Toñi

Luto, lágrimas y flores exornaban a la perfección el acto. Esposo e hijos lloraban desconsolados mientras el féretro era sepultado. Supuse que uno echaría de menos las palizas que le proporcionaba, y los otros el olvido al que la habían sometido durante los últimos quince años. No di las condolencias.
Escrito por Domingo Díaz

31 comentarios :

  1. Domingo pobre vida la de Toñi, el maltrato, el olvido, y hoy todo don lágrimas de cocodrilo, se comprende que tu protagonista no diera las condolencias.
    Buen relato Domingo, me ha gustado, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz6/11/16 21:05

      Gracias, Javier. Realmente me parecía absurdo darlas, visto lo visto.

      Eliminar
  2. Pues Toñi, al fin, está descansando de esa chica que le han dado. Un auténtico infierno. Qué bien escribes, amigo Domingo. Ya te estaba echando de menos por esta casa.
    No nos dejes sin tu magnífica pluma tanto tiempo, por favor.
    Un fuerte abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz6/11/16 21:12

      Hola Pablo. Me alegra leerte. Sí, es cierto, hace tiempo que no aparecía por aquí, pero que sepas que aspiro a escribir tantos relatos buenos como tú.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy bueno, Domingo. Y me da la impresión de que demasiado apegado, tristemente, a la realidad. Enhorabuena y suerte. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz6/11/16 21:14

      No te equivocas, Jesús. No me he inventado nada, he descrito una realidad vivida en primera persona.
      Gracias.

      Eliminar
  4. Esta triste escena que reproduces, Domingo, muestra la gran hipocresía que existe en actos sociales. Los que asisten a un velatorio o entierro, muchas veces van para figurar, no por sentir dolor o pena sincera. Me ha gustado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz6/11/16 21:16

      Gracias, María José. Lo más triste es que los figurantes sean los propios familiares.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Un nombre pequeño que le da aún más fuerza a tu relato.
    Tú no das las condolencias, pero yo sí te doy mi aplauso.
    Y un saludo, Domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz6/11/16 21:17

      Hola Margarita. Muchas gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Más que luto, condolencias y lágrimas, casi habría que celebrarlo. De todas formas es el comportamiento normal en un funeral, o por lo menos lo que se espera de los más allegados. Yo tampoco daría mis condolencias.
    Un beso, Domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz6/11/16 21:19

      Sí, quizás sea más normal de lo deseable.
      Gracias, Olga.

      Eliminar
  7. Qué apropiados quedan algunos gestos en determinados ambientes. Cuánto hay detrás de ellos que no sabemos. Hay actos injustificables, pero peor aún es la impunidad en la que a veces quedan.
    Un saludo, Domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz6/11/16 21:21

      Cierto, vemos una cosa cuando la realidad es otra, y eso ocurre muy a menudo.
      Gracias por tu comentario, Ángel.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Las apariencias engañan. Lo que aparenta ser un sentido funeral es en realidad una farsa, o un arrepentimiento tardío.
    Buen cincuenta, Domingo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz6/11/16 21:24

      Gracias, Vicente. Te aseguro que en este caso se trataba de puro teatro, no había arrepentimiento.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Rotundamente sincero. El hecho de que el título sea el nombre de la fallecida le da un relieve de primer plano a su persona, nos lleva directos al meollo de la cuestión y redondea un micro con estilo propio, según pienso.
    También se me ocurre que esta escena, bien puede ser real y que tú has sabido escribirla con la impronta de la sensaciones encontradas que te produjo.
    Saludos, Domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz7/11/16 0:45

      Gracias por tu comentario, Manuel. Efectivamente, es real, muy real. Y simplemente, el micro surgió allí mismo, de forma espontánea.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Desoladora imagen cuando alguien es enterrado bajo paladas de hipocresía, cuando el último adiós es de alivio y no de congoja.
    Al menos, para Toñi, esta será la última vez que muera.
    Un relato excelente, Domingo. Enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz7/11/16 22:59

      Gracias por tu comentario, Antonio.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Perfecto, directo y consecuente. Cuando ya no se puede hacer nada, no se debe hacer nada. Abrumador porque es la vida misma. Un saludo Domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz7/11/16 23:01

      Gracias, Cristina. Así es, la vida misma.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Se explica por si sólo y por la destreza de su autor.
    Suerte y un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz7/11/16 23:02

      Gracias, María Jesús.
      Un saludo.

      Eliminar
  13. Domingo, a la hora de la muerte todo son llantos, cuando en vida se provoca sufrimiento u olvido, en lugar de dar cariño y felicidad mientras la persona está viva.
    Toñi ha descansado al fin.
    Muy buen micro.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz7/11/16 23:05

      Gracias por tu comentario, Pilar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Te felicito, Domingo. Has expresado a la perfección la cruda realidad de muchas mujeres del mundo entero. Lo peor es el silencio y el olvido que hay entorno al maltrato. Microrrelatos como el tuyo sirven para romperlos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Domingo Díaz7/11/16 23:10

      Desde luego. Espero haber contribuido a ello con estas 50 palabras.
      Gracias.
      Un saludo.

      Eliminar
  15. La hipocresía es el disfraz permanente de los miserables, y tú, Domingo, lo has reflejado perfectamente en este micro. Felicidades y un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Tremendo mensaje el de tu micro, Domingo. Más vale que había alguien consciente del paripé que estaban haciendo tanto el marido como los hijos. La pena es que, si se sabía por lo que estaba pasando esta mujer, no interviniera alguien antes. Muy buen relato para denunciar las muchas situaciones similares que se dan en la realidad. Enhorabuena y saludos.

    ResponderEliminar
  17. Me parece brutal el micro. El título, acertadísimo, la descripción-narración perfecta.
    Las condolencias, mejor guardárselas, hay personas que no las merecen.
    Enhorabuena Domingo.
    Malu.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!