Viajes al ayer

—¡Baja de ahí, papá! Te vas a caer.
—Quiero saber si han vuelto las golondrinas.
—¿Y eso?
—Es que madre dice que ellas guardan en su nido los besos que no me da cuando se enfada.

Me acerco hasta él y acaricio sus sienes blancas y su mente de niño.
Escrito por Juan Aguilera

16 comentarios :

  1. Juan, un relato lleno de mucho sentimiento, tu frase final lo dice todo esas personas mayores que se vuelven como niños con el paso del tiempo, se acuerdan más de lo ocurrido en su niñez, que de lo que han comido a mediodía, y esto lo enlazo con tu magnífico título, esas mentes solo realizan "viajes al ayer".
    Buen relato, Juan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cuando se viaja constantemente al ayer, cuando ya sólo se vive para recordar momentos y personas pasadas, afectos recibidos o echados en falta, es porque la vida ya carece de perspectiva. Al menos, tu protagonista parece tener quien le comprenda y consuele, como se revela en la ternura de la última frase.
    Un saludo, Juan

    ResponderEliminar
  3. A mi me ha recordado un poema de Bequer, hoy que es el Día de la Poesía
    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Tu relato desprende la ternura de la inocencia infantil, a la que muchas veces desearíamos regresar, y, a la que algunos vuelven para quedarse.
    Qué bonito, Juan. Aplausos.

    ResponderEliminar
  5. Tierno a más no poder, Juan, con esa imagen del niño acariciando a su padre, y esa escena en la que se buscan los besos perdidos.
    Me encantó.
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por sembrar con semillas de ternura nuestro día a día a veces tan árido y yermo. Un placer leer este micro, Juan.
    Salut.

    ResponderEliminar
  7. La vejez nos hace niños otra vez. Buen micro

    ResponderEliminar
  8. Geyna López.21/3/17 22:05

    ¡Que conmovedor! Dios nos permita llegaf a esa bonita etapa, de nuevo aunque con muchos años encima. Un beso Juan. Encantada con este relato.

    ResponderEliminar
  9. Una escena que rezuma ternura y empapa de emoción. ¡Precioso! Ojalá tengamos quien nos acaricie las sienes cuando nos toque viajar al ayer. ¡Enhorabuena, Juan!

    ResponderEliminar
  10. Una historia que acaricia el alma de quien la lee. Enhorabuena, Juan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Poética forma de narrar el fin.
    Muy emocionante.
    Suerte y saludos, Juan

    ResponderEliminar
  12. Creo que tu protagonista anda descarriado: los besos que no se dan se pierden en la nada. En cualquier caso, tu micro es enternecedor.
    Saludos, Juan

    ResponderEliminar
  13. Juan, me llena de ternura tanto las palabras del padre que ha vuelto a ser niño, como la del hijo al comprender y dar amor y caricias a su padre.
    Precioso, micro.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. ¡Oh, qué bonito, Juan! Precioso, tierno, dulce, una maravilla.
    Así son los viajes al ayer, gracias por traerlos hasta cincuenta.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno.
    Me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!