El penúltimo obstáculo

Mostró indiferencia mientras el hombre de la esvástica tatuada le insultaba. Había sobrevivido al fuego cruzado de la ciudad en llamas, a la sed del desierto, a la travesía por mar en la noche más oscura, para comprobar que lo más difícil de soportar era la intolerancia de los hombres.
Escrito por Encarna Cuesta García - Twitter

9 comentarios :

  1. Pascual sin duarte23/1/18 17:37

    Micro reflexivo en torno a ese mal de males que es la intolerancia. En el fondo, una reivindicación de la tolerancia. Me gusta cómo abordas el tema, Encarna.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Eduardo Martín Zurita23/1/18 17:49

    Hola, Encarna.
    Está perfectamente escrito y descrito tu texto. El tema: la falta de tolerancia. La tolerancia, permitir un mal para no padecer otro mayor. Los hombres de la esvástica, ya ya. Ahí es nada. Y repito que un mundo mejor no sería tan difícil con buena voluntad por parte de los que gobiernen. La intolerancia es una de las cuestiones a erradicar. Hace muchísimo daño. Es terrible. Enhorabuena y un beso. Feliz todo para ti siempre. Y que no sufras en propia carne la intolerancia nunca nunca.

    ResponderEliminar
  3. Encarna, un relato genial, una denuncia de plena actualidad. Esta gente que sufre lo que no está escrito por llegar a la llamada tierra prometida y aquí se encuentran con el peor de los obstáculos, las propias personas llamadas "civilizadas".
    Muy bueno, con un gran título. Encarna.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Atemporal escena que avergüenza al ser humano. Podemos poner muchas fechas y lugares que pudieron, pueden y, por desgracia, seguirán pudiendo ser escenarios de tamaña lacra. La intolerancia es el combustible de la muerte en vida de unos, y de una categoría de seres abjectos, a los que habría que dejar de denominar personas.
    Muy duro tu relato, pero palmariamente evidente, Encarna.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Me encanta. Reflejas perfectamente lo increíblemente duro, que es salir del tercer mundo, la odisea de Homero, pero version realismo despiadado. Y que al final de esa travesía devastadora, cuando por fin llegas a tu destino... La intolerancia con el otro, con el que no pertenece a tu grupo, es el penúltimo obstáculo, porque los obstáculos nunca llegan a desaparecer.
    Un abrazo Encarna.

    ResponderEliminar
  6. Nos olvidamos de que todos somos humanos. Muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Es la condición humana. Actos como éstos , o parecidos se han venido registrando y se registrarán a lo largo de la historia.
    Nos has hecho un recordatorio en las diversas épocas.
    Suerte, y un besito virtual, Encarna.

    ResponderEliminar
  8. No se si te refieres a la especie humana,o al género masculino en cualquiera de los dos aspectos el sentido del relato cambia profundamente.
    Yo estaría de acuerdo con que te refieras a la especie con independencia e lo bien construido del relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La intolerancia, el odio, el miedo a los otros, a los que son vistos como diferentes... Muy bien recreados en este cincuenta, Encarna.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!