Las escaleras mecánicas

Sara es una persona tan mayor, que la vida le pide permiso cada vez que cumple años. Las escaleras que llevan al barrio alto donde vive, pronto serán mecánicas. Por la noche, cuando todos duermen, se imagina probando el pasamanos.

"¿Falda o pantalón?", piensa mientras resuelve, emocionada, la anticuada ropa.
Escrito por Smokey pisó la raya

14 comentarios :

  1. ¡Bienvenido o bienvenida, Smokey, a la Familia Cincuentista! Me ha gustado mucho tu micro, en el que se mezcla el deseo de seguir siendo niña de una mujer mayor y las convenciones sociales. Confío en que sigas obsequiándonos con más buenas muestras como ésta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María José :
      Angustias ,como bien dices, ha vivido mucho. No tiene tiempo para convencionalismos sociales. Su mayor preocupación reside en decidir que prenda deslizará mejor por el pasamanos. Muchísimas gracias por tu recibimiento y generosidad. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Hola, Smokey. Creo que es tu primera intervención en Cincuenta palabras. Bienvenida. Nos dejas un relato donde nos dejas ver varias situaciones. Además, imprimes, en la primera frase un interesante toque lírico con ese "que la vida le pide permiso cada vez que cumple años". Puede que leve toda la vida aguardando por esa novedad de las escaleras mecánicas, que también nos lleva a recordar a esas personas impedidas o también mayores que se ven imposibilitadas de salir de casa por falta de ascensor. Todos conocemos casos similares, donde por la negativa de alguien que se piensa que siempre va a ser joven no se pone en el lugar de los afectados. No conocemos las circunstancias actuales de la protagonista, pero vemos claramente que parece aferrarse a la vida (o a una nueva vida), pensando, no en cosas de viejos, sino en como recuperar, de alguna forma, la juventud, aunque solo fuera en su mente. Personas así, vitales, son las nos ponen en nuestro sitio cuando nos quejamos por caulquier cosa ni remotamente parecida a lo que pudieron haber sufrido las personas de su generación. Enhorabuena y suerte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias por tus comentarios, Jesús. Me sorprenden todas las lecturas que has hecho del relato, especialmente las relativas a las personas mayores e impedidas. El egoísmo es una actitud bastante generalizada en esta sociedad tan individualista. Reflexionar sobre esos comportamientos, nos hace mejores.

      Eliminar
  3. Enrique Caño15/8/17 16:29

    Lo primero te deseo una bienvenida a 50 palabras, Smokey.

    Me he quedado con muchas ganas de saber algo más sobre la anciana del relato; tiene un espíritu envidiable y parece ser que no ha perdido sus ganas de vivir.

    Muy de acuerdo con Jesús en que estas actitudes son las que nos ponen en nuestro sitio cuando nos quejamos de pequeñeces.

    Y es que es cierto que la edad es sólo un número: hay personas de 80 con más ganas de comerse la vida que algunas de 20. Sabia decisión la de vivir la vida como si fuese el último minuto, pues nunca sabemos cuándo nos toca partir para el otro barrio. Aplaudo la sabiduría y el coqueterismo de la protagonista.

    Felicidades por el relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Enrique. Para mi es un placer poder acompañaros en 50
      palabras. La anciana del relato es una vecina que vive en mi edificio, su nombre es Angustias, "Doña Angustias". Cómo bien has señalado es una anciana muy vital y coqueta. Es una mujer a la que admiro, honesta, luchadora y muy simpática. Le he comentado mi participación en esta página y se ha quedado encantada. No descarto seguir relatando sus aventuras. Muchas gracias por tu recibimiento y un saludo.

      Eliminar
  4. Bienvenid@ a 50 palabras Smokey. El relato es vivaz y entretenido. El lector le toma simpatía rapidamente a la anciana y se contagia esa su alegría de vivir y experimentar nuevas cosas aún, y sobre todo hacerlo con la femineidad necesaria. Aún preocupada por el tipo de ropa adecuada para el estreno de las escaleras automáticas. Buen estreno el tuyo por aquí. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias Alejandro. Has captado perfectamente el espíritu de Angustias. Paradójicamente su nombre no guarda relación con su carácter. Encantada de compartir espacio con vosotros.

      Eliminar
  5. Los pequeños acontecimientos de la vida, realmente son los importantes. Tu protagonista que es una mujer mayor y sabia lo sabe bien.
    Bienvenida al grupo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muchas Gracias por tu recibimiento. Sabe que le queda poco de vida y quiere marcharse por la puerta grande. Nos tiene un poco preocupados.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado mucho el relato, pero no sé si la elección dela ropa es para cuando tenga que estrenar la escalera mecánica que supongo le llevará a otro piso superior o a otra vida desconocida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Muy apropiado el comentario, José Maria. Gracias por tus palabras.
    Ella sólo piensa en el aquí y ahora. Es bastante práctica.

    ResponderEliminar
  9. Puedes iniciar una saga de relatos costumbristas de tu vecina. Quizás resulten encantadores. Como este.
    Me ha gustado, Mr. or Mrs or Miss Smokey pisó la raya.
    Welcome to 50 Words
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!