La escuela

A través del rojo del paraguas, el mundo deja de ser gris. Mariana y Juanita tiemblan de emoción al entrar. Los pupitres ahora son mesas para adultos. Las manos marchitas, por los muchos años de bregar, escriben temblorosas. Uno más uno son dos. Los recuerdos de tiempos pasados, cien mil.
Escrito por Carmen Hinojal

22 comentarios :

  1. Carmen, narras con muchísimo sentimiento esa sensación que tienen las personas mayores al regresar a la escuela. Tal vez en su infancia no pudieron ir por diversas causas. Pero ahora lo hacen con la ilusión de un niño.
    Me gusta mucho como lo has contado.
    Besos, Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Sylvia Bonilla15/1/18 18:44

    Muy lindo tu relato, Carmen. Tiene ternura y poesía para expresar esa oportunidad de volver a la escuela, ya en la vida adulta. Felicitaciones! Saludos

    ResponderEliminar
  3. Tristemente melancólico, Carmen, definiría yo a este fenomenal relato.
    Suerte y un besito virtual

    ResponderEliminar
  4. Eduardo Martín Zurita15/1/18 20:09

    Hola, Carmen.
    Es un gran micro el tuyo. Al final vuelvo la vista atrás. La escolarización de los mayores cargada de nostalgia. Las cuatro reglas. El paraguas rojo. Pero qué bonito. Enhorabuena y un beso.

    ResponderEliminar
  5. Maria Galerna15/1/18 21:18

    Una nueva aventura y unas mentes curiosas. Nunca es tarde para seguir aprendiendo.
    Un micro esperanzador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó tu relato, realmente. En pocas palabras, evocas un mundo del que se habla poco con mucha sensibilidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A través de las letras el mundo deja de ser gris, ese paraguas rojo no es tan inocente como parece. Qué orgullosa me siendo de tus protagonistas. Enhorabuena a ellas por su valentía y a ti por compartir un relato tan tierno. Un abrazo, Au.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por vuestros comentarios, mis queridas amigas y amigos de esta gran página. El micro está dedicado a alguien muy especial. Tenía 70 años cuando inició su andadura. Ella y su amiga se volvieron a sentir jóvenes. El mundo gris que era su vida cobró color y todo un universo de ideas nuevas las hizo vivir de nuevo la infancia. Un gran abrazo para todas y todos vosotros.

    ResponderEliminar
  9. Muy emotiva la entrada en la escuela de estas dos mujeres bregadas por la vida. El descubrimiento del alfabeto y de los números les dará, al fin, el color que siempre les faltó. Los adultos que deciden aprender merecen nuestro aplauso y nuestro reconocimiento.
    Me ha encantado el micro, Carmen. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Aquello de "nunca es tarde para aprender" no es un dicho a la ligera. La sana inquietud y el afán de superación, junto con las ilusiones, son los motores que mueven el mundo y mantienen vivas de verdad a las personas. Tu relato refleja muy bien el ejemplo de estas dos mujeres luchadoras.
    Un saludo, Carmen

    ResponderEliminar
  11. Los recuerdos, las vivencias, no entienden de números ni letras, pero, sin duda, nunca es tarde para abrazar el conocimiento y, en parte , la libertad. Precioso relato sobre la ilusión y las ganas de vivir. Un abrazo, carmen.

    ResponderEliminar
  12. Qué bien recreas, Camen, la emoción de quien acude a la escuela de adultos ilusionado por aprender a leer y a escribir, de tomar la oportunidad que no disfrutaron cuando niños. Durante un curso impartí estas clase en La Rambla, un pueblo de Córdoba, y también yo guardo casi cien mil recuerdos bellos de ese momento.
    Precioso y emotivo relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hermoso relato transmite la emoción de aquellas a las que les han dado la oportunidad de aprender cuando no pudieron en su día.

    ResponderEliminar
  14. Valientes y sabias. Muy emotivo.Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Un regreso a la escuela que descorre la gris cortina del futuro y abre de par en par pasadas sensaciones. ¿Qué importan las manos marchitas si la voluntad es tersa? Encarar el final de la aventura de vivir aprendiendo, es la lección más profunda para quienes la empiezan.
    Una buena historia que has hecho grande al contarla como lo has hecho. Felicidades, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Carmen, el paraguas rojo cambia el color de sus vidas y ese regreso a la escuela les cambiará la vida. Aprender es la mayor revolución que podemos llevar a cabo, a cualquier edad.
    Hermoso relato de superación personal. Enhorabuena.
    Besos apretados.

    ResponderEliminar
  17. ¡Cuánto sentimiento hay en tu cincuenta, Carmen!

    Nos trasladas las primeras impresiones de dos mujeres, mayores, que van a la escuela, que regresan a la escuela (de adultos), para aprender ahora (nunca es tarde), porque la vida, dura e insensible como una piedra, en su día no les permitió hacerlo. Pero siempre hay algo de esperanza, nos cuentas, si hay ganas y esfuerzo. A Mariana y a Juanita, ambos no les faltan. Nervios, tampoco.

    Enhorabuena por tu cincuenta. Nos seguimos leyendo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Muy bonito, Carmen. Lo que cuentas y como lo cuentas. Tras, quizá, demasiados años, esas dos mujeres pueden retomar, o tal vez iniciar esos estudios que no tuvieron ocasión de cursar. Y menos mal que se "atrevieron" a acudir a esas clases, me da que, desgraciadamente, otras no querrían, por vergüenza o desánimo. Besos y suerte.

    ResponderEliminar
  19. Nini Olivero20/1/18 20:46

    Un micro esperanzador, Carmen. Imagino el mundo de Mariana y Juanita. Mujeres que vivieron una epoca donde la mujer se dedicaba a las tareas del hogar y solo permitia aprender sus labores. Valientes mujeres que no dejan el ultimo tren escapar. Emotivo y precioso. Abraxos.

    ResponderEliminar
  20. Un relato que hace realidad eso de "Más vale tarde que nunca". En Mariana y Juanita están representadas muchas personas que han vivido esa experiencia. Dura, por no tener la oportunidad de cultivarse siendo jóvenes, pero a pesar de todo enriquecedora, al poder hacerlo de mayores. Muy emotivo y ejemplarizante tu micro, Carmen. Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Precioso micro, Carmen. Nos llega esa indescriptible emoción que sienten tus protagonistas al, después de bregar durante años con "sus obligaciones", tener la oportunidad de volver a ir a la escuela que un día tuvieron que abandonar. Muy bonito, de verdad, mi enhorabuena. Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Suscribo una,por una todas las palabras de Matri, y no es por pereza, es que no sabría expresarlo mejor. Veo difícil tratar este tema de un modo más hermoso.
    Enhorabuena, Carmen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si no tienes cuenta, elige "Nombre/URL" en lugar de "Anónimo". ¡Gracias!