Deseo de cumpleaños

Con rigor científico narraba a su abuelo múltiples historias, episodios de la guerra y anécdotas que el mismo anciano le había venido contando desde que David era niño.

Esta cita diaria fue el deseo expreso del abuelo en un cumpleaños, cuando aún era conocedor y temeroso de sus progresivos olvidos.
Escrito por Isidro Moreno Carrascosa - Web

57 comentarios :

  1. Genial este nieto que le cuenta al abuelo las mismas historias para que no las olvide, todo ello antes que ese monstruo silencioso que atrapa la memoria acabe con sus recuerdos.
    Buen relato Isidro, muy emotivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El temor del abuelo a olvidar su bagage vital y el deseo de transmitir ciertas vivencias a siguientes generaciones, probablemente tal y como se lo hicieran a él.
      Muchas gracias Javier por tus siempre agradables comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué bonito, Isidro.Las historias pasaron del abuelo al nieto y ahora vuelven al abuelo gracias al nieto. Un relato muy conmovedor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya llegado.
      Muchas gracias por leer y comentar.
      Un beso.

      Eliminar
  3. El abuelo al contarle esas anécdotas, seguramente, ha ido sembrando en su nieto el amor que ahora este, agradecido, revierte en él. Muy sensible tu relato. Suerte y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes que ese tipo de relación entre abuelos y nietos, imprimen carácter y pautas, propias de manual de psicología.
      Gracias, Jesús.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Es una historia preciosa, Isidro. No se me ocurre nada más que hacerte una reverencia de las mías con sombrero, que hace mucho que no las hago.
    Abracicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, "Coge tu sombrero y póntelo" Muchas gracias por la reverencia. Si te ha gustado me siento satisfecho.
      Un abrazo y me gustaría conocerte en la "III Quedada Cincuentista madrileña"

      Eliminar
  5. Qué bonita historia Isidro. Me recordó niñez sentada junto a mi abuelo y ya de mayor cuando se le escapaban detalles que yo le recordaba. Ay qué bonito, de verdad, me encanta. Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras hago estos comentarios, estoy recordando a mis abuelos, pero acabo de recordar que también soy abuelo!
      ¡Lo que hace la identificación con un personaje!
      De momento solo le cuento historias disparatadas. Mi nieta me dice que estoy loco.

      Eliminar
  6. Bonita historia Isidro. Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rubén. A ver si me queda tiempo o me organizo mejor para ponerme al día en la lectura de tus obras.
      Un abrazo, sobrino.

      Eliminar
  7. Un tema tantas veces tratado, tú has sabido darle un nuevo enfoque, muy tierno y dulce, en el que me he enamorado de ese nieto que no deja que se le olvide nuestra memoria histórica abuelo.
    Me ha gustado mucho, mi querido bajista.
    Un abrazo, Isidro. Pronto te lo daré en persona.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te digo nada ahora. En Madrid te voy a dar un abrazaco que te van a crujir las costillas.
      Y como no vayas, voy a buscarte.

      Eliminar
  8. La sabia prudencia encuentra en el amor el antídoto contra el olvido. Entrañable, conmovedora esta estampa diaria de abnegación generosa, de deseo cumplido, de vida colmada.
    con tu sello y sensibilidad, Isidro, nos haces mejores. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada que decir a tu precioso comentario.
      Solamente darte las gracias por tan gentiles palabras.
      Un abrazo, Manuel

      Eliminar
  9. Isidro, emotivo relato. Cuando les llega el olvido, lo mejor es ayudarles a recordar sus vivencias y quienes son. La imagen del anciano contando a su nieto las historias y que dándose cuenta de su enfermedad desee que él se las recuerde para no olvidar.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lastimosa situación cuando se está en la frontera con la enfermedad, sabiendo que un día no regresarás a este lado.
      Gracias Pilar por tu comentario.
      Besos

      Eliminar
  10. Lo más triste de las demencias debe ser ese momento en el que la persona es consciente de hacia donde se encamina su deterioro. Este abuelo ha elegido una buena solución.
    Ub abrazo, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal y como le decía a Pilar, debe ser penoso estar en la puertas del alzheimer y saber que un día no regresaras a este lado y que además no sabes que te encontrarás en el otro lado y por cuanto tiempo tendrás que vagar en ese limbo de consciencia.
      ¡Mae mía! da grima pensarlo
      Un abrazo, Asun

      Eliminar
  11. Todo tiene sus ciclos, es algo natural, pero hay personas que vivirán siempre mientras haya alguien que guarde memoria de ellas. Ese traspaso de información de una generación a otra es lo que ha hecho grande al ser humano y le diferencia del resto de seres vivos. Qué mejor regalo de cumpleaños que algo inmaterial pero tangible, con visos de continuidad, aderezado con cariño.
    Un relato muy emotivo, Isidro.
    Un abrazaco, como tú dices, como aperitivo del que nos daremos pronto en persona

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué duda cabe que las relaciones humanas "bis a bis" marcan huellas en las personas y crean vínculos difíciles de olvidar.
      Muchas gracias amigo Ángel por tu lectura y comentario.
      Como siempre, te envío 2 abrazacos.
      Nos vemos pronto.

      Eliminar
  12. Preciosa historia, Isidro. Una muestra de amor y generosidad intensa entre nieto y abuelo. Cuando los recuerdos quieren huir, alguien debe encargarse de capturarlos... ¡Felicidades!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las relaciones entre abuelos y nietos siempre tuvieron un lazo especial de cariño, distinto y que marcaban huella en los nietos, especialmente en los duros tiempos, como se ha podido comprobar en las últimas etapas de nuestra sociedad.
      Muchas gracias, María José, por tu bonito comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Angel López Ruiz22/10/16 11:17

    Bonita y elegante definición de esta lacra social llamada alzheimer. "Nunca olvides a los que no pueden recordar". Un abrazo Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hombre compañero! muchas gracias por pasarte por aquí.
      Bonita frase: "Nunca olvides a los que no pueden recordar" Me la apunto.
      Un fuerte abrazo, Angel.

      Eliminar
  14. Muy emotivo tu relato, Isidro.

    Me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste y encantado de conocerte "virtualmente".
      Muchas gracias por seguirme en mi blog.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. josefina fernandez22/10/16 22:52

    Muy emocionante! Me trajo recuerdos de mi infancia. Gracias! Fue una caricia al corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo que me dices, me doy por satisfecho y contento de haberlo escrito. Es para mí el mejor premio.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  16. Preciosa y emotiva historia del amor entre nieto y abuelo. Qué hermoso regalo devolverle sus recuerdos. Seguro que el nieto los podrá guardar para las siguientes generaciones.
    Un abrazo anticipado, Isidro. Nos vemos pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que nos veamos pronto en la macroquedada.
      Muchas gracias por comentar y un abrazo.

      Eliminar
  17. ¡Que hermoso Isidro! Relato sencillo y tierno. Me ha encantado.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado yo de que te haya gustado. Es lo que pretendía.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Olvidarte a ti mismo es dejar de vivir para sólo existir, transformar huellas en estelas que acabarán por diluirse en un océano abisal.
    Por eso tu preciosa historia arranca la humanidad que el olvido devora, porque, al igual que con la muerte, el olvido nunca será definitivo mientras alguien recuerde por ti.
    Muy buena historia, Isidro. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se puede explicar mejor. Muchas gracias Antonio por tu maravilloso comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  19. Precioso, tener esa oportunidad de devolver tantas historias al abuelo es una maravilla. Y tú tienes tantas y tan bonitas escritas e imaginadas. Me has despertado una sonrisa de domingo. Un beso enorme, Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Belén por tus palabras.
      Nuevamente te felicito por tu reciente éxito en Wonderland.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Historias con retorno. Enternecedora.
    Enhorabuena ahijado.

    ResponderEliminar
  21. No hay nada más tierno y sólido que la relación entre un abuelo y un nieto, eso sí es amor incondicional y verdadero.
    Preciosa historia, Isidro, como dice Rafa, historias con retorno.
    Un beso grande, nos vemos en "ná".
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malu por tu comentario.
      En "ná" nos vemos y hasta entonces, te mando un fuerte abrazo virtual.

      Eliminar
  22. Cuando siembras historias se recogen vivencias para ser recordadas por aquellos que todavía tienen la memoria de tenerlas vivas. Ternura en la imagen que nos ofreces, es tan bonita la relación de los abuelos con sus nietos... y tú has conseguido que brote una sonrisa de cariño.
    Un beso y un abrazo Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mª Belén por tus gentiles palabras. Da gusto tener amigas así.
      Un fuerte abrazo y... ¡Hasta pronto!

      Eliminar
  23. Sabemos que consiste en un deterioro progresivo de la capacidad de pensar, razonar, comprender, recordar, hablar, etcétera. y eso es lo que relatas en tu maravilloso corto. Sabes diferenciar con excelencia lo humano, transmitir al unísono los pensamientos midiendo la edad de ambos, se invierte lo invertido-
    Del Alzheimer quiero destacar que se trata de una enfermedad compartida, que reclama siempre dos víctimas: por un lado, el enfermo que la padece, y por otro, el cuidador o familiar que la sufre. Pienso que mas que curarlo hay que cuidarlo.- Felicidades Isidro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente esa enfermedad mental aunque indolora para el paciente, produce dolor y sacrificio para los que le rodean. Los sentimientos del enfermo, quedan -como dije antes- en esa región ignorada a cuyas fronteras solo podemos acercarnos.
      Muchas gracias Constantino por tu generoso comentario.

      Eliminar
  24. Accediendo a su petición creo que fue el mejor regalo que pudo hacer el nieto a su abuelo, refrescándole la memoria al devolverle sus propias historias, tratando de evitar los estragos del olvido. Emotivo, entrañable, tierno, me ha gustado muchísimo, Isidro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Relatos de ida y vuelta, que ahora recibe el abuelo, que le alegran el corazón y el espíritu. Tierno y entrañable, como la relación de los nietos con sus abuelos. Muy bonito, Isidro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Un micro con mucha sensibilidad y ternura. Me ha encantado, Isidro. Felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Matrioska. Espero que no faltes a la cita Cincuentera.
      Un beso.

      Eliminar
  27. Entrañable y emotivo este relato en el que con muy poco nos muestras además la estrecha relación existente, durante muchos años, entre dos entrañables personajes.
    Enhorabuena, Isidro, y valga este abrazaco virtual como trailer del que nos daremos en Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Enrique por tu comentario. Un abrazo fuerte virtual. El sábado, en Madrid.

      Eliminar
  28. Esas mentes doblegadas por el tiempo, qué miedo da pensar en ello.
    Te ha salido un relato adorable, Isidro. ¡Ay que me da que la abuelidad te está enterneciendo!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carles. Me ha gustado eso de la "abueleidad" Creo que no existe en la RAE ese término, pero se ha usado, según he visto en internet. De todas formas eres un poco K-bron-C-T, ahora que no nos oye nadie, jejeje
      Un fuerte abrazo y espero verte el sábado.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!