Indeciso

Observa, desde la puerta, expectante. Alrededor del féretro permanecen visiblemente consternados sus hermanos, cuñadas y algunos sobrinos; su desconsolada esposa, sus tres afligidos hijos. Acaban de presentarse también varios amigos íntimos, nada más enterarse de la noticia. Él, no obstante, duda si abandonar la habitación o quedarse allí para siempre.
Escrito por José Antonio Barrionuevo - Twitter

26 comentarios :

  1. Genial, José Antonio. Me gusta especialmente el surrealismo y este relato tuyo me trae a la memoria La Tercera Resignación, de García Márquez. Enhorabuena paisano. Un abrazo, Au.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Aurora (Au), por tu comentario. Que mi modesto cincuenta te haya recordado un relato de García Márquez es para mí más que suficiente.
      Un abrazo, paisana recién descubierta gracias al destino.
      Nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  2. José Antonio, pues yo lo que haría si fuese tu protagonista es irme de allí, aunque a lo mejor antes les daba un buen susto. Además su cuerpo ya lo van a tener ahí para siempre.
    Me ha gustado.
    Un abrazo, José Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que tú te irías de allí, Javier, pero tú no eres ningún indeciso. Lo del susto no es buena idea, porque podría darse la circunstancia de que a un indeciso se sumaran otros.
      Gracias por comentar.
      Un abrazo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  3. José Antonio, con un estilo impecable nos muestras una historia que, como dice Au (lástima que no pudiera charlar con ella más tiempo en nuestra quedada) es un relato de un humor surrealista en el que muestra a un protagonista yacente de lo más educado.

    Muy bueno, amigo.
    Pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre tan amable y atento, paisano. Te doy envidia, Pablo, porque yo sí tuve ocasión de compartir charla con Au, a la que descubrí en la quedada cincuentista como paisana «pata negra» (me desveló que su padre es de Estepa, ¡toma ya!). Fue un rato muy agradable. Bueno, agradable fue toda la jornada madrileña.
      Te agradezco tu comentario, como siempre. Y ya sabes: nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  4. Eduardo Martín Zurita15/1/18 13:01

    Hola, José Antonio.
    Un texto grande. Para mí que juega a hacerse el muerto para calibrar las reacciones de los asistentes, si lloran o no, qué dicen (el oído es el último de los sentidos que se pierde)y decidir si se queda o se marcha de esa habitación. Estoy de acuerdo con el enfoque absolutamente surrealista del micro. Estar tendido no deja de ser muy cómodo, por otra parte. Mi mayor enhorabuena y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eduardo, por tus palabras, tan atentas y amables, hacia mi modesto cincuenta. Podría ser como tú bien dices, aunque también cabría la posibilidad de que no quiera marcharse simplemente por pereza o porque nunca tuvo, ni siquiera en vida, nada claro. Y de ahí su indecisión inveterada.
      Un abrazo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  5. !Qué bueno! Una mirada distinta. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite. Sí, hay una mirada distinta: desde la puerta. Desde ese punto, se ve todo mejor. Pero al final tendrá que tomar una decisión.
      Un beso para ti y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  6. Después de conocerte en persona y comprobar tu gran humanidad, no me extraña nada que tu protagonista, igualico que tú, no pueda decidir si es mejor partir o quedarse para siempre con los suyos.
    Un abrazo de miedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre cuesta desarraigarse, querida Patricia (¡qué alegría más grande haberte conocido y no solo a ti, ya sabes!). A mí, sin ir más lejos, me costó irme de Madrid tras un fin de semana tan intenso y lleno de emociones, que seguirán aquí conmigo durante muchísimo tiempo.
      Un abrazo de mi parte. El mío, sano como una pera.

      Eliminar
  7. Amigo José Antonio, el día que la ciencia logre revertir el momento de la muerte, ¿qué van a ser de los relatos como éste..?, jeje.
    No tengo claro que su duda entre partir o quedar no venga de alguna "deuda pendiente" con alguno de esos asistentes, ignorantes que aún anda suelta y activa ese ánima...

    Como siempre, gran relato.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael, ese día, que podría llegar (si antes el mundo no desaparece como lo conocemos), nos obligará, al menos a mí, a dedicarme a otra cosa, algo que viendo los excelentes relatos que tengo la oportunidad de leer por aquí me planteo mes tras mes.
      La duda del que se queda pero que se tiene que ir no la sabe ni él mismo. De ahí su indecisión.
      Gracias por tu comentario, muy amable por tu parte. Fue un placer conocerte aunque hablamos muy poco. Ya habrá otra ocasión, seguro.
      Un abrazo y nos seguimos leyendo.

      Eliminar
  8. La nutrida concurrencia que comparece es casi una quedada en casa del difunto, como suele suceder; no me extraña que el hombre dude, pues si son como las nuestras, se pierde algo importante.
    Me gusta el ritmo que marcas con la llegada de parientes y sobre todo, ese giro, que nos presenta al protagonista en el limbo que nos anticipa el título.
    Se abre el telón con tanta intensidad como se cierra. Enhorabuena y un abrazo, señor de Estepa. Encantado de conocerte, José Antonio. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Creo que si de pronto se alzase como un resucitado, los que desaparecerían serían los allí reunidos.
    Me hizo ilusión conocerte en persona, lo que me confirmó la estupenda idea que tenía sobre ti en tus relatos y comentarios.
    Saludos y hasta la próxima, José Antonio

    ResponderEliminar
  10. Tu protagonista es una buena persona. Consciente de los trastornos que ha ocasionado ya a todos, seguro que a su pesar, no sabe si hacer lo que debería y le toca, que es marcharse allá donde le corresponda, o permanecer hasta que se hayan ido todos, para no desairar a nadie.
    Hay una cosa que no quiero volver a escuchar (o leer), me refiero a eso que hablamos de la calidad y la cantidad que me dejó marcado; la prueba es este relato, que está sobrado de la primera palabra. La otra, ya fuera de lo literario, es un consejo-broma, con todo el afecto: cuando vuelvas a Madrid ya sabes que igual hace menos frío del que te advirtieron.
    Un abrazo grande, José Antonio

    ResponderEliminar
  11. Maria Galerna15/1/18 21:28

    Hay una frase... " me gustaría asistir a mi funeral, sólo por ver que cara pongo".
    Yo me quedaría y disfrutaría el momento.
    Genial micro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Seguramente, la eternidad requerirá otro escenario, pero puede abrazar su nueva realidad sabiendo que se le recordará. Surrealista e irónico relato, José Antonio. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Un genial micro, como todos los tuyos, amigo Jose Antonio. La eternidad tendrá que esperar hasta que todos desfilen ante su tumba. Un muerto muy considerado, amable y encantador. Me gusta la sensibilidad que impones en el relato. Corto pero lleno de contenido. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Compones una perfecta estampa de los allegados al difunto. El hombre, ante tal congoja general y rodeado de los suyos, no sabe cómo actuar para no desairarlos. Se nota que ha sido un buenazo y aún le queda este último miramiento.
    Genial, divertido y muy humano, amigo José Antonio. Un placer haberte conocido personalmente. Un par de besos.

    ResponderEliminar
  15. Marcharse allá donde fuere o quedarse como espíritu donde ya no perteneces. Una vuelta al 'ser o no ser' para transformarlo en un 'ser o estar'.
    Nos haces imaginar la dureza del natural desarraigo que la muerte exige, la natural reticencia a abandonar todo el peso de lo humano, frente a la ingravida incertidumbre de un destino incorpóreo.
    Efectivamente, me ha gustado. Lo mismo que conocerte y comprobar lo confortable que es tu compañía.
    Un abrazo, José Antonio.

    ResponderEliminar
  16. José Antonio, me parece que tu protagonista será un eterno indeciso. Jajaja. Ya dicen que "genio y figura hasta la sepultura".
    Buen micro. Enhorabuena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Si tuviésemos la oportunidad del protagonista, viendo desfilar a familiares y amigos afligidos ante nuestro cadáver, también nos entrarían dudas de qué hacer. Creo que no tendremos ese dilema. Muy buen relato, por lo surrealista y bien contado. Felicidades, José Antonio. Fue un placer poder saludarte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Enrique Caño27/1/18 20:02

    Parece que hay un espectador de lujo; el protagonista es testigo de ¡su propio entierro! Un micro cargado de nostalgia y melancolía al ver la impotencia del alma del difunto por ver a sus seres queridos llorarle. Muy bien contado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Mucho me temo que finalmente tendrá que decidirse, y quizá sólo tenga una opción, no en vano la muerte no atiende a nuestras voluntades. Pero ese instante de duda transmite tanta ternura y humanidad por parte del difunto que todos quisiéramos que no sólo pudiera quedarse sino que también tuviera la posibilidad de abrazar a todos sus seres queridos. Gran personaje en resumen el que nos has traído, José Antonio, tan entrañable como cercano a pesar de estar en el más allá.
    Enhorabuena, amigo. Y déjame decirte otra vez que me supo a poco nuestra charla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!