El sicario

Le han encargado su propia ejecución. Las órdenes vienen de arriba, esa clase de sugerencias que es conveniente acatar al pie de la letra. ¡Nada menos que su propia ejecución! En un gesto de deferencia consigo mismo, se ha dado un plazo máximo de 24 horas para abandonar la ciudad.
Escrito por José Manuel Dorrego Sáenz - Web

29 comentarios :

  1. El problema de la víctima de este sicario es que le será muy difícil huir. Y el sicario tendrá muy complicado convencer a los de arriba que no lo ha encontrado.
    Original y buen relato, José Manuel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo difícil es lo de explicarlo, jé. Saludos, Javier

      Eliminar
  2. Un relato de desdoblamiento de personalidades. Un sujeto que escapa de sí mismo; que se persigue a sí mismo.
    Una idea brillante.
    Un microrrelato genial.

    Saludos.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te gustara, Pablo. Saludos¡¡

      Eliminar
  3. Va a ser complicado que cumpla el encargo, aunque si es un verdadero profesional tendrá que acabar acatándolo. Un hombre ante su dilema más difícil.
    Curiosamente tengo un micro de temática similar.
    Un abrazo, José Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mealo es que es un prifesional. ¡Me encantaría leer el tuyo!! Abrazo, Ángel!!

      Eliminar
  4. Qué vuelta le has dado a la profesión de sicario! Cómo no caer rendido ante tu imaginación? Abrazos, José Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pepe. Es que los sicarios de toda la vida son demasiado previsibles, jé. Abrazo¡¡

      Eliminar
  5. Yo creo que, a partir de ese día, va a pasar el resto de su vida persiguiéndose... ¡Gran relato, señor! Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡O pegarse un tiro!! Eso ya va en el carácter, jé. Saludos, Salva%co¡¡

      Eliminar
  6. ¡Vaya con el asesino! Mejor será que no se ponga delante de un espejo, o le entrará la gana de rematar su último trabajo. Bien llevado y con cierta gracia irónica. Me ha gustado mucho. Un abrazo José Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. Y sí, espejos, los mínimos¡¡¡ Saludos¡¡

      Eliminar
  7. El círculo de fuego se cierra sobre el alacrán y solo le queda la vía de escape de la ironía. Afortunadamente para él, el autor la maneja maravillosamente y ha dejado abierta una rendija para escapar de la ratonera.
    Un juego de espejos brillante, José Manuel. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, tocayo. La verdad es que los espejos siempre han sido muy tentadores, literariamente hablando (Y sin literatura¡¡) Saludos¡¡

      Eliminar
  8. La vida de este hombre será como un gran círculo. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí ¡¡Truco o trato!! Saludos, Maite¡¡

      Eliminar
  9. Lo más difícil es escapar de sí mismo, máxime con tal profesionalidad. Pero la orden es tajante... Quedamos abiertos al misterio y a la ironía de este brillante dilema.
    Me ha gustado mucho, José Manuel. Un gran micro. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, la ética contra la supervivencia... Saludos, Carmen¡¡

      Eliminar
  10. Yoya Muiños Alonso20/12/17 12:32

    Difícil tendrá este hombre hacer esta vez, bien su trabajo. Estupendo e irónico micro.
    Un abrazo José Manuel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tndrá que echarle imaginación, jé. Saludos, Yoya¡¡

      Eliminar
  11. De aquí podría salir un relato con múltiples ramificaciones. ¿Primará el instinto de supervivencia o el orgullo profesional? A ver como sales de esta. Buen relato, José Manuel. Suerte y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mucha rama puede salir, pero da como pereza ¡¡TE vuelves loco!! Saludos, Jesus¡¡

      Eliminar
  12. José Manuel, difícil encargo el del sicario. Al menos gozará del privilegio de elegir dónde, cuando y cómo.
    Buen micro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente: elegir es su pequeño privilegio, en eso me quedé pensando. Saludos, Pilar¡¡

      Eliminar
  13. Ya lo dice el refrán: "Quien con sus manos se capa buenos c...... se deja". Hay mucho —aunque sutil— sentido del humor en esta historia, trazada con gran sencillez y maestría.
    Enhorabuena y un abrazo, José Manuel.

    ResponderEliminar
  14. ¿Dónde se esconde uno de sí mismo? Bonito dilema.
    Saludos, José Manuel

    ResponderEliminar
  15. Una muy buena idea plasmada con mucha destreza, José Manuel. Desde luego a tu relato le auguro mejor futuro que a tu protagonista.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Tu protagonista, José Manuel, tiene una difícil situación ante él, desde luego. Muy bien contada tan sorprendente historia. Felicidades y feliz año 2018. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Cumplir o no cumplir....he ahi mi dilema.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!