Un veintisiete incompleto

Vivieron con la misma pasión literaria y artística, la misma inquietud vanguardista, la misma lucha por la República, el mismo fracaso y exilio que sus compañeros varones de generación.

Sus nombres, que no sus obras, eran comunes: María, Rosa, María Teresa, Maruja...

Murieron sin fama, sin reconocimiento, las sin sombrero.
Escrito por Carmen Cano - Twitter

53 comentarios :

  1. ¡Que bonito homenaje literario!

    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Rompieron con las normas y las normas las exiliaron al mundo del olvido. Al menos ahora han sido recuperadas y están siendo objeto de homenajes y reconocimientos, como el que les brindas tú en este relato.
    Muy bonito, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están empezando a recuperarse, pero aún queda mucha labor hasta que sus obras formen parte de la memoria colectiva.
      Muchas gracias, Patricia. Un beso.

      Eliminar
  3. Precioso reconocimiento y homenaje histórico y literario, Carmen. Grandes mujeres que no caerán en el olvido, gracias a Dios. Una nueva muestra de tu acertada elección de temas para los relatos. No nos dejas indiferentes, sino todo lo contrario. Me ha gustado mucho. Testimonial y sentido.

    Besitos a mogollón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María José. Creo entre todos podemos recuperar la memoria de estas grandes mujeres, acercándonos a sus obras, leyéndolas y compartiendo nuestra experiencia.
      Muchos besos.

      Eliminar
  4. Mujeres valientes a las que es de ley recuperar. Como tú has hecho con este Cincuenta literario. ¡Bravo, Carmen!
    Un beso.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las estamos recuperando, Pablo. Ellas se lo merecen. El veintisiete ya no se podrá entender sin las sin sombrero.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  5. Un recordatorio a las "sin sombrero", ante las que hay que quitárselo.
    Brillante, Carmen.
    Besito virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María Jesús. Unas vidas y unas obras para descubrirse.
      Muchas gracias y un beso.

      Eliminar
  6. Carmen, precioso y bello homenaje el que realizas a estas mujeres olvidadas. Comenzado por un acertado título, ya que muchos piensan que la generación del 27 solo la formaban hombres y así nos lo han hecho creer a muchos. pero descubrimos que había mujeres, grandes escritoras, con grandes obras y como tu muy bien has dicho luchadoras por la República. Esa fue la causa de su exilio y de su olvido.
    Me encanta ese segundo párrafo en el cual contrapones lo común de sus nombres y la grandeza de sus obras.
    Y la frase final es el resumen de sus vidas. Ese sobrenombre por el cual son conocidas "las sin sombrero".
    Últimamente he leído algunos artículos en prensa demandando su reconocimiento, así como he visto un reportaje que hicieron en un programa de la 2.
    Un cincuenta muy necesario y escrito con la belleza de tus letras, felicidades por este relato.Me ha gustado mucho.
    Besos, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, todos estudiamos a la Generación del 27 con una brillante nómina de autores masculinos. Sus compañeras, no menos brillantes, no figuraban -hoy tampoco se les presta atención- en los libros de texto. Como mucho, en alguna ocasión se menciona a la novelista Rosa Chacel y a María Teresa León por ser la primera esposa de Rafael Alberti.
      Su entusiasmo artístico y su implicación en la República fueron idénticos a los sus compañeros.
      Ahora se les está rindiendo homenajes y reeditando sus obras. Su lectura es una asignatura que todos tenemos pendiente.
      Intento dejar aquí el documental de Imprescindibles:

      http://www.rtve.es/m/alacarta/videos/imprescindibles/imprescindibles-sin-sombrero/3318136/?media=tve

      Mil gracias por tu comentario. Besos.

      Eliminar
    2. Muchas gracias, Carmen, por el enlace. Sí, este es el programa al que me refería. Muy interesante de ver y que animo a los compañeros de cincuenta palabras a que lo vean.
      Besos.

      Eliminar
  7. Cierto que murieron sin fama, pero el reconocimiento llegará como merecen.
    Las virtudes humanas no deberían depender del tipo de gónadas que te tocaron en suerte. Un gran homenaje a esas mujeres por parte de una escritora notable.
    Un fuerte abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su olvido no fue solo el del exilio, sino su condición de mujeres. ¿Cuántos versos o citas recordamos de ellas? En cambio, recitamos de memoria a los geniales poetas del 27. Yo misma lamento no conocerlas tanto como se merecen. Sus obras no han sido difundidas por igual. Pero me he propuesto leerlas, ahora estoy con Luisa Carnés.
      Muchas gracias por tu comentario, Antonio. Otro abrazo fuerte.

      Eliminar
  8. ¡Vaya! Las Sin Sombrero, la Puerta del Sol, García Lorca, Salvador Dalí, Maruja Mallo, Margarita Manso, etc.
    Para mí siendo latinoamericano es todo un descubrimiento el trasfondo histórico de tu micro.
    Tantas historias valientes alrededor del planeta. Tanta riqueza en el legado de cada nación. Tantas mujeres y hombres de valor, decididos, resueltos a romper esquemas. De Dalí no me extraña en lo más mínimo (tan admirado artista) que me parece la epítome de la rebeldía expresada en su arte.
    Pero bueno, tu micro es maravilloso, cual homenaje a la memoria de estos personajes femeninos que no recibieron la justa gloria en su momento. El hombre y sus paradigmas, el hombre y su cosmovisión limitada a sus tiempos y costumbres. Es deplorable el machismo, en todas las épocas. Pues infiero que por machismo se ha quitado el protagonismo histórico de estas valientes e ilustres mujeres. Muchos aplausos a tu micro Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te interese el tema, Alejandro. Fueron tantos los exiliados en países latinoamericanos...
      Los componentes del grupo del 27 -hombres y mujeres- fueron vanguardistas en el arte y rompieron muchos esquemas sin renunciar nunca a la tradición literaria. Ellas tuvieron menos suerte, han sido menos reconocidas por ser mujeres. Pora eso las he elegido para el micro de este mes.
      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  9. El machismo se da en todos los ámbitos de la vida cotidiana, el arte, las artes tampoco se libraron ni se libran.
    Muy buena idea de tu cincuenta.
    Besicos, tocaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa, Carmen. Me quedé ayer sin batería en el móvil y, además, me salté tu comentario por error.
      Machismo, misoginia... Es tan antiguo como la Historia de la Humanidad, pero vamos recuperando la memoria de las mujeres que dejaron grandes obras. En este caso, a las sin sombrero.
      Muchas gracias, tocaya. Besos.

      Eliminar
  10. Qué interesante lo que nos traes este mes. Nunca había oído nada de esas sin sombrero. Gracias a ti, ya sé algo más, aunque reconozco que alguna de ellas me sonaban (en algún caso por motivos "extraculturales"). Suerte, Carmen. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es extraño que no te sonasen, Jesús. Han sido las grandes olvidadas de esta generación. Por cierto, entre ellas hubo una paisana tuya, Maruja Mallo, una pintora que se exilió a Argentina y, desde allí, dio el salto a Estados Unidos y a París -en donde ya había conocido a Magritte, Ernst, Picasso o Miró-compartiendo amistad con Andy Warhol y otros grandes pintores y escritores. Su vida es apasionante, excepto el final en España.
      Muchas gracias, Jesús. Un beso.

      Eliminar
  11. Carmen, como muy bien dice tu título, la Generación del 27 está incompleta, si no se tiene en cuenta a todas esas maravillosas mujeres, cuyos nombres han sido silenciados, a pesar de correr la misma suerte, demostrar sobradamente su valía literaria y su valentía.
    Con tu micro, has dado visibilidad a "Las sin sombrero". Espero que se les dé el lugar que se la historia les usurpó, por el simple hecho de ser mujeres.
    Excelente micro homenaje a ellas, que tanto lo merecen.
    Lo has escrito con una belleza y sensibilidad que tanto te caracterizan.
    Un gran aplauso, amiga.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He aportado un granito de arena en esta página para hacerlas visibles, para que no olvidemos a estas mujeres que tanto aportaron a nuestra cultura y a las que es necesario rescatar.
      Muchas gracias por tu comentario, amiga. Besos sonoros.

      Eliminar
  12. ¡Bravo por este homenaje, Carmen! Tu micro, sin duda, ayuda a sacar a estas grandes mujeres del olvido y nos las hace conocer a quienes ignoramos de su vida y su obra a pesar de que en su exilio varias estuvieron por aquí.
    Enhorabuena y Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en algo contribuyo a difundir la existencia y la obra de estas grandes mujeres, ya me doy por satisfecha, Georges. América fue la tierra que acogió a los exiliados de la República y la Guerra Civil. Ahí continuaron con sus vidas y sus obras estas mujeres. Son patrimonio de todos y vale la pena acercarse a ellas. Te invito a ver el documental que he dejado más arriba, en mi respuesta a Javier Puchades.
      Muchas gracias y besos.

      Eliminar
    2. Georges, al hilo de una conversación que mantuvimos el mes anterior sobre los relatos fantásticos, te dejo el enlace de la revista que dirige y coordina nuestra Patricia Richmond, El Callejón de las Once Esquinas. Aquí encontrarás, entre otros, relatos de muchos cincuentistas. Yo participo con uno un tanto fantástico. Espero que los disfrutes.

      https://issuu.com/elcallejondelas11esquinas

      Eliminar
    3. Gracias por las señales de humo, Carmen.
      La tuya, además de impecablemente escrita, es una historia de esas que atrapan y que te hacen apurar la lectura deseando que terminen bien. No ha sido así, pero un happy end nunca hubiese sido tan precioso como el que tú has creado para tu relato.
      Gracias por compartir este cuento que, fantástico y todo, no ha podido escapar a tu exquisita sensibilidad.
      Besos.

      Eliminar
  13. Bonitas letras como homenaje a esas mujeres sin un lugar en la literatura, con mucho talento. Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un lugar que ya va siendo hora que ocupen.
      Muchas gracias, Carmen. Besos.

      Eliminar
  14. La historia o memoria colectiva se escribe entre todos, pero siempre hay nombres que deberían figurar y duermen en un limbo injusto. Cuando a ello se une que solo es por un pequeño detalle de la naturaleza, por el hecho de ser mujer, la sensación es aún más lacerante.
    Al hilo de tu relato se me viene a la memoria un caso significativo del que ya se habló en su momento, el de la mujer de Juan Ramón Jiménez, con un talento innato que ocultó o inmoló detrás del de su marido, cuando una cosa no debería haber quitado la otra. Nuestros perjuicios y malas costumbres ancestrales dejan la realidad incompleta. Por suerte, grano a grano se puede llegar a formar una montaña visible donde había una falsa llanura. El caso reciente de Gloria Fuertes, reivindicada como la buena poeta que fue, al margen de su obra para niños, es otro ejemplo de justicia, como tus cincuenta palabras.
    Un abrazo fuerte, Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel, así es por desgracia. Muchas mujeres han sido olvidadas y sus obras ignoradas. Citas el caso de la esposa de Juan Ramón Jiménez. Zenobia de Campubrí era lingüista y escritora. Poco conocido es que fuera la traductora al castellano de las obras de Rabindranath Tagore, que fuera profesora de Universidad en Estados Unidos o una de las pocas escritoras de diarios personales. Pero hay casos más escandalosos, como el del dramaturgo Gregorio Martínez Sierra, de quien se ha sabido después que las obras las escribía su esposa, María de la O Lejárraga, llamada también María Martínez Sierra.
      Por fortuna, a Gloria Fuertes le está llegando el reconocimiento que merece. Y aún quedan tantas escritoras... Yo me he centrado en esta generación admirable. Si consigo aportar algo, ya me daré por satisfecha.
      Muchas gracias por tus palabras. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Sin ellas, no; deberíamos decir y exigir, como hace tu relato-reivindicación desde esta, nuestra página. válida no solo para el campo literario, sino ampliable a todas las disciplinas, tanto artísticas como científicas, en cualquier ámbito de la vida y de la Historia. Las mujeres, las grandes olvidadas. Les ofrecieron el falso consuelo que rezaba tras la frase hecha: tras cada gran hombre, una gran mujer.
    Son otros tiempos, quiero pensar. Al menos, en nuestro contexto, tenemos la oportunidad de reivindicar y subvertir el machismo dominante, que no es sino una de las muchas expresiones que tiene el sistema de imponer mediante la rudeza de sus medios el alcance de sus fines.
    Oportuno, necesario, valiente y bien trazado relato, que le da un plus más a esta página, recogiendo el pulso de la historia viva de las mujeres y su imprescindible aportación a las sociedades de su tiempo, que merece ser contada de nuevo, con otro sesgo y nuevas perspectivas.
    Un fuerte abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  16. Efectivamente, Manuel. Sin ellas -las escritoras, pintoras, científicas, matemáticas... - nuestra historia está incompleta. Porque siempre hubo mujeres que destacaron en cualquiera de los ámbitos del saber humano, porque tuvieron que enfrentarse a prohibiciones o convencionalismos para desarrollar sus obras.
    Qué menos que recordar aquí a una larga nómina de mujeres que formaron parte de esta brillante generación y que, aunque quisiera, no caben en cincuenta palabras. Si las leemos, si contemplamos sus obras, descubriremos esas nuevas perspectivas de nuestra historia.
    Muchas gracias y otro gran abrazo de vuelta.

    ResponderEliminar
  17. Bravo, Carmen, por dejar tu recuerdo y tu homenaje a las escritoras que citas, y que es extensible a tantas otras que yacen olvidadas bajo el androcentrismo de nuestra cultura.
    Beso.

    ResponderEliminar
  18. Cito a las sin sombrero por haber pertenecido a una de las generaciones literarias y artísticas más brillantes del pasado siglo y que, pese a ello, son grandes desconocidas. Es tan solo una muestra de todo lo que nos queda por descubrir y recuperar sobre las obras de mujeres destacadas en cualquier ámbito y época.
    Muchas gracias, Carles. Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Has tocado un hecho que no debe ocultarse: las mujeres escritoras que han quedado relegadas, incluso olvidadas, en la historia de la literatura. ¡Bravo por ti, Carmen!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas son las escritoras relegadas a lo largo de los siglos. Las del 27 son tan recientes en la historia, que es incomprensible su olvido. Afortunadamente, se están dando pasos para difundir su obra.
      Muchas gracias, María José. Un abrazo.

      Eliminar
  20. Carmen, me ha encantado leer tu relato. He de confesar que tuve conocimiento de este grupo de artistas hace muy poquito y me sorprendió muchísimo su descubrimiento. Es una pena que un grupo tan importante de artistas e intelectuales haya sido ignorado durante tanto tiempo. Estupendo homenaje. Apertas.

    ResponderEliminar
  21. Se ha comenzado a hablar de ellas como integrantes del grupo del 27 desde hace poco tiempo. Sus obras comienzan a ver la luz en las editoriales. Es justo darles el reconocimiento que merecen y acercarse a sus letras.
    Muchas gracias por tus palabras, Smokey. Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Has sabido en cincuenta palabras reivindicar el reconocimiento al papel intelectual de estas grandes mujeres, que en su día quedó prácticamente oculto por el hecho de ser mujeres. Interesantísimo y acertadísimo homenaje, Carmen. Precisamente en la biblioteca de Burlada tuvimos ocasión de escuchar a Ana Liyu hablando sobre este libro y sus grandes protagonistas.Felicidades y un abrazo.

    Dejo aquí el enlace que recoge este momento por si a alguien pudiera interesarle:
    https://www.youtube.com/watch?v=-l2B6NLEaq4

    ResponderEliminar
  23. He intentado llamar la atención sobre la importancia de estas mujeres olvidadas, que poco a poco van recobrando su lugar en la historia de la literatura: homenajes como el que citas, documentales, ediciones de libros, artículos periodísticos -el día 8, precisamente, Elena Medel publicó uno muy interesante en El País-...
    Muchas gracias por tu comentario, Juana. Un beso.

    ResponderEliminar
  24. Enrique Angulo13/9/17 12:29

    La vida y la historia están llenas de marginaciones, desde luego, la de las mujeres con respecto a los varones es una de las más sangrantes –hoy en día, en muchos países, sigue siendo penosa su situación-, pero la lista sería muy larga, pues se margina por el nivel de riqueza, por la clase social, por la raza, por la religión, por la política, por el trabajo, etcétera, etcétera.
    Pero sí es que basta con que una persona, en cualquier ámbito, esté un escalón por encima de otra para que se crea superior. Esa mota irrisoria que somos en las inmensidades incomprensibles del espacio y el tiempo es de lo más engreída y, por ende, de lo más patética.
    Pero centrándonos en lo que denuncias en tus cincuentas palabras, es cierto que se ha obviado el gran papel que las mujeres hicieron en la Generación del 27, en una época en la que no sólo España, sino el mundo civilizado perdió el tren del futuro por no haber aprendido nada de los espantos de la Primera Guerra Mundial, por lo que hubo una Segunda, tras la que sí que parece que quedamos algo conmocionados, pero mucho me temo que estamos volviendo a las andadas.
    Pero, con respecto a esas esclarecidas mujeres, nunca es tarde si la dicha es buena, y ahí tenemos a todas esas grandes artistas y escritoras para descubrir, para aprender de su inteligencia y de sus vidas, y no sólo de nuestras compatriotas. ¡Cuántas tareas tiene uno pendientes!
    Hace poco he visto la película Figuras ocultas, que reivindica a tres brillantísimas científicas negras –entre otras muchas trabajadoras también negras- que contribuyeron al éxito de la carrera espacial estadounidense cuando competían con los rusos, hecho que desconocía totalmente, y ver cómo se las trataba, ver los prejuicios y mezquindades de la época –algunos de ellos aún en vigor- te hace sentir indignación y malestar ante el ser retorcido y malvado que se esconde en nuestro interior.
    Por tanto, bien está, como has hecho con este microcuento, incidir en esos olvidos, poner en evidencia lo obvio, hacer justicia aunque sea muchos años después de cuando debería haberse hecho.
    Mis aplausos y mi enhorabuena por ello, Carmen, un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  25. Las mujeres han estado marginadas a lo largo de la Historia y has sufrido, además, las marginaciones sociales, étnicas o de cualquier otro tipo según su lugar y tiempo. Dedicar un relato a todas ellas es, obviamente, imposible.
    Desconocía a estas tres científicas que mencionas y anoto el título de Figuras ocultas porque me parece interesante y necesario acercarme a ellas. Hubo otras mujeres inventoras que me llaman la atención: la actriz austríaca conocida como Hedy Lamarr -inventora de un sistema de comunicación de frecuencias, gracias al cual utilizamos el wifi- y Alice Guy -una francesa que, según se sabe hoy, fue la verdadera inventora del cine, productora y directora de unas quinientas películas de distintos géneros-. Y hay tantas más que yo, personalmente, ignoro o que la historia las ha olvidado. Ya ves, Enrique, tus exhaustivos comentarios y aportaciones dan para mucho más de lo que abarca un micro.
    Aquí solo he aportado una pequeña nota para señalar a estas mujeres olvidadas del 27, generación literaria a la que admiro profundamente.
    Mil gracias por tu tiempo y tus palabras. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Por más que lo que cuentas ahora nos pueda resultar injusto hasta la indignación, aún queda mucho por andar en este aspecto. Me alegro mucho de haber tenido noticia de esta situación, y te lo agradezco.
    Belleza siempre en tus letras, incluso cuando las pones al servicio de la reivindicación.
    Un abrazo, Carmen.

    ResponderEliminar
  27. El camino de la recuperación de figuras femeninas sobresalientes, en literatura o en cualquier otro ámbito, no ha hecho más que empezar. Y aún existen literatos obtusos incapaces de reconocer sus méritos. Te recomiendo el documental citado más arriba para cuando dispongas de un poco de tiempo, que ya sé que lo tienes escaso.
    Muchas gracias por tus generosas palabras, Enrique. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  28. La mujer de la generación del 27 intentando asomar la cabeza en un mundo de hombres. Fuertes, modernas e inteligentes, en busca del conocimiento. Unas valientes precursoras.
    Me ha gustado mucho la mención que has hecho al grupo.
    Un beso, Carmen.

    ResponderEliminar
  29. Tú lo has dicho, Olga: fuertes, modernas e inteligentes. Tres adjetivos que definen muy bien a estas mujeres del 27.
    Muchas gracias por tu comentario. Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Precioso homenaje a las sin sombrero. No podía venir de mejor mano que la tuya, querida Carmen, conocedora como eres de las obras de estas grandes a las que todavía no se les ha reconocido todo su mérito. Gracias por traerlas aquí.
    Un beso grande.
    Malu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me atribuyes un conocimiento que ya quisiera, Malu. Algo he leído de estas autoras y algo sé de ellas, pero sobre todo sé que las he desconocido durante mucho tiempo, que sus nombres -cuando se las mencionaba- siempre ocupaban un papel secundario, que sus obras no estaban en las librerías...
      Por eso, y porque ya van saliendo a la luz, he querido traerlas aquí con cincuenta escasas palabras.
      Muchas gracias por tu comentario. Un beso, querida Malu.

      Eliminar
  31. Un precioso micro y un precioso homenaje, maestra Cano. Qué buena lección de la literatura de la generación del 27 nos has dado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Esta lección de literatura nunca nos la dieron en las aulas, ni siquiera en Filología. Tal ha sido el olvido en el que han estado ocultas para la historia del arte y de la literatura estas mujeres. Tan solo he querido recordar que ellas también existieron y formaron parte de esta gran generación.
    Muchas gracias, Asun. Un beso.

    ResponderEliminar
  33. Creo Carmen que no les falta sombrero, ni les hacen sombra nadie. Es necesaria la reivindicación. pero siempre ganais la batalla. )=??¿Qué será en el futuro delos pobres hombres?
    en mi libro "a salto de mata" tengo un capitulo con la respuesta.
    "Cero coma"
    UN ABRAZO DE LOS DOS

    ResponderEliminar
  34. Ja,ja, José María. Reivindicarlas es hacerles justicia para que ocupen el lugar que se merecen. Pero no hay batallas, ni hombres vencidos. Juntos y en condiciones de igualdad, mujeres y hombres, sin privilegios ni etiquetas.
    Claro, que no he leído tu libro -ya tendré ocasión de que me lo firmes en un próximo encuentro- y desconozco tu respuesta. Me has dejado intrigada. Seguro que será original.
    Abrazos para los dos.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!