Riesgo

"Estar arriba no es fácil, pero peor es el camino que hay que recorrer para alcanzar la cima", reflexionaba Diego, mientras lo llevaban, ladera abajo, con una pierna destrozada y las costillas rotas. En milésimas de segundo pasó por su cabeza la arriesgada proeza. "¿Mereció la pena llegar tan alto?".
Escrito por María José Viz Blanco

66 comentarios :

  1. Como dice el refrán: "Torres más altas han caído". o "cuanto más alto subas, más dura será la caída". La vida es como una noria, unas veces estas arriba y otras abajo, pero vale la pena la escalada.
    Buen micro, María José. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Olga. Me gusta reencontrarme con tus cariñosos comentarios, tras el forzado parón. En esta ocasión he hecho un micro un tanto filosófico y me gusta que provoque reflexiones como la tuya.
      Besos para ti.

      Eliminar
  2. La proeza del escalador, del alpinista. Poner el físico en riesgo en las peores condiciones atmosférica por el ideal, de la cumbre.
    Yo creo que sí, María José merece la pena, como merece la pena ser leído tu micro, por la reflexión que nos brindas, en cualquier área que nos propongamos
    Feliz vuelta y un besito virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz estoy yo, María Jesús, de reencontrarte. Mi micro, como le decía a Olga, es más una reflexión que un relato, propiamente dicho, pero, esta vez, he querido ofrecer una faceta diferente de mi manera de escribir. Me alegra saber que te ha hecho pensar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Hola María José, yo también me pregunto qué ven o qué encuentran los alpinistas cuando afrontan esas cumbres tan peligrosas, tanto por su altura como por el clima.
    Tu relato además también se puede aplicar a la vida, cuesta llegar arriba, cuesta mantenerse, y en ocasiones es difícil saber bajar, caer, y tu frase final lo resume todo ¿mereció la pena?
    Buen relato, Maria José, me ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier. Precisamente buscaba, tras el deporte del alpinismo, construir una alegoría con nuestra vida, con el deseo de alcanzar metas que, quizá, no deberíamos proponernos siquiera(o tal vez sí).
      Besos también para ti.

      Eliminar
  4. Hubo un alpinista al que le preguntaron por qué había corrido tantos riesgos para subir a una cima, él contestó que porque estaba ahí. La existencia nos pone delante muchos retos; algunos, además, se los buscan, aunque en el fondo todos somos un poco así.
    Un abrazo, María José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, amigo Ángel, algunas metas son buscadas con afán y, otras, se presentan ante nosotros, como parte integrante de nuestra trayectoria final.
      Otro gran abrazo para ti.

      Eliminar
  5. Yo con los años me estoy volviendo muy miedica y hay algunas cosas que hace la gente que me parecen temerarias. Pero respeto cada opción porque sé que la pasión por alcanzar algunas cimas da sentido a la vida de quienes así lo sienten. Me parece un tema interesante para la reflexión el que nos traes, María José. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juana, un placer volver a recibir tus comentarios. Eres tú la que ofreces un tema interesante: el de movernos por algo que da sentido a nuestras vidas, aunque ese "algo" sea arriesgado o temerario.
      Muchas gracias por tu reflexión. Besos.

      Eliminar
  6. ¿Merece la pena arriesgarse? Creo que sí. Dicen por ahí que el mundo es de los valientes y yo añado que también de los audaces, de los que no se conforman, de los osados. Y no es nada fácil actuar así. Alguien podría decir que igual los sinvergüenzas, asimismo, tienen una parte del mundo, pero estos, a diferencia de aquellos, no serán recordados nada más que con el oprobio y, espero, con el olvido más absoluto.

    Usas, María José, el ejemplo del alpinista, del escalador (más acertado este vocablo en mi opinión, ya que no citas ni a este ni a aquel) para plantearnos una cuestión sustancial: ¿nos merece la pena el esfuerzo a realizar, a costa de arriesgarlo todo? De eso va, pienso, la vida, de vivir como si de una aventura se tratase, de la que solo conocemos el resultado final. De cómo realicemos la escalada, así seremos recordados.

    ¡Enhorabuena! Nos seguimos leyendo... porque 'Cincuenta palabras' ha vuelto y necesita de cincuentistas excelentes como tú, Pablo y Antonio. Y los que quedan por asomarse a este rincón que, lo puedo decir, ya forma parte de nuestra ascensión vital.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo José Antonio, creo que estás siendo demasiado generoso aplicando el mismo calificativo de "excelente" a mi micro y equiparándolo a los Grandes Antonio y Pablo. Sé que lo dices desde el cariño...
      Es cierto, la vida está llena de obstáculos que hemos de salvar, si queremos sentirnos bien con nosotros mismos. Es una ascensión que, finalmente, termina en un descenso hacia el acabamiento. Me alegra generar reflexiones como la tuya.
      Besos.

      Eliminar
  7. Yo creo que Diego fórmula una pregunta retórica y que tiene muy claro que sí vale la pena la ascensión. Como también ha valido la pena estas semanas de espera para conocer esta faceta tuya más reflexiva.
    Besos, Mª José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carles. Pienso que en la vida hay ocasiones para reír, para las cosas serias y, como no, para meditar sobre lo que nos preocupa. Me alegra saber que te gusta mi relato.
      Besos, Carles.

      Eliminar
  8. Yo lo veo de esta forma, llegar tan alto, a veces, hace bajar más rápido jejeje, nada prosaico mi comentario. Pero así lo he visto yo.

    Besicos MªJosé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu comentario, Cabopá. A veces no son necesarias grandes filosofías para entender lo que ocurre a nuestro alrededor.
      Muchas gracias. Besiños.

      Eliminar
  9. Dicen que quien no arriesga, no gana. Pero tiene sus consecuencias. Yo pienso como José Antonio, que esto es aplicable tanto a alpinistas, como escaladores, como a cualquier persona con cualquier profesión.
    Vaya un día de estreno bueno que nos habéis dado los tres.
    Enhorabuena Mª José.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, querida Malu. Estoy contigo en que si no pones de tu parte, no se consigue nada en la vida. La palabra "comodidad" no va asociada al devenir de las circunstancias vitales de cualquiera, precisamente por no ser fáciles, muchas veces. La expresión: "coger el toro por los cuernos" me parece indicada para expresar la actitud que creo que hay que mostrar.
    Un besazo grande para ti, amiga.

    ResponderEliminar
  11. En su reflexión Diego dice "Estar arriba no es fácil, pero peor es el camino que hay que recorrer..." pues así no sé si mereció la pena... quizá sí la merecería con el pensamiento: "Estar arriba no es fácil, pero vale la pena intentarlo sólo por disfrutar el camino que hay que recorrer". Porque están muy bien los objetivos y los logros, pero si el camino es largo será mejor que valga la pena, en caso contrario que suba otro, que la vida está para disfrutarla.
    - ya ves que hablo más de la vida que de la montaña ;-)
    Un beso.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carme, la reflexión que pretendía provocar es más dirigida a la vida, a su sentido global, que al del ascenso de una montaña física. Me gusta lo que cuentas y te agradezco tu visita a mi micro.
      Besos.

      Eliminar
  12. Muy buena tu alegoría. Yo a la pregunta le respondería que «Sí mereció la pena» pues como dijo el montañero: subí porque estaba ahí.
    Además hay una cosa muy curiosa e importante, los montañeros hablan más de sus tribulaciones, aventuras y desventuras en el ascenso que de la satisfactoria estancia en la cima.
    Ya lo decía Cervantes, «Es más interesante el camino que la posada"
    Por eso, tu alegoría, es digna de al menos, pensársela.
    Un fuerte abrazo Mª José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Isidro. Eso pretendía, haceros trabajar un poco la mente, jajaja. En ocasiones es bueno detenerse a pensar, aunque, sinceramente, creo que deberíamos dedicardle poco tiempo a ello, no vaya a ser que se nos olvide vivir...
      Abrazote fuerte para ti.

      Eliminar
  13. Tu relato es de los buenos, de los que hay que dejar reposar, de los que se te quedan dando vueltas en la cabeza.
    Una lección magistral sobre la filosofía de la vida. Me pregunto si al llegar a la cúspide, tu protagonista tuvo que dejar alguna víctima en el camino. Si el estar en lo más alto le reportó la felicidad. Si las heridas, como rematas en el relato (perfecto final), le han valido la pena.
    A veces buscamos un éxito fabricado, pensando que llegar arriba de los demás es nuestra meta, cuando, bajo mi punto de vista, lo importante no es vivir en el ático de las oportunidades y el verdadero éxito es conseguir la felicidad en el recoveco que te la dé.
    Pongamos el manido ejemplo de que el dinero no da la felicidad, pero ayuda. Hace poco leí unas declaraciones de mi admirado Rafa Nadal en las que decía, más o menos, que si tuviera su residencia fuera de España sería el doble de rico, pero la mitad de feliz. Sé que Rafa no pasa estrecheces, pero la frase me parece genial. Podría tener más, pero antepone el verdadero éxito que debemos buscar en la vida: ser feliz.
    Me ha encantado esta creación mínima que da para tanto.
    Besos.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, querido Pablo, en que uno debe buscar la felicidad en las pequeñas cosas. Las grandes aspiraciones pueden hacernos fantasear, pero no suelen servirnos para nada más. Por eso, es suficiente con mirar a nuestro alrededor y tendremos esos alicientes que necesitamos muy cerca de nosotros.
      Gracias por tus exagerados piropos.
      Besos y abrazos.

      Eliminar
    2. Muy de acuerdo con Pablo: "A veces buscamos un éxito fabricado... " creo que ese es el meollo del asunto, y la duda de si mereció la pena.

      Eliminar
    3. Querida Raquel, se me había pasado darte las gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo.
      Besos.

      Eliminar
  14. Buena reflexión la de tu protagonista, María José. Aunque, no sé, pero me temo que tiene bastante clara la respuesta. Lo importante es arriesgarse y hacerlo, no dejar de caminar hasta donde quieres llegar. Unas costillas rotas te recuerdan que nada es fácil y que alcanzar tus metas es más gratificante que mantener todos los huesos enteros. Menuda charla te he soltado, jajaja. Un micro con mucha miga. Felicidades y un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Matrioska, por aportar tu propia interpretación del micro "pseudofilosófico" que he escrito. Ya me gustaría, ya, que me soltases muchas charlas como esta...
      Besos enormes para ti.

      Eliminar
  15. No se les ocurre a los peces vivir fuera del agua. Al ser humano, sí; si se les invita y se le estimula adecuadamente.
    Vivimos empujados a llegar. Alcanzar metas. No cualquiera, sino la más alta. Podemos, pues debemos; parece rezar el eslogan del éxito. Sin embargo, soy de los que creen que el éxito es el camino. Y el camino se hace apuntalando los fracasos y superándolos (superar un fracaso es en sí ya un éxito) y trazando un itinerario coherente con nuestro perfil vital, no con el perfil que nos demandan mercados y estrategias comerciales que nos hacen creer que vivir es conquistar y tener más y más alto que los demás. En el fondo subyace una pseudofilosofía amparada en el marketing que requiere respuestas a los potenciales consumidores de demandas de aventura y riesgo.
    como en tu micro, a muchos la reflexión les llega a posteriori. Después del batacazo o después de comprobar que toda una vida consumiendo cumbres puede estar tan vacía como la que más.
    Si tuviera oportunidad, me gustaría preguntarle a Diego por qué subió a esta cima y por qué tan alto. Andamos muy perdidos ocupados siempre en demostrarnos y demostrar a los demás de lo que somos capaces. ¡ay, los egos!
    Bueno, sin más, un abrazo y felicidades, Mª José, por tu punzante micro que nos saca del letargo de enero y nos pone a cavilar sobre las contraindicaciones del éxito.
    Un beso, Mª José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel, por tu siempre meticuloso comentario. Me gusta (por fijarme solo en un dato) que digas que hemos de tener "un itinerario coherente con nuestro perfil vital". Ahí está la clave de todo, en mi opinión. Uno no debe marcarse metas desproporcionadas, pues acaban siendo una tortura y una fuente de sinsabores permanentes.
      Besos.

      Eliminar
  16. Nos lanzas una muy buena reflexión María José. El hombre (refiriéndome tanto al hombre como a la mujer, refiriéndome a la especie humana) siempre ha necesitado demostrarse de que es capaz. Yo como estudiante de psicología, y chapoteando en las aguas del psicoanálisis diría que eso destila cierto complejo de inferioridad latente en nuestra especie. No sabemos vivir en paz, nos gusta el reto constante. Es nuestro adn, lo que nos ha hecho evolucionar hacia una inteligencia táctil, y ha hecho de nosotros el animal en la cima de la pirámide. En fin, no sé si le habrá merecido la pena a tu protagonista, pero creo que era su motivación principal de personaje.
    Por otro lado, la cima del éxito es muy solitaria y te cambia irreversible y dolorosamente como a tu protagonista, a veces es un camino de no retorno.

    No sé... yo soy más de disfrutar del paisaje jejeje

    Muy buen relato María José, empieza fuerte Febrero. Me ha encantado el tuyo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Gracias, Raquel. Me están encantando todas vuestras reflexiones puesto que esa era mi intención, que me diéseis vuestros particulares puntos de vista sobre un tema universal. Y tu visión me gusta mucho.
    Besos y suerte.

    ResponderEliminar
  18. Tal vez llegar a la cima no sea la meta y la verdadera felicidad nos la den las vivencias del camino. Gran relato, María José, que nos hace reflexionar sobre la importancia de nuestros objetivos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Salvador. Me alegra mucho que te haya gustado este relato, un poquito diferente a lo que es habitual en mí.
      Besos.

      Eliminar
  19. Claro que merece la pena, siempre, marcarse un objetivo en la vida que nos suponga un reto. Imagino que todos los de esta familia estaremos de acuerdo en esto. Porque escribir es arriesgarse, abrir tu mente y dejar que fluyan los pensamientos sin avergonzarnos de quien los pueda ver.
    Enhorabuena por tu relato, Maria José, me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asun, es cierto, escribir es un reto muy arriesgado y lo que escribimos deja de ser solo nuestro para ser de los que lo leen. Una aventura, en toda regla.
      Besos.

      Eliminar
  20. Decía Pascal que la mayoría de los males les vienen a los hombres por no quedarse en casa. Probablemente, es un pensamiento muy conservador, pero de ahí a correr riesgos innecesarios, y hasta a poner en peligro la vida, hay un gran trecho. Y sin embargo, es lo que hacen algunos individuos por las cuestiones más peregrinas, desde buscar la fama, el poder y el dinero hasta por un simple chute de adrenalina.
    Lo que muchas personas que arriesgan sus vidas por realizar una hazaña, o por razones a veces más simples, parecen no pensar, es que si quedan imposibilitados o heridos en algún paraje peligroso, otros tendrán que jugarse la vida para ir a rescatarlos. Dirán que es su trabajo, pero esa me parece una razón egoísta.
    Tampoco parecen pensar mucho en sus familias, en lo que supondrá para ellas si quedan imposibilitados para toda la vida y han de hacerse cargo de ellos, o el dolor y el desamparo que puede causarles su fallecimiento.
    La vida no es nada simple, y la libertad, al ser seres sociales, sólo existe en relación con los demás, nuestros actos tienen consecuencias, y eso suele ser bastante difícil de asimilar y de discernir, dados como somos a anteponernos al resto del universo.
    Para el protagonista de tu microcuento, desde luego, no mereció la pena llegar tan alto pues ha estado a punto de costarle la vida. Un compañero mío de trabajo, al que le gustaba la escalada, murió al precipitarse al vacío cuando estaba subiendo una montaña.
    Pero para quienes tienen ese gusanillo metido en el cuerpo todos estos razonamientos son irrelevantes. Quizá si a mí me hubiese picado ese gusanillo sería como ellos, por suerte, mis mayores subidas de adrenalina se producen, aparte de cuando estoy con personas queridas, cuando disfruto de mis aficiones nada peligrosas, aunque quizá algún día pueda desplomarse el techo de una biblioteca y pillarme dentro.
    Mis felicitaciones, María José, por sacar en tu microcuento un tema que da para reflexionar y mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo contigo, Enrique. En demasiadas ocasiones se antepone el egoísmo al cariño a la familia, cuando se hacen estas locuras, en las que pretende disfrutar solo uno, pero que acaban en tragedia en más ocasiones de las que se cree.
      Yo espero que el techo de la biblioteca no me pille debajo, si se desploma, jajaja. Ahí sí que sería egoísta: saldría corriendo, sin esperar por nadie, en caso de tener oportunidad de poder escapar.
      Fuerte abrazo para ti.

      Eliminar
  21. María José, nos invitas a una interesante reflexión sobre las metas que nos fijamos en la vida. Tomo la escalada más como alegoría que como deporte de riesgo. Siempre será necesario conocer los propios límites en aquellas cuestiones que nos mueven a actuar, aunque yo no me considero nada temeraria.
    Felicidades por tu micro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Yo no tengo muy claro, a veces, qué diferencia real hay entre "valiente" y "temerario". Podemos oír hablar de personas que mueren haciendo lo que llamamos "proezas" y considerarlos unos valientes; sin embargo, yo, en muchos casos, opino que son gente temeraria, que no piensa en los que le quieren y que se quedarán huérfanos, a su muerte.
      Te agradezco mucho tu opinión, amiga.
      Besos.

      Eliminar
  22. Y este hombre, ¿no estaría escalando a lo loco? Porque es mucho hueso roto. Personalmente, prefiero el vuelo sin motor a la escalada. Te lleva a metas más altas y, si te la pegas, el tortazo es más contundente y te saca los pájaros de la cabeza de golpe... hasta que en la siguiente primavera nacen nuevos polluelos que te obligan a extender las alas en busca de alpiste para que callen un poquico y te dejen vivir sin remordimientos, digo picotazos. Perdona el rollo, es que tengo la cabeza abollada de tantos batacazos.
    Abrazos, María José.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Patricia, mírate esa cabecita, que me temo que sí que está algo abollada de tanto vuelo... Tienes razón, el vuelo sin motor es el más adecuado, pensando en el que lo realiza, pero... ¿qué me dices de la recogida de restos diseminados por el monte? No sé, no sé. Tú, mejor, sigue volando con tu poderosa imaginación y aterriza en hojas en blanco, de vez en cuando, que queremos disfrutar todos de ti.
      Besos.

      Eliminar
  23. Muy buen símil entre la vida y el alpinismo. Te felicito, María José.

    ResponderEliminar
  24. Muchas gracias,Alma Rural. Me alegra saber que te ha gustado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Has conseguido a la perfección imbricar toda una filosofía de vida en un deporte de superación como la escalada. Tu relato se puede leer perfectamente desde ambas perspectivas, a la vez que, inevitablemente, una se impregna de la otra.
    Es un gran relato, Mª José. No es sencillo escribir una historia que al mismo tiempo se pueda leer como una fábula.
    Enhorabuena. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Gracias, amigo Antonio, por aprobar mi osadía. Valoro mucho tus apreciaciones, tú lo sabes.
    Otro fuerte abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  27. M. José, tras leer tu relato me he puesto a pensar sobre la cuestión que planteas. He llegado a la conclusión de que siempre hay que buscar nuevos retos, pero también hay que conocer nuestras limitaciones. De lo contrario se produce frustración y desmotivación. No todo vale para alcanzar la cima, si no nos dejamos muchas cosas por el camino.
    Buen relato que invita a la reflexión. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Tu reflexión es muy acertada, Pilar. No hay nada que añadir a tus sabias palabras. Estoy completamente de acuerdo.
    Gracias, amiga.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  29. Mereció la pena llegar tan alto. ¡Sin ninguna duda!. Arrancar, despegar, emprender el camino de la ascensión, es eso, para llegar alto. Para quedarse en el valle uno no se hace alpinista. Me ha encantado tu cincuenta. Un abrazo Mª José.

    ResponderEliminar
  30. Muchas gracias, Cristina. Un montañero o alpinista lo que desea es llegar a la cumbre, pero alguien ha apuntado por aquí que, cuando describen sus proezas, suelen detenerse más en dar detalles del camino recorrido que en recrearse por las sensaciones vividas en la cumbre alcanzada. Dicho esto, parece que lo más importente es el camino...
    Besos.

    ResponderEliminar
  31. Excelente metáfora de la vida y de las ambiciones personales, María José. Te ha salido un relato redondo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fernando. Quizás exageres un poco... Se nota que somos amigos, jajaja.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  32. María José, has jugado perfectamente con el símil del alpinismo para hacernos ver que en la vida todo cuesta, que llegar arriba no es fácil, pero que además lo difícil es mantenerse y saber adaptarse a los cambios.
    Enhorabuena por tus letras.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amparo. El símil que he utilizado no es nada original, pero me gusta haberte provocado una reflexión.
      Un besote.

      Eliminar
  33. Muy apropiada (y gráfica) historia para hacernos pensar, sin intención de influir, es ese aspecto tan importante de la vida como es el de los riesgos que hay que asumir cuando se desean ciertas cosas. Y ahí queda la pregunta, en el frío aire de la ladera, mezclada con el palpable dolor de su protagonista. Personalmente, un final feliz para esta historia bien pudiera ser que, una vez recuperado, Diego intentara de nuevo la proeza, siempre que su deseo por lograrla siguiera intacto.
    Enhorabuena, María José.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Enrique, mi personaje demuestra ser un deportista nato y es muy probable que se recupere de sus heridas y que vuelva a asumir riesgos. Algunas personas lo llevan en la sangre... Pero, esa, es otra historia.
      Besos.

      Eliminar
  34. M. Belén Mateos13/2/17 18:58

    Siempre merece la pena llegar a la cima de una montaña, de una relación, de la vida. El riego es parte fundamental para alcanzar aquello que más deseas, aunque en el camino quedes algo maltrecho.
    Genial María José.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, M. Belén. Parece que, cuando el camino es fácil, no tiene la misma importancia en la vida de uno, ¿verdad? A mayores obstáculos, mayor es la sensación de superación obtenida, al vencerlos.
      Besazo grande también para ti, amiga.

      Eliminar
  35. Manuel Menéndez14/2/17 8:31

    Está claro que en la vida hay que intentarlo todo en todos los aspectos. eso sí, cuando empieza el dolor...es que tenías que haberte detenido un rato antes, no falla, jajaja. Me gustó el relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, Manuel, ¡ojalá supiésemos parar a tiempo cuando detectamos que la situación se nos va de las manos...
      Gracias por dejar tu comentario, Artista.
      Besos.

      Eliminar
  36. Siempre he oído decir que lo principal es el camino, más que el hecho, en sí, de llegar. Podríamos matizar esta máxima, pero yo creo que tu personaje, si nos ceñimos al ámbito "deportivo" y no al simbólico, sí que salió ganando con la experiencia, aun siendo dolorosa. Enhorabuena, María José. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  37. Sí, Jesús, mi protagonista pienso que en lo que ha ganado realmente es en volverse reflexivo. Al menos, se hace preguntas.
    Gracias, AA.
    Besos.

    ResponderEliminar
  38. Hola María, muy buen relato, de esos que hace reflexionar. Me permito responder la parte final donde pregunta si vale la pena. Pues creo que todo lo que sirva para el crecimiento interior (sobre el exterior) vale la pena.
    Un gran abrazo y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  39. Muchas gracias, Jean, por dejarme tu amable comentario y tu respuesta al enigma...
    Otro enorme abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  40. Gracias por tu micro y por la reflexión que nos plantea, al dejar en el aire esa pregunta final para que cada cual responda.
    Gran relato. Enhorabuena, María José.

    ResponderEliminar
  41. Muchas gracias, Flor. Desde luego, he buscado deliberadamente la reflexión en el lector. Me encanta que valores dicha intención.
    Besos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!