Despertar campestre

Era tiempo de cosecha. La luz del alba arrancaba destellos plateados de las hojas de acero bruñido. Solamente se escuchaba el suave siseo de los maizales mecidos por la brisa. Se presagiaba una buena mañana de recolecta.

Esta vez, habían dejado salir a casi dos docenas. Ya se oían lamentos.
Escrito por Rafael Domingo Sánchez - Twitter

17 comentarios :

  1. Rafael presentas una primera parte del relato muy bucólica, poética, descriptiva, en donde nos haces ver el paisaje de ese amanecer, esos campos de maíz, incluso nos haces oir la brisa.
    Pero llegan tus dos últimas frases y me vuelven a la realidad, los recolectores ¿son esclavos? ¿los golpean para que trabajen?
    Buen relato Rafael, has despertado mi curiosidad por saber que causa esos lamentos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael felicidades por este 50 50palabras son 2500 palabras hermosas, enhorabuena.

      Eliminar
  2. La naturaleza ofrece su esplendor, como cada vez que despierta el día, ajena a la actividad de los hombres, esos supuestos reyes de la creación con sus extraños comportamientos. Cuando ellos aparecen en el paisaje todo se tergiversa y queda convertido en un escenario muy diferente, tanto, que lo idílico torna a infierno. Algo malo sucede, puede tratarse, como apunta Javier, de maltratados esclavos recolectores de algodón, o tal vez de algún deporte siniestro, como liberar presos para luego cazarlos. Ya nos dirás.
    Felicidades por esos 50 de 50 y un abrazo, Rafael

    ResponderEliminar
  3. Creo que la clave inequívoca está en esos destellos plateados... Me ha entrado tanto miedito que me voy a esconder debajo de la cama y no voy a salir hasta el día 5. Pero... ¿no será día de cosecha, eh? Ay qué congoja y qué sinvivir.
    En espera de un abrazo reconfortante, aquí me quedo a oscuras.

    ResponderEliminar
  4. Ha llegado el día de la cosecha, ay con esos chicos del maíz, ya están preparadas nuevas víctimas propiciatorias del árbol Chayiou. Todo tan soñador, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Demuestras con tu micro, Rafael, que no hay paz mi en el campo, cultivado con esos maizales en los que sisea (hermoso verbo) el viento. Con misterio y sugerencias, la escena costumbrista se torna tragedia y dolor...Muy bueno!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Excelente micro, Rafael. De una naturaleza bucólica, bellamente descrita, pasamos al dolor y a la explotación del trabajo forzado, si no es algo peor.
    Enhorabuena por tus 50 micros y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Algo desazonador y terrible sobrevuela el relato cuando conocemos que no es la cosecha lo que segarán los afilados aceros, sino las personas que serán sacrificadas en bien de la misma (me apunto a la interpretación de Pepe).
    El relato me parece de una intensidad sobresaliente, con un final abierto a la interpretación, pero muy inquietante.
    Saludos y Felicidades, Rafael.

    ResponderEliminar
  8. Rafael Domingo Sánchez16/10/16 17:11

    Gracias por las felicitaciones- Sí, este relato me ha salido siniestro...Me agrada el cine de "miedito"...Esa imagen de gente inexpresiva, con cuchillos en ristre, esperando a sus presas...jejeje

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Qué chungo y qué miedo. Ese precipicio que abres, junto al que nos colocas es muy profundo

    ResponderEliminar
  10. Rafael, un micro muy poético en su inicio pero con un final muy inquietante. Me ha recordado a "Los Chicos del Maíz".
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicidades por tus 50 50palabras. Eso ya son palabras mayores!
      Besos

      Eliminar
  11. Rafa, tengo miedo, yo voy a hacer como Patricia, no voy a salir hasta el día 5 y camuflada por si las moscas.
    Un beso y felicidades por estos cincuenta de cincuenta.
    Nos vemos muy pronto.
    Malu.

    ResponderEliminar
  12. Rafael Domingo20/10/16 14:25

    Gracias....de veras

    ResponderEliminar
  13. Se siente hasta el calorcito mañanero en esa escena que tan bien describes, pero las hojas de acero no casan bien con los lamentos. Me ha gustado mucho, Rafael. Felicidades por este micro y por llegar a los 50, ¡casi nada! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta la narración con que has descrito esta, más que inquietante, truculenta, terrible escena. Gran acierto este contraste de conceptos, entre los que late la violencia y la sangre, donde las hojas del maíz parecen cortar, y donde palabras inocuas como cosecha y despertar cobran una fatídica dimensión.
    Enhorabuena, Rafa, y hasta pronto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Un relato muy bien escrito, Rafa, sugerente y de tremendo final.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!