Confidencias

Claro que te quiere. Siempre será un andariego, pero las demás sólo son recodos en el camino, mientras que tú eres su hogar. Ya no llores, mujer, que te ama y nunca va a abandonarte. Lo sé de buena fuente: me lo ha dicho él mismo, ayer, entre las sábanas.
Escrito por Silvina Palmiero - Twitter

26 comentarios :

  1. Una amiga trata de consolar a otra, le cuenta cosas que son muy ciertas. Otra cosa es que a veces la sinceridad pura, sin ningún maquillaje, duela, que los peores enemigos puedan ocultarse donde menos los esperamos. Aquello de: "Cuánto sufre el que sabe" nunca fue más cierto que en tu relato.
    Un saludo, Silvina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar, Ángel, como siempre. Aquí el consuelo lo ofrecía, justamente, la menos indicada para hacerlo...
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Y como diría aquel "lo sé de buena furnte" y en el caso de tu relato que te voy a decir, la amiga de confidencias solo era un recodo en el camino, me ha encantado esa forma de denominar a las amantes.
    Buen relato Silvina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bastante poético, sí... Seguramente la esposa las llamaría de una manera bien diferente! Gracias, Javier, y muchos saludos!

      Eliminar
  3. ¡Ay, madre! ¡Claro que lo sabe y de muy buena tinta!
    Es muy bueno tener amigas y confidentes, pero lo de estas dos chicas es el colmo...
    Muy bien tratado Silvina.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, con amigas así... ¿quién precisa enemigas? Un abrazo, Malu

      Eliminar
  4. Si es que hay gente tan buena que merecen un monumento... o dos.
    Excelente exaltación del cinismo.
    Abrazo, Silvina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Patricia. Viniendo de ti, cualquier elogio es enorme. Un beso

      Eliminar
  5. Exacto... cinismo a tope! Cría amigas jeje...
    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O era cía cuervos... ? :-) Muchas gracias por pasar a comentar! Saludos!

      Eliminar
  6. Jolín con la confidente, menuda boba o menuda harpía, o ambas cosas a la vez.
    Saludos cordiales, Silvina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que más lo segundo que lo primero, Carles... Noto un cierto tufillo a victoria en el remate del parlamento. Saludos para ti también.

      Eliminar
  7. ¡Madre mía...! ¡Vaya con la amiga y con el hombre! Creo que lo mejor que puede hacer es hacer las maletas y mandarles fuera de su vida. Muchas veces es mejor vivir sola que mal acompañada, aunque nos cueste una cuantas lágrimas.
    Buen relato, Silvina.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo totalmente! Gracias por leer y comentar, un abrazo!

      Eliminar
  8. Lagarto, lagarta, con las amistades peligrosas.
    Suerte, Silvina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Peligrosas y a traición... Gracias, María Jesús!

      Eliminar
  9. Geyna López.16/3/17 16:01

    Es mejor que quedarse en la ignorancia de tener semejantes cuernos. Creo que para eso son las amigas, ¿No? Y lo bueno que le ha echo saber quien es la importante. Diría una canción "Querida socia". Un beso enorme. Muy buen relato Silvina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero enterarse así... ¿No será un poco fuerte? Un beso y gracias, Geyna

      Eliminar
  10. ¡Vivan las amigas y las confidencias! (ironic mode off). Buen relato, Silvina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y para qué son las amigas sino para compartir... (super ironic mode). Gracias Fina por tu comentario. Otro abrazo!

      Eliminar
  11. Ahh pues si la quiere y no la va abandonar.... Menuda poca vergüenza. Este tema me toca mucho los "nassos". No puedo hacer una crítica literaria. Tu eres su hogar, es un poco andariego... Toi ofuscada todavía.... Se me repiten tus 50 palabras y crece mi indignación. Un saludo Silvina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyy Raquel, nunca hubiera querido que te enojaras tanto. Aunque debo decirte que si despierta esas reacciones, el efecto del relato está logrado, y considero que esa es, en si misma, una gran crítica literaria... Gracias,te mando un abrazo!

      Eliminar
  12. Silvina, siempre me extrañó que tu tocaya pudiera aceptar las infidelidades de su marido; incluso adoptó a una hija fruto de esos adulterios. Recuerdo que una vez le preguntaron a la mujer de un famoso actor español por qué soportaba que se fuera con otras mujeres; respondió que sabía que él siempre regresaría a casa. Quizá, como la protagonista de tu cuento, no lo llevaran tan bien.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Plácido, confieso que cuando escribí el relato, ni siquiera pensé en Silvina y Adolfo... Pero ahora que los traes a cuento, creo que aplica perfectamente a una relación como esa que, al igual que tú, yo tampoco entiendo. Sólo puedo decir que el hombre debía ser algo especial: si hasta mi admirado Julio dijo por ahí que le gustaría ser Bioy, para escribir sobre las mujeres como él...
      Gracias por traer en tu comentario recuerdos de estos grandes autores. Me ha encantado. Te mando un abrazo.

      Eliminar
  13. Has apretado un botón rojo. Menudo par de...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puntos suspensivos, que valen por mil calificativos. Saludos, Maite!

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!