Zoo lógico

Recorre su cuerpo un ejército de hormigas recordando el primer beso. Desde entonces, alimenta las mariposas de su estómago con solo oír su nombre y cuando saca a pasear los pájaros de su cabeza, una fuerza animal le empuja, para unirse a la estampida de búfalos que atropellan su corazón.
Escrito por Malu
Elegido mejor relato de febrero de 2017

70 comentarios :

  1. Malu, has contado las sensaciones que se sienten al enamorarse y lo has hecho de una forma genial. Esa forma de comparar cada sensación con el movimiento o la acción de un ser vivo es excelente. Y el título muy conseguido, ya que es la forma lógica de como uno va sintiendo, ese cosquilleo, ese aleteo, ese tener la cabeza en las nubes y ese ímpetu del corazón.
    Muy buen relato, escrito de forma genial, me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sensaciones tan bonitas, verdad! Son únicas e irrepetibles. Cuando uno está inmerso en ese enamoramiento, le parece que es un estado lógico aunque en realidad sea ilógico, de ahí el juego con el título.
      Mil gracias, Javier, me encanta que seas el primero en comentar y esta buena sensación de volver a leernos por aquí.
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  2. ¡¡Genial, Malu!! Me encanta que reúnas esos tópicos de animales relacionados con sentimientos, que todos conocemos, y les des categoría literaria. ¡¡Bravo!!
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tópicos típicos relacionados con el amor, el enamoramiento y todo lo que conlleva.
      Muchas gracias Mª José.
      Beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  3. Malu, muy apropiado tu relato como adelanto a la celebración del Día de los Enamorados. Si es que cuando el gusanillo del amor entra en nuestro cuerpo, ya no controlamos lo que ocurre en su interior.
    Has ido describiendo las sensaciones que transforman nuestro cuerpo en un Zoo lógico. Toman el mando las emociones que consiguen sacar nuestro instinto animal.
    Muy buen micro. He sentido al leerlo todas las sensaciones que describes. ¡Ay el amor, el amor...!
    Besos muy apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja... mira Pilar, ha coincidido así. A este zoo lógico o ilógico le tocó salir el día de hoy, previo a San Valentín. Ese gusanillo cuando entra, desata todas esas sensaciones y nuestro instinto animal hace todo lo demás.
      Un beso grande Pilar... ay, amor, amor...
      Besos apretados para ti también.
      Malu.

      Eliminar
  4. Relatazo. No se puede explicar mejor la sensación que deja el amor. Un título magistral para coronar un texto lleno de acertadísimas metáforas en las que, cualquiera que haya estado enamorado, se ve reflejado. Nunca me canso de decir que tu pluma no escribe, sino que bombea al ritmo de los latidos de tu corazón. Un corazón inmenso que es capaz de dejarnos maravillados, una y otra vez, con tus cincuentas, o con el formato que te propongas, y que continuamente regala cariño a los habitantes de esta comunidad.
    Mis hormigas, mariposas y búfalos, han despertado para hacerte una reverencia.
    Sublime, Madrina. A mi libreta de cabeza.

    P.D. Si así son tus patatas, ponme diez kilos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahijado, eres tan generoso, que no sé qué decirte...
      Lo cierto es que escribo con el corazón más que con la cabeza, en eso tienes razón.
      Regalo a esta comunidad todo lo que se merece, aunque soy yo la que recibo mucho más de lo que doy cada día, créeme.
      Me alegra que te haya gustado este zoo tan variado. Para mí es un honor estar en la libreta, Pablo.
      Te mando un beso bien grande, con diez kilos de patatas.
      Malu.

      Eliminar
  5. ¡Qué chulo, Malu! Aunque creo que muy lógico no es ese zoo y eso es lo que lo hace más emocionante. No hay veterinario que lo entienda ni escritora que lo haya expresado mejor.
    Abrazo gigante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lógico para el que lo vive, ilógico para los demás. Créeme que fui al veterinario Miss Richmond y no ha sabido curarme. Solo me ha dicho que lo saboree todo lo que pueda y que lo pusiera por escrito para que no se me olvide.
      Un beso gigante para ti.
      Malu.

      Eliminar
  6. Hay amores tan grandes que la fauna entera cabe en ellos. Me dicen que tras leer tu relato, Cupido mañana no utilizará sus flechas, sino unas garras de seda.
    Beso, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaremos mañana atentos a esas garras de seda, Notinc.
      Y sí, no has podido decirlo mejor, hay amores tan grandes, que todo cabe en ellos.
      Beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  7. Maravilloso, Malu. Yo me imagino ese corazoncito de Minnie palpitando y no puedo dejar de enamorarme de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja...
      Mira que no he querido ponerlo en primera persona porque me esperaba algo así...
      Un beso Fernando. Gracias.
      Malu.

      Eliminar
  8. Qué micro tan bonito, Malu. Has engarzado sabiamente las metáforas de animales en torno a las sensaciones que acompañan al enamoramiento. Y en tu Zoo reina un corazón palpitante.
    Me ha encantado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este Zoo es así, Carmen, lleno de animales que se mueven y que producen todas estas sensaciones.
      Mil gracias por tus palabras Carmen.
      Un beso enorme.
      Malu.

      Eliminar
  9. Este enamoramiento arranca con mucha fuerza, cuidadito con el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, el amor, el amor... espero que el corazón no acabe pisoteado por alguna pezuña...
      Un beso Maite. Gracias.
      Malu.

      Eliminar
  10. Un relato capaz de despertar el león dormido que todos tenemos dentro.
    Enhorabuena, Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Arrrrrggggggggg!
      Mil gracias Rafa.
      Beso.
      Malu.

      Eliminar
  11. M. Belén Mateos13/2/17 18:09

    Todo un esplendor de 50 para hacernos revivir la sensación del amor, el abandono y del recuerdo que nos hizo vibrar.
    Un zoo de palabras en el que perderse para leer una y otra vez.
    Mi instinto animal se ha despertado al oír como laten de belleza tus letras.
    Un beso azul de corazón Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, mi bella poeta, tus palabras embellecen este zoo lógico. Nadie mejor que tú sabe escribir y describir los sentimientos.
      Todos tenemos un instinto animal que se despierta en el momento más inesperado.
      Un beso azul de vuelta.
      Malu.

      Eliminar
  12. ¡Qué bueno, querida Malu! ¡¡Pues no vas y nos descubres con tus fantásticas letras que además de flora intestinal (muy necesaria), tenemos fauna corporal (tan necesaria como aquella)!! Y lo consigues con tan solo cincuenta palabras (y un título de dos muy bien escogido, como en una selección natural, a lo Charles Darwin), donde tiene cabida todo un complejo y numeroso ecosistema con hormigas (¡que hay que ver cuántas conviven en un hormiguero!), con mariposas (que como sean de la variedad monarca, también se juntan el ciento y la madre), con pájaros (que seguro que hay más de ciento volando, aunque en mano solo haya uno) y con búfalos (que en las manadas se cuentan por miles y que, en una estampida, se vuelven incontables, por lo que ya ni te... cuento). Y todo este repaso biológico con la intención de explicarnos algo que quien más quien menos ha sentido alguna vez en su corazón (y de no haberlo hecho, es porque o no lo tiene, o es de piedra).

    ¿Todo esto es lógico? Pues podría ser así, como tú lo narras, aunque tampoco es malo cierto puntito de locura (de amor), como si fuéramos demonios de Tasmania. Y es que, cuando estamos enamorados, nos volvemos algo bobos (como pingüinos) o algo torpes y lentos (como perezosos), pero tan encantadores (creo) como pandas.

    ¡Enhorabuena por tu cincuenta y perdóname mi tonto comentario! A lo mejor me ha salido así porque estoy enamorado de este rincón literario que comparto con tantos y tan buenos cincuentistas.

    Un beso y nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno tu comentario, querido José Antonio!
      Pues sí, hay una fauna interior que se desata cuando menos lo esperamos y, ¡de qué manera!
      Yo no sé si es lógico o no, cierto es que cuando nos vemos envueltos en ese torbellino de emociones, cualquier cosa que nos suceda nos parece de lo más normal. Debe ser porque estamos anestesiados y no nos inmutamos, ni con los búfalos...
      Y nada de tonto tu comentario, es precioso y viene a envolver este zoo en un halo de belleza digno de un entorno paradisíaco donde habitan todos estos animales.
      Beso grande, nos seguimos leyendo, sin duda.
      Malu.

      Eliminar
  13. Sensaciones delicadas y brutales las que nos produce ese extraño sentimiento que llamamos amor. Felicidades, Malu, hay que estar muy bien acreditada para contarlo tan bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida amiga, sensaciones desde delicadas como las pisaditas de hormigas, hasta pisotones de búfalos.
      Acreditada, acreditada, algo yo creo que estoy. Ja, ja, ja...
      Un beso grande Mª Jesús. ¡Qué ganas tenía de verte por aquí!
      Malu.

      Eliminar
  14. El amor es una revuelo de huellas animales, sensaciones que mejor se explican con la esencia de la naturaleza. El corazón más salvaje es el que cambia su compás por el tiempo que establece la persona que lo ha robado. Las entrañas se hacen piel y los sentidos, sentimientos.
    y todo ello lo has llevado en volandas sobre la estampida de tu relato, Malu. Dentro de un arca repleta de sensaciones a la deriva que solo encuentran orilla cuando una paloma con un lápiz en el pico llega y las transcribe en 50 palabras.
    Magnífico, compañera. Enhorabuena.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor es algo que parece tan humano, pero a la vez tan animal, que solo con la esencia de la naturaleza se puede explicar. Y aún así creo que nos quedamos cortos.
      Como siempre, embelleces todos los micros que comentas, Antonio, me gusta ese arca repleta de sensaciones al que haces alusión y a la paloma con el lápiz.
      Mil gracias por pasar, un beso enorme.
      Malu.

      Eliminar
  15. Cuando uno se enamora se le introduce una fauna dentro del cuerpo que produce muchas consecuencias y reacciones que no dependen de nuestra voluntad. No sé si es lógico, pero que se trata de un zoo completo no existe ninguna duda. Lo importante es que se mantengan ahí esos animalitos, que no se vayan nunca, si acaso, que entre alguno más, como las hienas, que se lo deben de pasar muy bien porque se ríen mucho y de todo; nunca los cocodrilos, esos que se marchen con sus lágrimas a otra parte.
    Un relato simpático y lleno de contenido, como la chica que lo ha escrito.
    Un abrazo grande, Malu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tú sí que sabes, Ángel! Lo importante es alimentar bien a esos animalitos, para que sigan causándonos esas sensaciones tan buenas. Quizá con el paso del tiempo no sentiremos todas esas cosas de forma tan intensa como al principio, pero seguro que sentimos otro tipo de sensaciones que serán reconfortantes. ¡Y que vengan las hienas y se vayan los cocodrilos!
      Un beso grande, Ángel, mil gracias por tus palabras.
      Malu.

      Eliminar
  16. Qué bellamente nos llevas por este zoo tan magnífico hasta las sensaciones y emociones que produce el amor en nosotros, coronado por esa estampida final que nos regala un relato palpitante y hermoso.
    Una gozada leerte de nuevo, Malu, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, mil gracias Manuel.
      En realidad es un micro sin muchas pretensiones, pero tenía ganas de escribir algo así. Me alegra que esa estampida final te haga pensar que el relato es palpitante y hermoso.
      Beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  17. Preciosas metáforas de los sentimientos que aparecen al enamorarse, lo has contado tan bien que he recordado todas esas sensaciones, como si volviera a ser una adolescente, Ay, qué bonito el primer amor
    Un beso, Malu, y gracias por regalarnos este micro tan especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bonito, verdad!
      ¡Ay, el amor, los sentimientos, las sensaciones que se sienten por primera vez...!
      Gracias a ti, una delicia tu comentario, querida Asun.
      Beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  18. Que bonito es el amor cuando llega, te abraza, juega con el sol y la Luna llena. Muy bueno cuñada. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, cuñado, qué bonito!
      Un beso y gracias siempre por pasarte a leer.
      Malu.

      Eliminar
  19. Manuel Menendez13/2/17 23:38

    Tú lo q quieres es q t coma el tigre, q t coma el tigre����. Fenomenal relato de pasión animal, enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "... tus carnes morenas..."
      Ja, ja, ja...
      Gracias Manuel. Beso.
      Malu.

      Eliminar
  20. Y eso que dicen que lo que suele atravesar nuestras mentes y nuestros cuerpos enamorados no acostumbra a ser nada lógico. Pues tú lo haces parecer racional con esos búfalos y el resto de la no tan salvaje fauna irracional que pueblan tus atinadas palabras. Enhorabuena, Malu. Un saludo y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente eso es lo que pasa cuando te atrapan todas esas sensaciones, que todo te parece tan lógico y tan normal.
      Mil gracias por pasar, Jesús, un beso fuerte.
      Malu.

      Eliminar
  21. Me encanta Malu!! Todas esas sensaciones que describes asociadas a animales en "lugares comunes". Te ha quedado genial. Sólo te ha faltado el salto del tigre, jajaja.
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del salto del tigre son palabras mayores, Olga y tendría que haber recurrido a los rombos de aquella época... ya no me daba para más el cincuenta.
      Me gusta lo de "lugares comunes".
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  22. Muy bien plasmado con cincuenta palabras las sensaciones tan variadas, inexplicables, comunes pero distintas y que si realmente las quieres conocer, o te lees tu relato o te enamoras y ¡cuándo mejor que hoy, el "mermelado" día de San Valentín!
    Muy bonito, amiga Malu.
    ¡Vivan las bolas y los bolos toledanos! jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, querido Isidro, sensaciones varias, inexplicables, diferentes, comunes... todo vale.
      ¡Qué vivan las bolas y los bolos toledanos, sí señor!
      Beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  23. Hay que ver cómo somos, necesitamos de toda clase de bichos para expresar lo que siente el corazón, con lo bonito que sería hablar de química, presión arterial y tontunez o pérdida de la razón cuando estamos enamorados... ;-) Un micro muy, muy chulo, Malu. Felicidades y un beso grandote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad?
      Pero es que yo no tengo ni idea de química... aunque es una buena idea para otro micro.
      Un besazo Matri, mil gracias.
      Malu.

      Eliminar
  24. Ay, el amor... el amor... ¡Qué bello sentimiento y qué bonita descripción nos has regalado! Si antes me gustaba ir al zoo, a partir de ahora mejor no voy o no habrá quien de allí me saque (je, je, je).
    Enhorabuena, Malu.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Venga, todos de excursión al zoo! Creo que a partir de ahora veré a las hormigas y a los búfalos de forma diferente. Porque tengo una admiración especial hacia los pájaros y las mariposas, ¿por qué será?
      Un beso grande fina, mil gracias.
      Malu.

      Eliminar
  25. En este zoo a la vez que lógica hay magia, querida amiga Malu.
    Es bueno y bien trazado. Me gusta, mucha suerte
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Tú sabes lo que cuesta alinear al ejército de hormigas e intentar que las mariposas plieguen sus alas a la vez? De los pájaros y los búfalos, ya ni te cuento...
      Un besazo Carmen. Gracias.
      Malu.

      Eliminar
  26. Un título genial que da paso a un relato originalísimo. Me ha encantado, Malu. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Me ha gustado todo empezando por el título. Eso sí, como tu relato y el mio se entrecrucen en un universo paralelo la cosa no va a terminar bien.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jo, ya te digo, Raquel!
      Vamos a mantener a las hormigas fuera de sus hormigueros por si "las moscas".
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  28. ¡Cuántos símiles y metáforas nos trae el amor! Y tú has sabido reunir un buen conjunto de todos ellos en 50 palabras, con gran maestría.
    ¡¡Brindemos por ello Malu!!
    Un beso.
    Carme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Brindemos pues! Espero que no se nos emborrachen las mariposas...
      El amor da para mucho, lógico e ilógico.
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  29. Te ha quedado un micro bestial, en el mejor sentido de la palabra. A medida que aumenta el tamaño de cada animal escogido, aumenta también la fuerza de la emoción que describe cada frase. ¿Quizás lo de "zoo lógico" vaya por ahí? Genial, Malu. Felicidades y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no pensé en lo del tamaño de los animales, salió tal cual, pero una vez pasé a la corrección, me di cuenta y (suena fatal que diga esto) me gustó el resultado.
      Un beso grande Juana. Mil gracias.
      Malu.

      Eliminar
  30. Lope de Vega, en su famoso soneto, recurrió a un torrente de adjetivos para explicar lo que es el amor, el amor por excelencia, es decir, el enamoramiento, ese virus que nos provoca una fiebre que sube la temperatura de nuestro cuerpo –supongo- hasta los casi cuarenta grados, pues los delirios que nos provoca no tienen parangón con nada de lo que pueda sucedernos en esta vida.
    Tras esa furiosa crecida de las aguas, luego, el río del amor suelen calmarse bastante, y si tiene el caudal suficiente, puede fluir con generosidad y llegar orgulloso hasta la mar que es el morir, según los inmortales versos de Jorge Manrique.
    En el caso de tu microcuento, has recurrido a un zoo, nada lógico, por otra parte. Insectos, aves y mamíferos nos perturban y campan a sus anchas por las alcobas de nuestro corazón y los salones de nuestro cerebro, hasta que, como en alguna de esas películas de Tarzán, una manada en estampida, en este caso de búfalos, se lo lleva todo por delante.
    Tras todo ese vapuleo animal, sólo queda suplicarle al hado para que nos sea favorable, y el amor siente sus reales en nosotros y crezca como un árbol con todas las frondosidades que considere necesarias.
    Estupendo microcuento, Malu, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me traje el zoo entero, Enrique, ilógico para quien no lo siente, pero muy lógico para el que está inmerso en ese proceso tan maravilloso como es el amor y el enamoramiento.
      Espero que esos búfalos no se lo lleven todo...
      Un beso grande, mil gracias, Enrique, me encantan tus comentarios, tan ricos e interesantes, que vienen siempre a darle más fuerza al micro en sí.
      Malu.

      Eliminar
  31. ¡Ay, el amor! Cómo nos revoluciona por dentro y qué bien has descrito el placer y el dolor que nos produce con su llegada a través de esas acertadas comparaciones. Creo que con esta introspección te has metido bastante bien además en el interior de cualquiera que lea tu relato; cosa nada fácil. Fantástico el título también.
    A diferencia de lo que ocurre en el enamoramiento, leerte solo acarrea sensaciones muy agradables. Muchas gracias por ello y un abrazo fuerte, querida Malu.

    ResponderEliminar
  32. ¡Ay, Enrique, tú sí que sabes escribir al amor y al enamoramiento!
    Lo que pasa con este tema es, que al ser tan común, todos nos sentimos identificados, porque ¡pobre del que no haya sentido alguna vez esas hormiguitas y esos aleteos de mariposas!
    Un beso grande, querido Enrique. Mil gracias por tus palabras.
    Malu.

    ResponderEliminar
  33. Enrique Caño25/2/17 23:11

    Me ha encantado el relato, muy original. La idea de introducir los animales para explicar las sensaciones del enamoramiento le confiere creatividad y pragmatismo. Felicidades tanto por la forma como por el fondo; el título pone la guinda a la obra. Qué nivelazo. Un placer haberlo leído. Un abrazo muy grande. Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enrique, ¡qué alegría leer tu comentario!
      Lo de los animales le da una dimensión diferente y quizá más comprensible, por eso lo de lógico. Aunque en realidad o en el fondo, sea ilógico.
      Mil gracias por pasar y por tus palabras.
      El placer es mío y de nivelazo nada, solo corriente y moliente.
      Espero leer muy pronto un Cincuenta Palabras tuyo.
      Un beso.
      Malu.

      Eliminar
  34. Me ha encantado, Malu. Qué tratamiento más original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Luis, tocayo, mil gracias por pasar.
      Ya ves, locuras que se me ocurren algunas veces.
      Un beso grande.
      Malu.

      Eliminar
  35. Que bonito Malu, lo leo ahora y lo disfruto, también descubro que es el ganador de febrero (ya estamos en marzo?) y es muy merecido el reconocimiento, lastima no haber alcanzado a votar,aunque no fue necesario.
    Aprovecho de agradecer tu bonita dedicatoria a mi copia del libro "El Bosque de las Palabras", cuando me toque ir a España a una junta, ten por seguro que te cobrare eso de los "mil besos".
    Un abrazo y beso enorme de mi parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Jean, yo también leo ahora tu comentario. ¡Qué bonito! Te agradezco muchísimo las palabras que dedicas a este "Zoo lógico".
      Sabes que eres muy admirado a este lado del charco y yo me encuentro en ese grupo y me levanto como gran admiradora de tus letras. Cuando vengas a España te pago los mil del año pasado y los de este.
      Beso y abrazo grande para ti.
      Malu.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!