Desde Rusia con amor

Cuando entré por primera vez en el establecimiento, me llamó la atención su soledad. Se lo comenté a mi hija, y fuimos de la mano a rescatarla. La matrioska pasó de estar en la tienda de segunda mano a una abigarrada habitación infantil.

Mi hija dice que allí es feliz.
Escrito por Amelia

10 comentarios :

  1. Las matrioskas tienen ese aire soledad multiplicada que se hace irresistible a nuestra desmedida pasión por los objetos. Una atmósfera bien creada entre melancólica complicidad de madre e hija. Saludos, Amelia.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! Me encantan las muñequitas rusas, y esa sigue estando en la habitación infantil.

    ResponderEliminar
  3. Que romantica historia.. Es cierto que las matrioskas despiden un halo de soledad y melancolia,similares,a los del pueblo ruso que las invento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Romántica, melancólica y real. Gracias Iñaki!!

      Eliminar
  4. Muy bonito tu cincuenta!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  6. Entre fantasía y realidad, la matrioska, se abre un espacio solitario y con esperanza única. Muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! La esperanza es lo último que se pierde, como la última matrioska que queda desparejada

      Eliminar
  7. Me parece que la matrioska no está tan sola: dentro de ella esconde toda una multitud.
    Un buen micro, Amelia. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien sabe lo que puede esconder cada uno dentro de si, ¿ verdad? Muchas gracias

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!