Perdi-2

El día que se hallaron, perdieron la noción del tiempo y dejaron de sentirse unos perdedores.

En su segunda cita, sin perder un minuto, perdieron la vergüenza.

Tiempo después, perderían las formas y empezaron a perderse el respeto. Luego, perdida la ilusión, se encontraron con que volvían a estar perdidos.
Escrito por Carles Quílez - Web

45 comentarios :

  1. Genialidad. Una relación completa en cincuenta palabras alrededor de la misma palabra. Esto es un microrrelato cinco estrellas. ¡Bravo, Carles!
    Un abrazo.
    Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pablo. Hacía tiempo que me rondaba la idea, y lo bueno es que todavía me he dejado un montón de variaciones que darían para otro cincuenta (perder la fe, perder el rumbo, perder el Norte, la paciencia, ...)
      Un abrazo muy grande, Pablo.

      Eliminar
  2. El título muy creativo, y el desarrollo de la historia aún más. En cuatro pinceladas de tiempo toda una vida de perdedores.
    Me encantan los experimentos concentrados en una palabra capital.
    Saludos afectuosos, Carles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, en mi caso al menos, este tipo de juegos de palabras son un buen disparador para la creatividad.
      Me alegro que te haya gustado, María Jesús. Siempre eres muy amable conmigo.
      Beso.

      Eliminar
  3. Carles, de forma ingeniosa, utilizándolo diversas formas y conjugaciones del verbo "perder" nos cuentas la historia de un amor entre dos personas a través del tiempo. Nos muestras todos los aspectos y vertientes de una relación.
    Buen relato, Carles, me ha gustado mucho.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Javier, por tu lectura y reseña del relato. La vida también puede ser contada como una sucesión de pérdidas y de encuentros...como cierto encuentro ocurrido en Valencia hace un par de días ;)
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Menuda peli se podría hacer con esta historia, tan habitual entre las parejas desde que el mundo es mundo. Encandilamiento, rutina y, finalmente, desilusión. Podrías titularla "La gran pérdida" ya que otros se han apropiado de "Perdidos" y de "De perdidos al río". Sn bromas, me ha resultado ingenioso el uso de perder y sus derivados y me ha maravillado el resultado final. Enhorabuena, Carles. Un saludo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús, eres un encanto. Muchas gracias por tu comentario. Un abrazo y un beso añadido para nuestra divulgadora del género microrrelatista preferida.

      Eliminar
  5. Una palabra, un bucle y Carles bastan para componer una historia que rueda sin fin cuesta abajo, en la que intentar salir de una situación te deja en la misma situación de partida si no se aprende de los errores. A veces, perderse no es no poder encontrar, sino no querer salir del circulo de confort, no arriesgarse a probar otras cosas y acabar perdidos en el autoengaño.
    ¡Cómo me gustan tus historias, Carles!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario, Antonio, además de sonrojarme, tiene una gran carga de profundidad y hasta de sabiduría, añadiría. La pérdida (en una relación, se entiende) de acuerdo con tu análisis, entendida como permanecer quieto. Y al revés, el movimiento como el mejor de los hallazgos. Muy interesante.
      ¡Gracias!

      Eliminar
  6. Aviso para navegantes. Un relato que no hay que perderse. Genial, Carles. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si alguien quiere, yo vendo brújulas.

      Abrazo, Manuel.

      Eliminar
  7. Jose Antonio Gallego22/5/17 22:05

    Imperdible relato, en mi humilde opinión, no debería perderse la final mensual, la pérdida de 5 minutos de la vida está justificada al poder encontrar relatos como este.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajá, Jose Antonio, veo que también eres juguetón. Gracias por pasar.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  8. ¡Qué pasada, Carles! Un relatazo de los tuyos, de los que apetece leer una y otra vez para ir sacándoles todo el jugo. Lo veo de favorito este mes.
    Un beso y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este mar de palabras que creó Álex siempre hay muchos marineros con letras de espuma. Sin ir más lejos, conozco una sevillana más salá que la sal.
      Pero muchas gracias, claro.
      Beso, Asun.

      Eliminar
  9. Cuando dejas de vigilar la deriva, el barco tiende al naufragio.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, siempre hay que permanecer ojo avizor, so pena de encallarte en algún escollo.
      Saludos cordiales, Pilar.

      Eliminar
  10. Me ha encantado este relato. Que profundo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Caramba! Gracias, Iñaki.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  11. Un buen micro. Me he permitido perder unos minutos releyéndolo varias veces y no he perdido la oportunidad de incluirlo en la selección que hago para mí mismo de los mejores cincuentas del mes. Enhorabuena, Carles.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedo muy honrado por haber sido seleccionado y porque hayas decidido emplear tu tiempo en la lectura de mi relato. Muchas gracias, Plácido.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  12. Otro de tus grandes relatos, Carles, original y con mucha miga. Me imagino que debes haber disfrutado tanto al escribirlo como nosotros al leerlo.
    Enhorabuena y un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Georges.
      Siempre hay un momento de...si, algo parecido al placer cuando escribes y, en ocasiones también al leer un texto con el que, por el motivo que sea, conectes.
      Un abrazo de vuelta.

      Eliminar
  13. ¡Lo fácil que es perderse y lo difícil que resulta encontrarse!
    Creo que no está mal perder o perderse, siempre que de ello surja un encuentro con algo bueno. Digamos que tus protagonistas nunca se encontraron a sí mismos, ni cuando estaban separados ni cuando estuvieron juntos, así que era una pérdida más que previsible. Ojalá que se arriesguen y busquen un encuentro verdadero, primero consigo mismos y después juntos o no... eso ya lo dirá el destino.
    Y después de esta parrafada psico-filosófica, que espero me perdones, solo me queda felicitarte por esta belleza de relato, profundo donde los haya, que invita a la reflexión y al encuentro. Por lo menos es lo que me ha sugerido a mí.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por compartir tus pensamientos, Malu. Estoy de acuerdo contigo en el sentido de que el perderse puede ser positivo...si ello es el preludio, la condición necesaria para hallar ese algo bueno que espera ahí fuera para el que sabe encontrarlo.
      Como ves, yo también me pierdo en reflexiones filosósficas, pero me siento muy afortunado de poder compartirlas contigo.
      Beso.

      Eliminar
  14. Somos seres inquietos, en perpetua búsqueda de un camino que nunca terminamos de encontrar, aunque a veces surjan espejismos efímeros que así nos lo hacen creer y que el tiempo derriba, como castillos de naipes. Hallar y extraviar, construir y malograr, esfuerzos constantes y en apariencia vanos en los que consumimos eso que llamamos vida. Una búsqueda que en el fondo no es otra que la intento de encontrarnos a nosotros mismos, el mayor de los misterios. De haber un instrumento capaz de acercarse a ese objetivo es la escritura. Estas espléndidas cincuenta palabras, ejemplos de humanidad y buen criterio, nos ponen en el camino de creer que es posible.
    Aquello de "por sus obras los conoceréis" se aplica a la perfección en tu caso.
    Un abrazo grande, Carles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablando de reflexiones profundas... Este comentario merecería toda una tarde y un par de cervezas. Con todo, yo añadaría, a modo de contrapunto, que ese proceso de "hallar y extraviar" que tan bien señalas, no es sólo que consuma la vida, es que es la propia vida. Y ese proceso lleva implícito también el derecho a caerse y el deber de levantarse luego.
      Abrazo grande, mi querido Ángel.

      Eliminar
  15. Si me dejas, carles te diré que ocho veces utilizado el termino perder, me parece excesivo en un texto tan corto, aunque tal vez sea yo el que haya extraviado el sentido de la crítica
    A pesar de esto es un relato original, me gusta.
    Un abrazo de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que te dejo, Jose María. Y no solo eso. Me encanta que lo hagas.
      Pero te digo que aún me quedaban algunas acepciones más del "perder" que se han quedado en el tintero. Anda que si las llego a poner...igual me envías a galeras ;)
      Abrazo grande para ti y para Dori.

      Eliminar
  16. Además perdieron el interés. Con lo bonita que empezaba esta historia y no supieron ser los protagonistas que merecía la situación. ¿O sí? Porque estos perdedores perdidos van a ser inolvidables, Carles.
    Una brazada de besos perdidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí señora. Estos personajes no podían terminar de otro modo. Yo creo que no es que no supieran "ser", es que no podían ser otra cosa. Llámale destino infausto si quieres.
      Me has mandado tantos besos que necesito un capazo para llevarlos todos conmigo. Yo te envío un ramillete de besos de mayo que me he encontrado al lado del camino.

      Eliminar
  17. Como soy muy despistada, me alegra saber que en el fondo, todos andamos constantemente perdidos inmersos en el devenir de nuestras vidas. Además, decirte que me ha parecido muy bueno como has descifrado las etapas de una relación amorosa con la palabra perdidos, pues, que es el amor sino una dulce ceguera que nos descoloca.
    Un abrazo Carles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, sí, qué preciosa definición del amor, Raquel, muchas gracias por compartirla y por tus amables palabras.
      Beso.

      Eliminar
  18. Carles, para no repetir lo que ya te han dicho los compañeros, solo decirte que me ha parecido muy original que con el uso de la palabra "perdidos", en distintas formas, nos hayas contado toda una vida de amor y desamor, en 50 palabras.
    Me ha encantado.
    De lo que estoy encantada es del regalo que me hiciste al vernos, y de ese enorme y cariñoso abrazo, que guardaré en mi corazón para siempre.
    Besos muy muy apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A sus pies (ahora tienes que imaginarte a mí mismo haciendo una gran reverencia, con un sombrero de plumas gallináceas de esos que usa Mrs. Richmond).
      Beso grande, Pilar.

      Eliminar
  19. Está claro que para que no se pierda una relación, como pasa con todo lo perecedero, hay que utilizar entre otros "conservantes" la ilusión y el respeto. Si se pierden, se pierde. Muy ilustrativo y con mucha miga tu micro, Carles. ¡Felicidades! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atinada conclusión, Juana. Si uno quiere conservar algo, lógicamente, tiene que aplicarle conservantes. Tal cual.
      Abrazo.

      Eliminar
  20. Es muy bueno, amigo Carles.
    El tiempo y su paso, la ilusión y la desilusión... Un "carpe diem" necesario.
    Mucha suerte
    Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo de la ilusión suele ser efímero, sí. Es por eso que si te encuentras con ella, no hay que dejarla pasar de largo. Hay que agarrarla por los dientes si hace falta, y darle un buen mordisco a la vida, que luego ya se encarga la vida de morderte a ti.
      Beso, Carmen.

      Eliminar
  21. Es bastante triste tu relato, Carles. Hablas de una pareja como podrías hacerlo de cualquier persona de tantas que sufren ese tipo síndrome, el de ir perdiendo cosas vitales, a veces para bien, pero estas las menos, porque casi siempre les ocurre para empobrecer su existencia, poco a poco, hasta hacer que está pierda todos sus alicientes y sentido. Supongo que el principal motivo de que esto ocurra es la falta de capacidad para valorar lo que se tiene o, en general, para apreciar las cosas que la vida nos ofrece.
    Muy buen relato, Carles; construido sobre un concepto que casi condenaba a los personajes a un final poco deseable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, la clave es la ilusión. Una vez perdida ésta, sólo queda el vacío. La felicidad son momentos. No es necesario estar permanentemente feliz, pero sí es necesario creer que podemos serlo.
      Abrazo grande, Enrique. Te echamos mucho de menos en Valencia.

      Eliminar
  22. ¿Quién inventó la norma de no repetir palabras en un microrrelato? Desde luego no te había leído, Carles. La palabra "pérdida", tan ligada a la existencia, te sirve para contar una historia de amor y desamor. Y para invitarnos a una reflexión sobre nuestro papel en el mundo.
    Un gran relato. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy de la opinión que en los microrrelatos cabe cualquier cosa y que son también un campo idóneo para la experimentación. También en la poesía se utiliza la anáfora como recurso y nadie se rasga las vestiduras.
      Beso, Carmen, y un beso delicado, como un moscatel que prové hace una semana.

      Eliminar
  23. Lo mejor de tu micro, a mi entender, es la técnica de reiteración que tanto me gusta y que en caso de microrrelato de 50 palabras, me parece todo un reto y que tu has sabido superar con maestría, pues además la historia no puede ser más contundente ni mejor contada.
    Bravo. "¡M'ancantao"!
    Genial, Carles
    Abraçada my friend!

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!