que temía. Se murió de miedo, literalmente. Porque no es la sombra, es lo que no vemos en ella y nuestra imaginación construye y moldea con los peores despojos de nosotros mismos.
    Esa frase final es un broche de oro porque esconde la esencia del relato: No te fíes ni de ti mismo, eres quien más te miente.
    Me gusta tu relato, Isidro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en que nuestro peor enemigo es uno mismo, con sus luces y sus sombras, sus dudas, temores, aciertos...
      Me alegra que te haya gustado. Es un honor.
      Un fuerte abrazo amigo Antonio.

      Eliminar
  13. Me da la risa, porque tenias que haberles hecho caso. Pero ¿quien iba a decirlo ? Si no huieras sido condenado por desconfiado.
    Es un buen relato Ademmás de simpatico.
    Vaya un nos gusta de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste y que hayas encontrado la parte simpática de la que casi siempre intento impregnar en los micros de 50 palabras. Otra cosa es conseguirlo.
      Un fuerte abrazo para los dos.

      Eliminar
  14. Muy ocurrente, Isidro. De un micro que podría haber quedado realmente sombrío, has conseguido un brillante resultado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juana por leer y comentar. Me agrada tu comentario.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  15. ¡Ay, qué mala sombra!
    Y mira que estabas avisado, no hay que fiarse ni de uno mismo querido Isidro.
    Ocurrente como siempre, tú tienes un sello personal que no defrauda.
    Un beso, Manchego.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "El más avisado se ahoga en el vado" dice el refrán. Pues eso.
      Gracias por lo del sello personal. Eres muy gentil, como corresponde a una buena manchega.
      Un beso manchego.

      Eliminar
  16. Mientras te leía, gritaba: ¡Cuidado, Isidro, que te la das! No hay mayor verdad que esa, no nos podemos fiar ni de la sombra que proyectamos y que se pega a nosotros como una lapa. Me ha gustado mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te oí, pero no te hice caso. "Ya me avisaste" Cuando caí, caí en que tú eras de fiar. "Tarde piace" dicen los gallegos.
      Muchas gracias por tu comentario Matrioska.
      Besos.

      Eliminar
  17. La mía se escapa y regresa muy boba...ja,ja,ja.
    Creo que lo que quieres decir es que si estás continuamente obsesionado con algo, acabarás loco. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Correcto Maite, ese sería el sentido del relato, la obsesión por algo que casi siempre te impide apreciar el resto.
      Lo de tu sombra me recuerda a mi gata cuando estaba en celo. También se escaba. jajaja.

      Eliminar
    2. También se escapaba -quería decir-

      Muchas gracias por comentar. Un beso.

      Eliminar
  18. Me ha gustado tu relato Isidro, tanto como para comentarlo, aunque hay alguien molesto y oscuro mirando por sobre mi hombro lo que escribo.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es sólo molesto o también celoso, pero claro no me extraña es el productor de sombras, tu inseparable SOMBRERO.
      Muchas gracias por comentar y un abrazo.

      Eliminar
  19. De lo que no tengo duda es de que el protagonista no eres tú, Isidro, porque esta sombra parece algo mal intencionada y la tuya es muy buena.
    Un abrazo de lo más confiado, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu confianza y amistad.
      Un fuerte abrazo, amigo Quique.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!