Mortalidad latente

De repente, el airbag aplastó su ansia de vivir muchas vidas. Cuando empezó el "viaje" creyó que alcanzaría sus sueños infinitos.

La realidad le impuso su final.

Ya se lo advirtieron, aunque en ese momento no quiso atender más razón que su entusiasmo: "Sabemos cuándo nacerás, pero desconocemos cuándo morirás".
Escrito por Rafael Domingo Sánchez - Twitter

11 comentarios :

  1. Una realidad que nadie sabe cúando, ni siquiera el airbag ese sistema moderno que intenta que no sea, pero...
    Los sueños hay que intentar llevarlos a cabo cada día con o sin razón.
    Besicos, amigo

    ResponderEliminar
  2. Maria Galerna19/11/17 13:44

    Ni siquiera planeado se consigue. Se dice que tenemos la hora marcada ¿Quién lo sabe?
    Muy buen relato.

    ResponderEliminar
  3. Tu protagonista es en verdad un personaje peculiar, sobre todo, por lo contradictorio. Le mueve el ansia de vivir muchas vidas, por lo que lamenta que el airbag le impida terminar con la actual, en lugar de aprovecharla. Aparte de ello, la muerte natural es un episodio tan inevitable como predecible, una realidad latente que nos condiciona.
    Un abrazo, Rafael

    ResponderEliminar
  4. Enrique Caño19/11/17 17:48

    "Sabemos cuándo nacerás, pero desconocemos cuándo morirás", qué cierta y real es esta reflexión. Parece que al protagonista le ha llegado su hora. El entusiasmo freno a su razón.
    Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  5. Hay cosas que podemos decidir en nuestras vidas y otras que no, por mucho empeño que pongamos en ello. En el caso de tú personaje podríamos decir que su obsesión por dirigir su existencia, o existencias, resulta casi enfermiza.
    Un muy original relato, Rafa.
    Enhorabuena y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. De una escena cotidiana, has creado un relato filosófico.
    Suerte, Rafael

    ResponderEliminar
  7. Supongo que, a esas velocidades, es normal que le ocurriera lo que le ha ocurrido: cada viaje podía ser el último.
    Saludos, Rafael

    ResponderEliminar
  8. Me parece que no estamos preparados para vivir sabiendo la fecha de nuestra muerte. Dicen que actuaríamos de diferente forma, aprovechando más el tiempo, siendo más reflexivos ante las cosas, etc. Yo le veo más contras que ventajas. Un tema muy interesante para pensar. Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  9. No hay mayor verdad que la muerte que nos espera, aunque intentemos olvidarlo y no sepamos aprovechar el tiempo que se nos ha concedido. El viaje ha terminado para tu protagonista.
    Una reflexión a tener en cuenta, Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. La muerte siempre está ahí, acechando.
    Nos dejas un relato muy reflexivo... sigo dándole vueltas, Rafa.
    Un beso.
    Malu.

    ResponderEliminar
  11. Rafael Domingo28/11/17 12:31

    Quería resaltar más lo de las "ansias de vivir muchas vidas" y los "sueños infinitos", que decaen casi siempre ante la cruda realidad...pero sí, veo que me ha quedado lúgubre...Intentaré temas más alegres...jeje

    Muchas gracias, colegas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!