De mingitorios y glorias

Necesitaba con urgencia salir del edificio y respirar aire puro. Empezó a explorar aquel laberinto de cañerías pestilentes en busca de su paraíso soñado. Cuando asomó la cabeza por el inodoro, sus antenas detectaron otro conducto, mucho más estrecho y cálido, que la llamaba con insinuantes movimientos peristálticos. Decidió seguirlo.
Escrito por Luis San José - Web

13 comentarios :

  1. Pues solo le puedo desear mucha suerte a tu bicho con antenas en su próxima aventura, creo, Luis, que sería merecedora de otras 50 palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cada paraíso es una ensoñación personal y subjetiva que depende del contexto en que se habita. Tratándose de bichos, abandonar la pestilente cañería y alcanzar un atractivo caño de orina, debe ser como hacer barranquismo para los aventureros o deslizarse en una cueva para los espeleólogos.
    Me gusta la doble lectura que tiene el micro, la sorna que lo recorre y tu jocosa forma de escribir, Luis. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tras leer tu cincuenta, Luis, la próxima vez que me siente en la «trona» miraré con suspicacia y, con total seguridad, aligeraré al máximo la estada en el lugar.¡Que no quiero visitas inesperadas!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. jajaja, genial Luís, los insectos siempre han sido muy curiosos y atrevidos.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pese al "palabro" del título, nada hace pensar que se nos va a relatar el viaje de exploración de una inquieta cucaracha hasta terminar en el lugar más insospechado, con todo el surrealismo y jocosidad que ello supone. El que estas andanzas se narren con aparente seriedad, bajo el punto de vista de ese bichito tan particular, no hace sino acentuar la socarronería de un relato que no puede dejar a nadie indiferente. Ha nacido un nuevo personaje, digno de una película de animación. Tiembla, Disney.
    Un abrazo fuerte, Luis

    ResponderEliminar
  6. Creo que el sentido del olfato no lo tiene muy desarrollado este bichejo explorador, ya que va a pasar de unas "cañerías pestilentes" a otra todavía peor. Muy imaginativo, Luis. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Mon dieu! Ya sabemos lo inquietas que son las cucarachas, pero me temo que esta tuya se pasa de aventurera. En fin, para gustos los c_olores. Buen micro, Luis, desagradable, pero sin duda de lo más original. :) Un beso grande.

    ResponderEliminar
  8. Me temo que a la cucaracha le queda medio telediario antes de salir escaldada. Saludos, Luis

    ResponderEliminar
  9. ¡Ay, Luis, me haces reír! Cuando yo digo que eres único, es porque de verdad lo eres. Te atreves con unas historias muy arriesgadas, de las que sales siempre airoso. Eso solo se puede hacer cuando se tiene mucho dominio en la materia.
    Felicidades, un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  10. M. Belén Mateos9/3/17 11:41

    Ayyyyy… que bichito tan explorador. Divertido 50 que sorprende por como lo narras, con esa naturalidad que te caracteriza y nos encanta.
    Felicidades y besos Luis.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, vaya con el bichito, buscaba paraísos y encontró "El dorado".
    Divertido micro y bien contado, Luis. Enhorabuena.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  12. Tu bichito va de culo por el camino que ha seguido, Luis. Un micro de lo más divertido.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  13. ja,ja,ja, me parece que se encontrará con un marrón.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!