Genio y figura de un amante burlón

Mientras el sentenciado por inducción al adulterio oscilaba bajo la trampilla del cadalso, el verdugo sonreía socarronamente recordando su último deseo; deseo que arrancó discretos suspiros a numerosas damas asistentes a la ejecución, halagadas ante la póstuma despedida que les estaba brindando con tan generoso abultamiento bajo sus pantalones suspendidos.
Escrito por Antonio Bolant - Twitter

43 comentarios :

  1. Un hombre coherente de principio a fin, cuyas andanzas han tenido mucho que ver con los atributos de los que fue dotado por la naturaleza, incluido su final; de ahí que, en un alarde de generosidad hacia el público que asiste a su ejecución, haya tenido un último deseo peculiar.
    Siempre es de agradecer el buen humor, y más cuando se viste con un lenguaje de cronista de época, aparte de la originalidad que se respira en todo el relato.
    Un abrazo fuerte, Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente disfrutó de la vida, y por ello tuvo el detalle de agradecérselo a todas esas señoras con una despedida que pudieran reconocer sin comprometerlas.
      Gracias por tus palabras y tu valoración, Ángel. Es un placer recibirte siempre al pie de mis relatos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Antonio después de leer tu relato veo lo acertado del título, además que es un perfecto resumen. Ahora bien, menudo tío, que en su hora final antes de ser ejecutado aún es capaz de tener esa reacción.
    Antonio buen relato, con un grado de ironía y humor que me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, ya que todos fueron a ver la ejecución, qué menos que dar espectáculo.
      Gracias Javier, me alegro mucho de que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jajajaja, como Víctor Noir, quien también murió bien "armado" después de un duelo.
    Gracias por compartirlo, Antonio.
    Salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, ambos comparten potencia post-mortem, aunque dudo que a éste le hagan una estatua de bronce.
      Gracias por comentar, Dipandra.
      Salut (y força al canut)

      Eliminar
  4. Antonio, este amante burlón, como dice tu título "Genio y figura..." y ha debido de pensar en el buen recuerdo que dejaba en las damas y la inevitable comparación que dejaba en los caballeros. Es como decir "Va por todos ustedes".
    Un relato con mucha ironía y sentido del humor. Muy bueno.
    Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, genial ese 'va por ustedes'. Es justo la esencia de la idea burlesca del relato; como una peineta de entrepierna para ellos y un guiño cómplice para ellas.
      Muchas gracias por tu comentario, campeona.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Nos traes a la mente, de modo harto delicado, la gloriosa canción de Siniestro Total, dejando, además algunas dudas por ahí, colgando: quién, cómo, dónde y alguna que otra. Muy bueno. Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No importa quién, ¿cuántos 'picha-brava' habrá conocido la historia que habrán pensado, 'que me quiten lo bailao' cuando les han parado los pies?
      Yo me imagino el dónde en una plaza pública del medievo después de que se le aplicará algún antecedente de nuestros juicios rápidos promovido por algún ofendido marido de la alta sociedad.
      Por imaginar...
      Muchas gracias por comentar, Jesús.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Para una mujer, es de difícil de entender la reacción de la naturaleza, en situaciones como la que cuentas. Me ha gustado la ironía que empleas en el micro, acorde con tu gran estilo.
    Felicidades, Antonio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la naturaleza es sabía. Seguro que muchos maridos se merecían la ofensa y las mujeres la dedicatoria.
      Muchas gracias por tus palabras, María José.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Ja, ja, ja... Lo siento estaba escuchando esta canción ahora mismo y me he imaginado a los "denunciantes" pagando a una orquestina para que, sobre el estrado, toquen esta melodía con la que sacar a bailar a las "pecadoras" mientras el finado se mece al ritmo de la música, ofrenciendo su saludo final.
    Pa ti: https://www.youtube.com/watch?v=53jZ96CVsGc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno, Patricia. La estoy escuchando mientras escribo esto y le va al pelo. Yo me la imagino como una escena cinematográfica que empieza con el balanceo del ajusticiado y, en un plano secuencia, la cámara empieza a recorrer el público que abarrota la plaza mostrando la cara de disgusto de ellos y el apenas apreciable contoneo de ellas al son de la música.
      Gracias por tu imaginación y por ponerle banda sonora al relato.
      Un besazo.

      Por cierto, tú eres la culpable de que el disco 'mujeres' de Coque Malla esté en el número uno de la lista mp3 de mi coche por el enlace musical que dejaste en un comentario, de cuyo relato no puedo acordarme.
      Así que, otro beso.

      Eliminar
    2. Oh... No me acuerdo... Pero es que Coque, es mi amor platónico y ese disco, una joya.
      Beso con abrazo, Antonio.

      Eliminar
  8. Algo me dice que esos mismos'tamaños' han sido los que lo han llevado al cadalso. «Genio y figura, hasta la sepultura», dice la sabiduría popular. El condenado ha tenido para los presentes un último 'gesto' de humanidad.
    Humor negro de altos vuelos, Antonio.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que humanidad, yo diría que un gesto de humana chulería. El refrán que mencionas fue el primer título que me vino a la cabeza, pero la palabra sepultura le privaba del tono jocoso que pretendía reflejar.
      Muchas gracias por tus palabras, Vicente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Este ingenio indecoroso, debió ser a partes iguales galán y diablo, y por lo que el relato nos subraya, bien dotado. Algo de exhibicionista advierto en su deseo póstumo, que ya se sabe que el ahorcamiento hincha las partes pudendas y hasta presta un orgasmo último al que así se despide de este mundo cruel.
    El tono del relato dice mucho del ejecutor (verdugo de palabras y micros elevados en estas mismas páginas) que cambiando el registro, nos sorprende con la pícara ironía del que sabe tomar el tempo y lugar a cada jalón narrativo.
    Jugoso, jocoso, y si me apuras, rijoso (para según quien lea). Fabuloso, micro, Antonio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, fue galán y diablo. Vivió para el placer y murió rindiendo un homenaje a quienes se lo propiciaron.
      Gracias Manuel, por tu afilado análisis y por llenar este comentario de tanta consideración hacia mi relato.
      Te lo agradezco mucho.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. No es tan caprichoso el deseo del reo como pudiera parecer en un primer momento. Se despide de esta vida mostrando lo mejor de sí mismo, un homenaje a su pasado y a las damas que asisten a la ejecución.
    Gran micro de humor negro. Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivió para ello y murió por ello. Pudiera ser que, hasta la propia muerte, celosa cuando vivía, hubiera provocado tal disposición física al saberlo por fin suyo. Quién sabe.
      Gracias Carmen, te agradezco mucho que te hayas parado a comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Hay un dicho que dice: "Los ahorcados mueren empalmados", pero tú, estimado Antonio, lo has dicho infinita, sutil, poética y sublimemente mejor.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bajo ese enunciado que mencionas se cobijó mi inspiración hasta hacer brotar lo que has leído.
      Muchas gracias, Carles, por colgarle al relato tales piropos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Carmen Hinojal3/10/16 11:24

    Me has hecho reír amigo Antonio. Y buena falta que me hacía. Con vosotros todo es sencillo, historias que dan al mundo un sentido. Me gusta tu estilo de contar, la forma tan sencilla con la que montas una historia. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no sabes cuánto me alegro, Carmen. Sólo por esa risa, ha merecido la pena. Créeme.
      Me alegra que te haya gustado y mil gracias por decírmelo.
      Un beso abrazado.

      Eliminar
  13. Buena burla final del condenado, que oscilando sus encantos queda admirado por tan sonrojado y agradecido público femenino.
    Un 50 con un toque de humor, de genio y figura, esa tuya, que siempre sorprende a quien te lee.
    Sabes tocar todos los estilos y a demás de manera certera.
    Un abrazo enorme Antonio,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y tan agradecido, según se desprende de esos suspiros que seguramente rememoraban tan buenos ratos.
      Gracias Mª Belén por dejarme tu comentario.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  14. La verdad que de una escena tétrica has conseguido al final una sonrisa, al menos a mí.
    Muy bueno
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, ¡Ole! por esa sonrisa.
      Gracias por tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Antonio, que escribes de una manera sublime, no es un secreto, que además de una escena de otros tiempos seas capaz sacar una sonrisa, unas sátira ante los juicios rápidos promovidos por los nobles, una fotografía tan bien lograda a base de palabras, de las que ninguna son malsonantes, en la que el ahorcado dedica su última reverencia a sus damas con aquello que más quería, es de una maestría fuera de lo común.
    No dejas de sorprenderme.
    Ya le estoy diciendo a un tal Mochón que debe plantearse lo de hacer un libro de MicroMochones. Abro otra propuesta: Un libro de MicroBolantes, ya. Y en el tuyo que venga también adornado con los BolantComentarios, porque esos, también los bordas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uff!, Pablo. Pues que no sé que decir. Me has dejado KO con esa colosal propuesta y con tu perfecta interpretación del relato y con todas esas cosas que me dices y con... Bueno, con lo del libro te has 'pasao', aunque me siento realmente halagado por situarme a la altura del estratosférico Enrique.
      Pablo, atesoras una exquisita sensibilidad y un enorme talento, y que me transmitas todo eso, desde luego es para sentirse orgulloso.
      Gracias, compañero.
      Un pedazo de abrazo.

      Eliminar
  16. Genial, simpático al fín y al cabo, no tengo ni idea de cómo lo has hecho pero me gusta.
    Muy bueno y... visto desde el punto de vista de ellas: una pena.
    jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí no me preguntes, que a veces, en mi caso, las musas van por libre. Y no sientas pena por ellas, Mujer. ¡Qué les quiten lo 'bailao'!
      Gracias por tu comentario, Luisa.
      Un abrazo

      Eliminar
  17. Desde luego que sí, Antonio, genio y figura hasta la sepultura o minutos antes de ser sepultado. Deja esta vida dándolo todo, en teoría, lo mejor que sabe hacer.
    Me sorprendes siempre, este mes has cambiado completamente de registro y lo has hecho con tal maestría que hasta algo que puede parecer vulgar lo conviertes en poesía. Enhorabuena.
    Un besazo.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Malu. La verdad es que, por su afición, lo dio todo.
      Si he conseguido sorprenderte, para mí es una gran recompensa, querida compañera.
      Gracias por todas las cosas buenas que transmites.
      Un besazo para ti también.

      Eliminar
  18. Y ahí nos dejas, clavada en la mente y balanceándose, la imagen del burlón amante junto a buena parte de su figura y encantos, para deleite de unas y envidia de otros. Una escena nada sutil ni delicada, pero a la que tú consigues dar hasta cierto señorío. :) Toda una sorpresa este micro, felicidades, Antonio. Un beso gande.

    ResponderEliminar
  19. Lo primero que llama mi atención en el relato es el nombre del delito por el que ha acabado pagando con su vida. Parece hecho a medida para castigarlo a él solamente y no a ellas, aunque no creo que haya que buscar culpables en tales casos (de hacerlo, muchas veces lo serían los propios maridos). También me ha sorprendido el tema tratado, aunque no creas que mucho, pues siempre he intuido en tus historias y comentarios un profundo sentido del humor. Enhorabuena, en fin, por este gran relato que llena de frescura (y calor) el panorama de Cincuenta. Por cierto que gracias por tu mención en tu charla con Pablo, aunque te has pasado unas cuantas galaxias.
    Un abrazo, amigo Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo escribí, pensaba en la época de Casanova, en la que se temía más por la deshonra social del marido burlado que por la propia infidelidad propiciada por desaprensivos amantes capaces de embaucar a sus castas esposas.
      Gracias Enrique por tus comentarios, siempre es un placer recibirlos.
      Un abrazo.

      P.D.
      ...y no me pasé nada ;-)

      Eliminar
  20. Un divertido y gráfico micro que bien me imagino en una teleserie brasilera...
    Mis felicitaciones Antonio por otra de tus genialidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jean.
      Pues mira que yo me dibujé la escena entre máscaras y canales venecianos. Aunque con una imaginación como la tuya, cabe dejarse sorprender por cualquier cosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Ya veo que el protagonista desempeñó su papel de "halagador de señoras" hasta el último instante. Eso es ser un buen profesional, sí señor. Muy bien conseguido el efecto tragicómico. Muy ingenioso y divertido, Antonio.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!