La dueña de la pensión

Entra, sale, y se dirige a su habitación. Hace poco ruido. A veces saluda. Si te asomas lo ves con los auriculares puestos. Articula algún sonido, se ríe. Sin embargo cuando sale a caminar por la calle, compruebas que su éxito social es grandilocuente. Asombrada me tiene este buen hombre.
Escrito por Carmen Martínez Marín - Web

34 comentarios :

  1. Este hombre que parece tímido y retraído asombra a la dueña de la pensión, tendrá que investigar un poco más, a lo mejor desde su habitación se dedica a hacer un programa de radio por internet y por eso su éxito social.
    Como verás Carmen me has hecho imaginar lo que hay detrás de tu relato, has activado mi imaginación, y creo que cuando escribimos queremos que el lector vaya más allá, y tu lo has conseguido.
    Buen relato Carmen.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, siempre tan atento Javier. Me alegro que hayas imaginado otra historia a partir de esta.
      Besicos

      Eliminar
  2. Asombrado me tienes a mí de tu narrativa y de la amplia gama de argumentos que nos traes para nuestro disfrute.
    Por todo ello, muchas gracias, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, a mí también me asombra viniendo de un gran escritor de pequeñas y grandes narraciones.
      Muchísimas gracias Pablo
      Besicos

      Eliminar
  3. La perspectiva que nos ofreces desde el puesto de observación privilegiado del personaje de la dueña de la pensión es excelente. Dibujas un personaje rico y matizado que, a su vez, nos presenta al coprotagonista, tan diferente a ella, y que queda reflejado en el relato igualmente con un perfil claro y atractivo.
    Maneras de vivir, que diría la canción. Un sugerente flash tu relato sobre la diversidad de vidas y sus formas de manifestarse. Interesante, interesante. Saludos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu comentario Manuel, muchas gracias.
      Para mi es ese hombre taciturno y reservado en su interior; al contrario que socialmente se manifiesta.
      Besicos

      Eliminar
  4. No hay nada mejor que estar en la cabeza de una dueña de una pensión cotilla. Jajaja Da muchísimo juego.

    Un abrazo Carmen guapa,

    ResponderEliminar
  5. Sí, Raquel...Toda la razón las porterías, los hoteles o las terrazas dan mucho de sí a la hora de contar, relatar o escribir en 50 palabras.
    Muchas gracias
    Besicos

    ResponderEliminar
  6. Pues yo me quedo con que el pensionista es uno de esos youtubers de fama exagerada e inmerecida y la pobre mujer desde la atalaya de su encierro no se entera de la misa la media. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús creo que queda abierta la veda para un micro-macro sobre la actitud del "pensionista" y la mujer de la atalaya...
      Gracias
      Besicos

      Eliminar
  7. Internet permite crear mundos y actividades sin moverse de una habitación, que una persona llegue a ser conocida desde cualquier parte del mundo, con un número de seguidores casi inimaginable. Se trata de una vida nueva, muy diferente a la que la dueña de la pensión ha conocido, de ahí su asombro. Todos habitamos en el mismo mundo, pero dentro de él hay miles de universos de los que a veces ni siquiera somos conscientes.
    Un relato original y actual, lleno de contrastes.
    Un abrazo fuerte, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las redes nos enredan amigo Ángel, de qué manera.
      Pero la calle y la charla amistosa nos favorece más, mucho más.
      Gracias por tus piropos
      Besicos

      Eliminar
  8. Pues has dado con un filón, querida Carmen. La sagaz mente de la dueña de la pensión merece una serie de relatos sobre sus huéspedes,
    Abracicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Patricia el tema da para un monográfico je,je,je...
      Las ocurrencias de una pensión y sus "pensionistas" me apasionan, sobre todo, después de algún que otro viajecico.
      Besicos

      Eliminar
  9. Carmen, decía Andy Warhol que «En el futuro todo el mundo será famoso durante quince minutos». Al leer tu relato nos damos cuenta de que ese futuro ya está aquí.
    Gran contenido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je,je,je, Vicente cuánta razón tenía. Muchas gracias por tu piropo cincuentero.
      Besicos

      Eliminar
  10. Algún huésped "piadoso"que le enseñe a esta mujer las ventajas que tendría su pensión si se anunciase por Internet ;)
    Saludos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece según se ha intuido, que al menos tiene wifi, jejeje.
      Gracias Margarita
      Besicos

      Eliminar
  11. José Ramón SV27/9/16 21:26

    Si es que hoy en día no hace falta salir de casa para ser el rey del mundo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En fin, la calle siempre da más relación, lo demás se queda sólo en las redes, aunque estés perfectamente comunicado.
      Gracias José Ramón
      Besicos

      Eliminar
  12. Qué interesante el contraste entre la dueña de la pensión, que recuerda a los personajes galdosianos, y el huésped, una exitosa figura de la actual tecnología.
    Buen micro, Carmen. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Carmen, tocaya, por esa comparación extraordinaria.
      Besicos

      Eliminar
  13. Aunque el ser cotilla lleve aparejado, casi siempre, un matiz negativo, nadie puede negar que tiene un papel muy creativo...
    Felicidades, Carmen.
    Un abrazo.
    María José

    ResponderEliminar
  14. Así es, María José, da mucho de sí el tema. Muchas gracias por el comentario
    Besicos

    ResponderEliminar
  15. Hay personas que dentro de cuatro paredes se empequeñecen y actúan de manera huidiza y solitaria, sin embargo, en cuanto salen a la calle, parece que recobran el ímpetu y la sociabilidad. Supongo que por eso la dueña de la pensión está hecha un lío con ese hombre. Un beso, Cabopá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una interpretación muy acertada Matrioska, efectivamente la dueña no entiende mucho el por qué del comportamiento de este hombre solitario.
      Besicos

      Eliminar
  16. No sé yo si la dueña de la pensión está solamente asombrada con su huésped o tiene algún interés más en él... je, je, je...
    Confieso que cuando viajo, a veces me fijo en las personas que entran y salen de los ascensores, que comen solas en los restaurantes o que van en grupo y son peculiares. Esto es un filón Carmen.
    Un beso fuerte.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa lo mismo lo he dicho en un comentario anterior, y sí, es posible que tenga algún interés muy particular esta mujer je,je...
      Besicos, Malu

      Eliminar
  17. La de historias que se puede imaginar la dueña de la pensión... Claro que no siempre acertará, la gente está llena de sopresas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. A veces la soledad y el silencio es buscado por quienes al asomar su vida afuera es demasiado popular para ellos.
    Buena historia de casera, buena escritora de 50 y buenos abrazos que deseo te lleguen.

    ResponderEliminar
  19. Bien, son distintas caras de una misma persona que compagina ambas facetas (la reserva y la sociabilidad) en perfecto equilibrio, ni tan raro diría yo.

    Bien expresada esa dualidad a través de un personaje cotidiano como la casera, que también podría ser nuestra vecina si cabe...

    Buen micro. Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. A mí lo que me produce asombro es tu relato, Carmen. Le encuentro una lectura directa muy simpática, y cuyo principal encanto está en el estupor que produce en la dueña de la pensión lo que observa en la vida de su huésped. Pero luego ofrece otras muchas posibilidades y todas ellas interesantes y enigmáticas.
    Enhorabuena, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Confieso que andaba un poco despistado con tu relato, Carmen, pero los compañeros me han ayudado a ver la luz y creo que en el fondo estamos hablando de apariencias y prejuicios. A ver si escuchamos más reflexiones de la dueña de la pensión.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  22. Siento no haber podido contestar a todos...
    Valga este comentario para agradeceros vuestra lectura MCarmen Marí, Belén Mateos, Manoli Vicente, Enrique Mochón y Carles Quílez
    Besicos a repartir.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!